Unánime condena al atentado contra Memorial de los Ángeles

0
120

«Quienes hacen este daño no saben pensar ni aman la vida», comenta Ana Merino, conocida dirigente defensora de los Derechos Humanos, refiriéndose a los daños y rayados dejados con símbolos de Patria y Libertad en el memorial de los niños Rodrigo Palma y Jimmy Christie, asesinados por una patrulla militar en vísperas de la Navidad de 1973.

Ese hecho, denunciado por vecinos del sector en redes sociales, rápidamente se transformó en comentario en diversas plataformas.

El propio alcalde de Coquimbo, Marcelo Pereira, anunció que «Interpondremos una querella contra los responsables de este vandálico hecho».

Ana Merino, presidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos, lamentó lo ocurrido, pues los retrotrae a una dolorosa época que esperan no vuelva a repetirse jamás. «Es una situación muy lamentable, porque consideramos que se trata de terrorismo de Estado, porque se trata de dos niños que fueron asesinados de una manera cruel y siniestra, teniendo 7 y 9 años. Ellos sólo salieron a jugar y murieron a manos de una patrulla militar. Eso es algo que siempre se debe condenar. Incluso, un brazo de uno de los menores fue encontrado en la playa de La Herradura en 1978, fue terrible».

A su juicio el caso es aún más lamentable, pues estos dos menores no aparecen en el Informe Rettig. E incluso la madre de Jimmy fue luego llevada a dependencias del Regimiento Coquimbo, donde fue sometida a torturas. «Después el padre de Rodrigo también fue torturado en el Regimiento de una forma salvaje. De todas maneras, ellos lucharon hasta el final de sus vidas en pos de encontrar la justicia y conocer las circunstancias en que sus hijos fueron asesinados», recuerda Anita Merino.

Quienes hacen este daño no saben pensar ni aman la vida, agrega la dirigente. «Nosotros sí amamos la vida, ellos mantienen el odio. Son personas que incitan el rencor, nosotros vamos a luchar para que sean identificadas y vayan a la cárcel». Reitera que esas señales «sólo buscan amedrentarnos, y si no le tuvimos miedo a la dictadura, mucho menos tememos a estos terroristas».

La periodista Eliana Bravo Portocarrero, autora del libro «Caminando junto a nuestros queridos detenidos desaparecidos», sostuvo que «el Estado no le ha tomado el peso a estos acontecimientos que tuvieron lugar hace más de 40 años. Hay una deuda histórica con los niños y niñas desaparecidas y asesinadas en ese período».

Desde el Gobierno, el seremi de Gobierno y también periodista, Ignacio Pinto, indicó que «condenamos y repudiamos lo acontecido en el Mirador de los Ángeles. Este es un monumento público, no es el primero que ha sido vandalizado durante estos meses y hasta el momento todas estas acciones son parte de investigaciones que se están realizando en el marco del estallido social».

Agrega que «los grupos que se adjudican este tipo de acontecimientos no quieren que haya diálogo. Están buscando utilizar la violencia como la única forma de expresarse. Hoy necesitamos paz, y para avanzar en las demandas que los chilenos nos han planteado y que están plasmadas en la agenda social requerimos que exista diálogo y erradicar los extremos, vengan de donde vengan», concluyó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre