Alcalde Manouchehri descarta abrir Pampilla. Propone encuentros barriales para esos días

0
123

La idea de un grupo de vecinos y concejales de Coquimbo recibió un portazo por parte de la nueva administración durante las últimas horas. Los notorios avances en materia sanitaria y los argumentos expuestos, como la salud mental de la ciudadanía, no fueron suficiente para convencer al jefe comunal, quién señaló que al riesgo es incalculable, «aunque sea sólo una tarde». Para satisfacer ciertas demandas de la gente, se propuso realizar una serie de encuentros barriales para ese fin de semana.

«Este año no tendremos Pampilla, el recinto permanecerá cerrado, no se entregará ningún tipo de servicio básico, como luz, agua o retiro de basura», decía el concejal Pablo Galleguillos, quien además es presidente de la comisión que lleva el nombre de la fiesta más grande de Chile.

Quizás nadie se imaginó en marzo de 2020, cuando la pandemia del coronavirus recién comenzaba, que esta enfermedad nos iba dejar por dos años consecutivos sin la tradicional celebración porteña. Ni la deuda de 190 millones que dejó su versión en el 2017 tenía tan mal augurio. Pero algunos dicen ser más optimistas y miran desde ya la vuelta a la normalidad total para el 2022.

Es el caso de «Pablete», joven coquimbano que corría de niño por los pasillos comerciales de La Pampilla y jugaba en la cancha de tierra con sus mejores amigos. Hoy solo quedan los recuerdos, confiesa. A la idea que impulsaban algunos de sus colegas, dice, nunca le vio mayor futuro, aunque las ganas lo mataban por hacerlo. Pero la responsabilidad estaba primero.

«Cómo coquimbano y pampillero, hay situaciones que duelen, pero debemos ser responsables en señalar que aún estamos en pandemia y debemos cuidar la salud de nuestros vecinos. El próximo año esperamos retomar esta populosa fiesta».

Ayer, tras las consultas realizadas por este medio, concejales que impulsaron la iniciativa, como Camilo Ruiz e Ignacio Plaza, bajaron la guardia y acataron la decisión del alcalde Alí Manouchehri, quien confirmó nuevamente que la Pampilla no se abría ni para hacer una asado de un par de horas.

Paralelamente, el municipio trabaja por estos días en la coordinación de diversas actividades móviles en las diferentes poblaciones, para cubrir las ganas que tenían algunas juntas de vecinos de la Parte Alta para ese fin de semana. En ese contexto buscarán alternativas para equilibrar la salud mental de la gente. Encuentros barriales que posibiliten una aglomeración controlada, será el objetivo final que impuso el alcalde.
En conversación con LA REGIÓN, el edil señaló que cuando se planteó el cierre de la Pampilla durante las Fiestas Patrias de 2021, fue pensando exclusivamente en la salud de la población y de las personas que eventualmente podrían llegar al sector. «Debemos actuar con absoluta responsabilidad, la Pampilla es la fiesta más grande de Chile, y en donde en un año normal pueden asistir hasta 500 mil personas. Su apertura hace incontrolable la transmisión del virus que, pese a que ha reducido sus contagios, aún sigue presente».

Alí pone sus reparos a la realidad porteña y al nuevo anuncio del gobierno en materia de aforos. Esa que dice que las comunas que estén fases 3 y 4 (Preparación y Apertura Inicial) podrán eventualmente celebrar estos eventos masivos, pero con aforo restringido. En espacios abiertos podrán ingresar 100 personas en total y 300 si todos cuentan con pase de movilidad, mientras que en recintos cerrados, el aforo será de 50 personas y 100 si todos tienen el mencionado documento.

Ingreso incontrolable

«Si evaluáramos una apertura acotada al recinto, ¿cómo controlamos los ingresos para saber quiénes están vacunados y el respeto de las medidas sanitarias? En estos momentos, cuando aún tenemos cepas del virus en la región me parece un riesgo muy grande. Debemos cuidar a nuestros vecinos y vecinas».

Sobre la idea de que sólo sea por una tarde y en un par de horas, con el objetivo de armar asados y dejando fuera el concepto «fiesta» propiamente tal, Manouchehri fue enfático.

«La idea de realizar una apertura para el día 20 de septiembre nos pone dos grandes problemas, el primero de ellos es que las medidas de apertura en el aforo anunciadas por el gobierno se terminan el mismo día 20 hasta las 5 de la madrugada, y lo segundo, es cómo priorizamos el ingreso de los visitantes, porque dejaríamos ingresar sólo un pequeño grupo en desmedro de la mayoría. Un riesgo inminente para la seguridad de todos y todas».

Para esa fecha no habrá cordones sanitarios ni aduanas específicas, como la de Pichidangui, mientras que el toque de queda seguirá operando como lo hecho hasta ahora, por lo que no se permitirán eventos masivos en ese horario.

Además, se informó que el concejo municipal determinó el funcionamiento de la Comisión Pampilla de forma permanente, con el objetivo de transparentar los montos, licitaciones y gastos. Funcionará de forma permanente durante todo el año, al contrario de años anteriores, en que sólo se activaba con meses de anticipación.

«Es necesario tener mayor control en cuanto a shows y eventos, es necesario mayor presencia de los concejales para fiscalización de grandes eventos que implican grandes sumas de dinero, para dar mayor transparencia y en las licitaciones de puestos de venta se debe priorizar a la gente local», puntualizó el concejal Pablo Galleguillos.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre