Vecinos de Tongoy reclaman por precios por sepulturas en el cementerio católico

0
22

La molestia viene hace más de un año, cuando el camposanto del balneario pasó de ser administrado por la parroquia del balneario, a manos del Arzobispado. Desde entonces, los cobros han sido excesivos, acusan. «Es desmedido para todos aquellos que usaremos ese lugar como última morada», advierten.

De no recibir una respuesta satisfactoria, la relación no terminará de buena forma. Eso, al menos, dicen los habitantes de Tongoy y Guanaqueros –y alrededores- respecto a la situación que hace un buen tiempo están viviendo con el Arzobispado, después que el cementerio de Tongoy pasara de ser administrado por la parroquia del balneario, a manos justamente de la arquidiócesis y subiendo de manera desmedida, como aseguran los vecinos, los cobros.

«Es una lucha que venimos dando hace más de un año, porque el cementerio en un principio siempre fue parroquial, comunitario, pero hace más de un año que el Arzobispado se hizo parte como administrador de este camposanto y para nosotros, la verdad es que todo ha sido un tema muy lamentable, ya que los valores que hoy nos están cobrando no se condicen con el valor socioeconómico de nuestro sector», sostiene José Montero, dirigente de Tongoy.

Por ejemplo, ahora los vecinos dicen que son casi 2 millones lo que cuesta un sitio para construir mausoleos para tres nichos, tres veces más de los que costaban el año 2017. Y eso, claramente, los tiene molestos. Por lo mismo, no descartan volver a movilizarse si es que la respuesta que tiene que entregar el Arzobispado –el día tres septiembre- no les es favorable.

«Es un cobro desmedido y no sólo para Tongoy y Puerto Aldea, sino que también para todo el sector de Guanaqueros y alrededores. Es desmedido para todos aquellos que usaremos ese camposanto como última morada. Creemos que es una actitud arbitraria, unilateral, con todo el respeto que se merece el Arzobispado. Lo único que se ha logrado es hacer daño a la comunidad y perjudicar el acercamiento de nosotros, que somos católicos, hacia nuestra iglesia. Porque no perdemos la fe, pero sí hemos perdido la confianza de quienes fueron llamados a profesar esta fe con humildad, porque acá no se ve ninguna garantía de humildad por parte del Arzobispado, puesto que no han querido atender nuestros requerimientos que son totalmente justos. Por lo mismo, si no tenemos la respuesta el día cuatro, vamos a movilizarnos, vamos a acompañar al alcalde en esta lucha, dado que es una lucha no sólo del pueblo, sino que también de la comunidad entera, porque todos vamos a llegar en algún momento a esta última morada y necesitamos que se nos respete con dignidad en el último reposo con precios criteriosos».

El alcalde Marcelo Pereira reconoce que hace tiempo se juntaron a conversar con el Arzobispado y éstos se habían comprometido para entregar una respuesta el día 24 de julio, pero posteriormente «nos solicitaron que se ampliara ese plazo, pues se tenían que reunir para entregarnos una propuesta concreta y este plazo, ahora es el día 3 de septiembre», apuntó.
Por lo mismo, y respecto a una posible manifestación, «siempre es la última instancia frente a una conversación y nosotros la hemos tratado de impedir, dado que hemos tratado de estar acorde a la conversación y agradezco al Arzobispado de estar abierto a la conversación, así que ahora estamos esperando que nos entreguen una respuesta, en vista que nosotros como municipio y todos sus dirigentes, les estamos solicitando lo justo y así tener la propuesta en nuestras manos. Nosotros queremos el día 4 de septiembre ya tener esa información para poder compartirla con todas las personas que se han visto afectadas por estos altos precios y también, lo que me interesa como alcalde es contar con esta información para poder tomar las decisiones que corresponda ante la nueva propuesta».
Añadió que por ningún motivo esto se trata de una amenaza para el Arzobispado, sino que «les estamos exigiendo un compromiso que se debe cumplir y en ese contexto, nosotros teníamos una fecha en la que se nos iba a entregar una propuesta que no fue respetada en un comienzo, que era el 24 de julio y de muy buena fe, al igual que todos los dirigentes, han aceptado la respuesta que ahora nos entregarán el 3 de septiembre, pero más allá no podemos esperar. Para nosotros es un tema prioridad, así que esperamos que el Arzobispado pueda contar con esta propuesta y sentarnos a conversar para darle la respuesta a toda la comunidad».
Otra vecina del sector muy molesta y hoy con poca confianza de lo que pudiera entregar el Arzobispado, es María Cepeda, dirigenta del sector de Guanaqueros. «La comunidad no tiene la plata suficiente como para comprar un sitio en el cementerio, que está de 700 mil a casi dos millones, lo que es carísimo. Nadie, creo, tiene esa cantidad de dinero en el sector para comprar un terreno de dos metros y medio. La verdad es que no existe ningún compromiso por parte del Arzobispado para los feligreses, como a ellos tanto les gusta decir. Soy cristiana, pero tampoco estoy de acuerdo con esos excesivos precios».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre