Pescadores y mariscadores optaron por varar sus embarcaciones por seguridad

0
12

7Los pescadores  y mariscadores de la Región de Coquimbo terminaron alineándose tras la orden emanada por la Capitanía de Puerto de Coquimbo,  que llamó a extremar las medidas de seguridad. El panorama en las caletas era prácticamente igual en todos lados, todas las embarcaciones sobre la arena.
Cabe destacar que el proceso de varar un bote significa un costo promedio de $100 mil, sin contar el tiempo en que se deja de producir, pero los dirigentes coincidieron a que preferían tomar esta precaución antes de perder sus elementos de trabajo y mucho menos de ponerse en riesgo. La medida la comenzaron a tomar desde el jueves, pese a que hasta ayer el mar se presentaba calmo.
De acuerdo a la información emanada por el Centro Meteorológico de Valparaíso, junto con referirse a la llegada de un frente de mal tiempo a la zona, se dio cuenta de la llegada de marejadas que podrían complicar las operaciones de las embarcaciones pesqueras.
Ante ello, muchos pescadores y mariscadores optaron por aprovechar esta medida de precaución para hacer incluso algunas mantenciones a sus botes.
Mario Ramírez, presidente de los pescadores de Caleta Peñuelas, comentó que «nosotros siempre varamos los botes, porque antes se dejaban adentro fondeados y sufríamos el robo de algunas cosas. Es súper importante para nosotros poder adelantarnos a las marejadas para así poder prevenir la pérdida de nuestra fuente de trabajo. Nosotros trabajamos como a una hora al norte de la caleta para sacar machas y si hubiésemos salido y nos pilla el mal tiempo trabajando allá, es mejor perder un día, pero la familia está tranquila porque estamos aquí en la casa».
Una opinión similar tuvo el dirigente de caleta Coquimbo, Pascual Aguilera, que encabeza un grupo de 40 botes «a raíz de los últimos acontecimientos, donde se generaron grandes pérdidas principalmente en Tongoy y Coquimbo, nosotros como caleta estamos protegidos, pero para nosotros es mejor tomar las precauciones del caso y no estar lamentándonos después, nosotros preferimos prevenir aunque se vea el mar tranquilo. Los que trabajamos en el mar sabemos que se ve tranquilo un rato, pero en cualquier minuto las cosas cambian y hay que tomar la precauciones necesarias».
Un poco más al sur en Caleta Tongoy, dedicado a la extracción de ostiones y a la pesca, el presidente Leonardo Carvajal, aseguró que las 120 embarcaciones asociadas fueron varadas, «nosotros aprendimos, tenemos muy vigente lo que nos pasó el año pasado y por eso nos subimos todos a la playa. Sabemos que varar un bote tiene un alto costo, pero siempre va a ser menos que perder todo lo que se tiene».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre