Alumnos y apoderados de colegio Juan Pablo II protestan por sorpresivo despido de directora

0
112

Fue grande la sorpresa… para todos. El viernes Puerto Cordillera notificó a la directora del colegio Juan Pablo II, Margarita General, que
trabajaba hasta el domingo. Una educadora que ha tenido uno
y mil reconocimientos, querida por la comunidad y la sociedad coquimbana. Presidenta de Rotary de Coquimbo, vinculada a la Embajada de Polonia y al propio Vaticano por convenios y actividades para el colegio, ubicado en un barrio muy vulnerable y complejo, en la parte poniente de la Parte Alta.

Ella ha sido líder de este proyecto educativo desde sus orígenes. El colegio de profesores estima que Servicio Local Puerto Cordillera habría
tomado una medida «apresurada» contra la querida docente.

Ayer, apoderados y los mismos escolares llegaron con pancartas y globos negros para repudiar la medida y solidarizar con la querida directora. A eso de las 07:30 de la mañana se comenzaba a prever que el día lunes no arrancaría normal.

Y es que además la reunión contaba con la presencia de la senadora del PPD Adriana Muñoz y algunos personeros de Renovación Nacional, como Guido Hernández, Gonzalo Chacón y Giannina González, confirmando la transversalidad y cariño hacia Margarita.
«Lamentable lo que está sufriendo una tremenda profesional y persona, la profesora Margarita General, exijo a la Dirección del Servicio Local de Educación Puerto Cordillera que dé explicaciones sobre su desvinculación y asimismo solicitaré a Contraloría que revise todos los procesos internos que están sufriendo los colegios y jardines infantiles bajo su administración», decía la joven candidata al senado.

Las quejas hacen referencia a que Margarita no solo fue cesada del cargo de directora del Juan Pablo II tras perder el concurso público del Puerto Cordillera, sino además fue «injustamente» desvinculada de todo el sistema educativo.

«Ella era planta docente de la comuna de Coquimbo, del territorial Puerto Codillera. Cuando entramos todos nosotros al Servicio de Educación, lo hicimos con derechos adquiridos. Teníamos que seguir con las mismas condiciones laborales y contractuales que cuando estábamos insertos bajo el mandato del municipio. Eso claramente no se cumplió hoy, señaló Tomás Alvarado, presidente del colegio de profesores.

En ese contexto pone sus dardos contra la directora del Servicio Puerto Cordillera, Ana Victoria Ahumada. La acusa de ser la gran responsable de que hoy Margarita ya no esté ocupando el cargo.

Alvarado señala que está desvinculación no sería más que la guinda de la torta en una supuesta persecución que estarían sufriendo los profesores de Coquimbo y Andacollo que dependen del Servicio Local de Educación.

«A Margarita se le castigó durante todo este 2021 por luchar a favor de las vacaciones de invierno de los profesores. Fue una de las defensoras de que debíamos mantener el régimen semestral para no perjudicar los días de descanso. Al encabezar esa defensa, la removieron a un colegio rural del sector el Peñón, en una señal clara de matonaje contra una destacada directora».

Luego de exigir su vuelta y que el caso llegara a los medios de prensa, Margarita volvió en junio de este año de su exilio en el sector rural. «No es que uno mire en menos a los colegios rurales, pero a ella no le correspondía estar allá. Eso fue un castigo», agrega Alvarado.

El proceso de desmunicipalización de los colegios en Coquimbo y en Andacollo no ha sido del todo fácil para el Puerto Cordillera. El colegio de profesores alega que lo mismo pasó en la dirección del Liceo Industrial, donde la directora fue removida luego del asesinato de un alumno a manos de otro escolar en abril de 2019. «Se corta siempre el hilo por el director, siendo que esa directora había sido la propulsora de un logro para el José Tomás Urmeneta, como es la jornada escolar completa».

Por eso asegura que prestarán toda la ayuda jurídica del colegio de profesores para que Margarita cuente con un abogado que la defienda en materias laborales.

El alcalde Alí Manouchehri también se hizo presente y se cuadró con la causa. Pero fue sin duda la comunidad escolar la que más afectada se vio con la decisión, «de un momento a otro quedamos en shock, ella que del minuto uno que partió el colegio ha entregado todo por nosotros, como apoderados y alumnos siempre estuvo cuando necesitamos algo. Como persona ha sacado incluso de su bolsillo para cooperar para cualquier actividad»…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre