Postergación del CDT “es decisión absolutamente política y no técnica”

0
10

 

cdt

Duro ha sido el golpe para la comunidad local, luego que el gobierno central dejara sin financiamiento para su licitación e inicio de construcción al proyecto del Centro de Diagnóstico y Tratamiento (CDT) de La Serena.
Óscar Alarcón Peredo, director del Colegio Médico Regional La Serena, fue uno de los representantes locales que participó en una reunión el lunes, en Santiago, con la ministra de Salud, Carmen Castillo, en la cual se esperaba que la autoridad flexibilizara su posición. Sin embargo, en la ocasión dicha secretaria de Estado explicó que las condiciones financieras del país –con baja recaudación fiscal y elevados gastos imprevistos– impedían financiar la iniciativa, pese a estar comprometida tanto en el convenio de programación en salud 2011-2018 suscrito entre el Minsal y el gobierno regional (GORE), como por boca de la propia Presidenta Michelle Bachelet. Lo único que se consiguió fue la promesa de gestionar ante el Ministerio de Hacienda una fórmula que permita financiar el proyecto… sin ninguna seguridad de que resulte.

-¿Cuál es su evaluación de la reunión con la ministra?
La respuesta no dejó conforme a nadie, esperábamos una respuesta positiva para una demanda que es absolutamente necesaria. La prioridad en estructura de salud en esta región es importante; tenemos un terremoto, que ha afectado la estructura, y tenemos este (otro) terremoto, que es la suspensión de este proyecto.
Segundo, las proyecciones tampoco son muy placenteras. La ministra dijo que el próximo año viene mal y el siguiente, peor. Por lo tanto, si no hay plata este año para el CDT, no lo va a haber el 2016 ó 2017. Incluso soslayó (insinuó) que podría dejarse para el próximo gobierno; esa no es una respuesta que favorezca a nadie.
Quizá lo único positivo de la reunión es que logramos convocar a la comunidad entera, y también los parlamentarios de la región estaban en bloque apoyando.

Evidentemente, el paso siguiente son las movilizaciones que va a haber seguramente en los hospitales de Coquimbo y La Serena; la comunidad y los gremios de la salud están muy molestos.
Nuestra última carta es la parlamentaria. Ellos se comprometieron con la gente de la región a tratar de reponer el CDT en el presupuesto.

-El compromiso que adquirió la ministra, de buscar con el Ministerio de Hacienda una vía de solución durante lo que queda del mes, ¿cuánta confianza les despierta?
Muy poca confianza, porque si no fueron capaces de obtener una respuesta favorable ahora, yo dificulto que puedan lograr algo así. Es más factible que los parlamentarios reviertan esto con sus votaciones, antes que la ministra. Claramente, el ministerio (de Salud) no puso el CDT dentro de sus prioridades.

-Todos los parlamentarios han comprometido realizar esfuerzos para instalar el proyecto durante el debate de la Ley de Presupuesto 2016. Pero ¿plantearon derechamente condicionar su voto al financiamiento para este proyecto?
En conversaciones, ellos plantearon esa alternativa. Ahora, en política uno sabe que se dice una cosa y se puede hacer otra. Yo no tengo muy clara la película de si eso va a ser así o no.

Responsabilidad del Ministerio de Salud
-¿Cuál es la interpretación que ustedes hacen de que a este proyecto se le dejara de lado en favor de otras iniciativas en otros lugares del país?
Acá se culpa mucho al ministro de Hacienda (Rodrigo Valdés), que por los recortes presup

uestarios no se realizaría este proyecto, pero yo entiendo que, como todo ministro de Hacienda, él define cuánta plata hay para Salud y ellos ven qué hacer. Esa priorización claramente no la hicieron para la región. Por lo tanto, creo que hay gran responsabilidad del Ministerio de Salud, ellos decidieron hacer otras cosas en lugar de esto.

-¿Y por qué creen que ocurrió eso?
Creo que es una decisión absolutamente política y no técnica. Las razones para construir esto son absolutamente técnicas y no resisten ningún análisis, pero la decisión de no hacerlo es política, pasa por la cabeza del gobierno nada más: hemos comprometido hospitales y no centros de diagnóstico, atención cerrada y no atención abierta, que es lo que se está pidiendo en La Serena. Eso es una decisión gubernamental.

-¿Cuáles son los fundamentos técnicos que hacen necesario este CDT?
Por ejemplo, el CDT tiene proyectado un Centro de Fisiatría de 1.700 metros cuadrados; en la actualidad esa especialidad es una cosa pequeñísima y comparte espacio con Quinesiterapia. Tendríamos posibilidad de hacer la rehabilitación de todos los accidentes vasculares en la parte neurológica, eso en estos momentos no se da.

Tendríamos un Centro de Diálisis; actualmente el hospital no las hace, tiene que comprar el servicio afuera. Crecería la parte de Oftalmología, que es también un servicio regional.
Tendríamos pabellones de cirugía ambulatoria, en estos momentos no tenemos y se ocupan los pabellones principales, y al hacerlo implica tener listas de espera. Tener pabellones ambulatorios en el CDT significaría sacar listas de espera.
Mejoraría las resoluciones en diagnóstico, el CDT tiene considerado un equipo de resonancia nuclear magnética, que no hay, se compran los servicios.
Todos estos son avances importantes y necesarios, y no sólo para la comuna de La Serena, sino para toda la región. Estos hospitales funcionan en red y son complementarios, por lo tanto, dejar cojo esto es menoscabar la salud de la región completa.

-¿El CDT facilitaría la normalización o reconstrucción del hospital mismo?
En los terrenos donde está actualmente toda la atención ambulatoria, que son el policlínico, los servicios generales, rayos, todos los consultorios, se levantaría una torre de hospitalización. Eso no se puede hacer mientras no se saque eso de ahí. Desocupar esos espacios significa contar con la superficie para normalizar la atención cerrada hospitalaria. Una cosa lleva a la otra, no se puede hacer la una sin la otra.

-¿Se producirán renuncias de personal del hospital debido a esta situación, tal como fue ad

vertido desde algunos gremios?
Hay muchos médicos que están dispuestos a renunciar. Pero esa es una medida de última toma, primero vamos a iniciar movilizaciones como marchas. Queremos sensibilizar; las medidas de renuncia, dejarlas al último. Pero no se han descartado, claramente
.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre