Recrudecen los delitos de robos en casas del barrio El Arrayán Costero

0
214

Ya no saben a quién acudir. La Junta de Vecinos del Arrayán Costero de La Serena pide a las autoridades poder aumentar la seguridad, debido a los delitos y el temor que se han acrecentado en el sector.
Es que la situación, explican, se ha tornado complicada por una serie de asaltos y robos a viviendas y que, debido a la poca acción, se han visto indefensos y sin saber qué hacer.
«Es muy poco el apoyo de parte de las autoridades, porque tenemos reiterados robos en nuestras casas y no tenemos una repuesta favorable. Hemos tenido conversaciones con el comisario de la Sexta Comisaria de Las Compañías, que es la corresponde a la circunscripción nuestra y la verdad, es que han sido muy buenas reuniones, con un cafecito, pero al final no hemos tenido una respuesta clara y efectiva. Los patrullajes duran dos o tres días y después, no se realizan más. Con Seguridad Ciudadana ha pasado lo mismo. Es que fuera de darnos una charla, más que eso no ofrecen», contó Marcial Estragues, presidente de la Junta de Vecinos.
Los vecinos dicen que lo mejor es contar con rondas permanentes de Carabineros y esperan, en una futura reunión, sugerir que lo ideal sería generar un nuevo programa de seguridad, como una mejor iluminación, pues las penumbras ayudan a los delincuentes a refugiarse y dejan en mayor indefensión a los habitantes del lugar.
En ese sentido, explica Marcial que «los problemas son los robos reiterados, ya que las conversaciones que hemos tenido con Carabineros han sido estériles. Las rondas, insisto, duran dos o tres días y luego nuevamente volvemos al abandono, lo mismo que con Seguridad Ciudadana, que hacen rondas de nueve de la mañana a cinco de la tarde, como en horario de oficina, pero resulta que en las noches es donde se producen los robos. Además, la situación que nos incomoda es que son delincuentes que viven en el sector, son conocidos por la policía y cuando hemos tocado el tema con Carabineros, nos dicen que mientras no los pillen en el acto no pueden intervenir».
Agrega que «todo esto está llevando a la autodefensa, aunque nosotros no podemos arriesgar a nuestra gente y que nos metamos en un robo con un tipo peligroso que pude estar armado. Creo que tenemos que ver cómo hacer presión para que las autoridades, los que correspondan, comiencen a preocuparse más de la zona nuestra, que ya tiene mucha población. Ya dejamos de ser una zona aislada, así que merecemos la preocupación por parte de las autoridades respecto a los robos, principalmente».
Es más. Explica el dirigente que debido a la poca respuesta que han tenido, en varias conversaciones entre ellos han sido los propios vecinos quienes están con la idea de tomar la justicia por sus propias manos.
«Queremos tener un poco más de respaldo, pues no tenemos nada en estos momentos. No tenemos ni luz ni agua, entonces es algo que nos preocupa, porque hay vecinos que están pensando en armarse, armar grupos de seguridad, pero creemos que no es la idea, dado que nos meteríamos en un lío que creo, no nos corresponde. Además, en más de alguna oportunidad hemos llamado y la excusa es que no tienen una patrulla disponible, que están en procedimientos y en algunos casos han aparecido horas después, así que desde ese punto de vista es imposible pillarlos con las manos en la masa».
Ante la opción de hacer presión tomándose la carretera, como suele ocurrir en instancias como estás, sabiendo que es la única manera de que las autoridades correspondientes los escuchen, Marcial Estragues reconoce que hasta el momento no está en sus planes paralizar la ruta 5.
«No está en los planes nuestros. Pero tenemos claro que debemos ir avanzando, llamando la atención de alguna manera, planteando la situación en los medios de comunicación, por ejemplo. Creemos que las autoridades nos puedan entregar una solución antes de llegar a la idea de tomar los caminos como manera de protesta».

Una vecina, que por temor no quiso entregar su nombre, afirmó que «compramos un terreno hace poco y hemos visto como a algunos vecinos les han robado en sus casas. El problema es que nunca los han pillado y la gente sabe quiénes son. Esta persona que anda robando se metió a una casa que tenía cámaras de seguridad y que captó las imágenes en el momento que ingresaba a la vivienda.

Esta familia fue hasta la PDI, pero les dijeron que mientras no lo pillen con las manos en la masa, lamentablemente no pueden hacer nada. Y cómo no hemos recibido ayuda, los vecinos están proponiendo que cuando estén robando, entre todos tomarse la ley por sus propias manos.

Están viendo cómo hacer fuerza y poder llamar la atención para que puedan frenar la ola de robos que tenemos en el sector».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre