Sobreviviente de Cox: «Gran culpa es de quienes lo han protegido»…

0
133

Edison Gallardo no es la primera vez que tiene contacto con la prensa. La primera fue cuando publicó su libro «Yo sobreviví al Sename», relatado en primera persona, donde cuenta su historia cuando era interno del Hogar Redes de Coquimbo, dependiente de Sename.

Pero también lo ha sido en el último tiempo por entregar su testimonio, su verdad, al igual que Abel Soto y Hernán Godoy, de su paso por el Arzobispado de La Serena y de los abusos cometidos por Francisco José COX, hoy de 85 años.

«Estaba interno en un hogar de menores, desde donde nos llevaban al Arzobispado, algunas veces lo hacían las monjas y en otras oportunidades iba él», cuenta Edison desde Santiago, aunque prefiere – y pide excusas- no ahondar mucho en el tema, sino más bien entregar su impresión a cerca de la vida que Francisco José Cox, ex arzobispo de La Serena entre los años 1990-1997, lleva hoy en Alemania, en un convento del Instituto Padres de Schoenstat, congregación a la que pertenece, ubicado en la ciudad de Vallenar.

En Alemania, dedicado «a una vida de silencio, oración y penitencia», según lo que señaló en su momento la iglesia católica, una vez que fue enviado a Colombia y luego a Europa, en el año 2002, el aún obispo emérito de La Serena fue entrevistado por un corresponsal de TVN donde negó toda acusación en su contra, señalando que «eso no es problema mío en estos momentos…».

Y Edison, desde su hogar, dice que haber visto sus declaraciones fue «un golpe, una cachetada, sabiendo que el tipo está bien. Da rabia, impotencia saber que la iglesia lo siga amparando y siga cuestionando las víctimas. Gran culpa es de quienes lo han protegido, por lo que todos unos criminales».

Cox, que hoy enfrenta al menos tres denuncias en su contra, dos de ellas corresponden a las ejecutadas por Hernán Godoy y Abel Soto y la otra en Alemania, señaló en la entrevista que no iba a hablar, porque «en este momento hay un enredo en Chile enorme», lo que para Edison fue «una impotencia ver la frialdad con la que intentó bajarle el perfil. Me dio rabia la condición en la que lo tiene la iglesia. Es un lujo en el que está. La mentira, la protección, eso es lo que te da rabia».

Agregó que «de hecho está consciente y para él, ahora debe ser triste pensar en qué momento van a venir por mí, triste dormir con la duda. Pero el tipo está en una cárcel, donde no puede salir. Probablemente va a ser juzgado en Alemania», sostuvo.
Tanto Abel Soto y Hernán Godoy han puesto una denuncia en su contra, siempre con el apoyo de la Fundación para la Confianza, cuyo director es el abogado Juan Pablo Hermosilla, defensor de las víctimas de Karadima.

Pero Edison, reconoce, hasta el momento «no he hecho acciones legales» Y lo aclara: «Primero, porque no me voy a someter a una revictimización. Segundo, porque qué sacas cuando ya está todo prescrito y tercero, volver a caer en eso, entonces prefiero otra cosa. Siento que ya la sociedad está haciendo justicia por nosotros, porque estoy seguro que él será sacado y va a quedar como un hombre normal y no va poder salir a la calle. Mientras que yo ahora puedo salir libremente y voy a seguir haciéndolo, pero él no, te lo doy firmado».

Respecto a una posible extradición, en donde el propio fiscal regional de O’Higgins, Emiliano Arias, que lleva la indagatoria por los abusos en la Iglesia Católica y que en referencia a la situación que está viviendo el cuestionado prelado, acusado de abuso sexual a menores en Chile y Alemania, no descartó una extradición, pero antes apuntó que se deben analizar todos los antecedentes, Edison indicó que «la justicia como tal, creo que no llegará nunca. Porque los delitos están preescritos, entonces aunque uno quiera, esta no va a llegar por ninguna parte, puesto que no se ajustaría a derecho. Lo que ya tenemos es la justicia social, dado que su nombre ya suena como un pervertido, como un abusador, como un pedófilo, entonces ya tenemos justicia. Lo que pasa es qué logramos si es que es extraditado. ¿Justicia? No, puesto que no será condenado. Imagínate lo que hizo la Corte de Apelaciones de Rancagua, al aceptar el recurso de protección de Ricardo Ezzati para que no pueda interferir los correos electrónicos por presunto encubrimiento, sabiendo los delitos del que se acusa, que está aprobado y comprobado. Entonces el nivel de protección no es sólo eclesiástico, sino que también tenemos la impunidad jurídica, asó que qué saco, qué sacamos».

Para Edison no ha sido fácil llevar esto consigo. Menos contarlo en la prensa. Pero hace un tiempo se decidió a hacerlo para liberar sus culpas, porque «este es un tema en particular. Entenderás que tengo familia, tengo un círculo social y exponerte no es fácil. El tema de Francisco Cox lo decidí no sé en qué momento preciso, pero era necesario hacerlo. Era necesario para liberar las culpas, porque tú te culpas desde un principio. Te sientes causante, provocador y que te tocó nomás. Pero aunque cuesta, vas saliendo con el apoyo de la familia, ya que solo es imposible. Ahora si tú piensas que el libro Papelucho está inspirado en él, hasta las obras de sui tía van a ser cuestionadas. Yo hace mucho tiempo que no tomo ese libro y no lo asocio a los recuerdos, más bien lo tenía bloqueado».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre