Apoderados revelan malos tratos y piden devolución de dineros en Fundación CEA

0
164

Distintos apoderados, de manera anónima por temor a represalias, reaccionaron a la publicación de este jueves en LA REGIÓN que consignaba que la Fundación Familia CEA pedía ayuda para no ser desalojados del inmueble, quienes en su testimonio señalaron que habían malos tratos hacia los funcionarios, y que ellos como padres no podían opinar res-pecto a la gestión. Además, piden la devolución de su dinero por terapias no realizadas.

Intentamos comunicarnos nuevamente con la directora, Carla Flores, pero al cierre de versión no fue posible obtener su declaración.

Hace un año y medio que la Fundación Familia CEA Chile inició sus labores, cuya misión es mejorar la calidad de vida de los niños, niñas, jóvenes y adultos con TEA. Pero por estos días afrontan un difícil periodo, ya que según había dado a conocer su directora, tenían una amenaza de desalojo, ya que el dueño pondría en venta la propiedad.

Algo que fue refutado por un apoderado que prefirió no dar a conocer su nombre, «según lo que nos informó, la fundación había llegado a un acuerdo, pero del viernes hasta el miércoles los apoderados nos empezamos a enterar de cosas que no sabíamos de la administración, primero que había una deuda porque se arriendan dos inmuebles en pleno centro de La Serena y deben más de 5 meses, y una deuda de $ 4 millones de agua y luz».
Relata que «fue sorpresiva la forma en que la fundación cerró sus puertas, y tuvimos una reunión con el directorio, que es prácticamente una persona, y es la que impone y toma todas las decisiones».

«Teníamos como antecedente que el viernes pasado los profesionales, en modo de protesta, no realizaron atenciones a nuestros hijos, por lo tanto la fundación quedó paralizada, porque reclamaban que existía maltrato de parte del directorio, que había un desmedro económico y problemas como acoso laboral».

Por lo que, de la noche a la mañana, los terapeutas se fueron, «porque es obvio cuando hay malos tratos, incluso se presentó el dueño del inmueble a pedir la devolución por el no pago del arriendo».

«Ofrecen terapias con profesionales como psicólogos, fonoaudiólogos, educación diferencial, entre otras, y el miércoles nos encontramos con que la fundación estaba cerrada, no había atenciones y hubo una renuncia masiva de los funcionarios que trabajan ahí», añade.

El apoderado señala que ellos, como integrantes de la fundación, no lo sabían, «el directorio en algún momento prometió que iba a ser gratis y nos enteramos que todo eso era mentira, porque había una mala administración y malos tratos hacia los funcionarios, que son quienes trabajan con nuestros hijos».

«La directora es una dictadora en potencia… No nos dejaron hablar en la reunión y solamente se nos informó que iba a ver una refundación con nuevos terapeutas, que iba a cerrar por un tiempo y que partiría con un nuevo equipo, porque las 15 personas que se fueron estaban mal y ella era la única que estaba bien», dice.

El afectado señala que piden la devolución de los dineros que ya pagaron, «porque se cancela una cuota cuando uno ingresa, después hay una mensualidad por el hecho de pertenecer a la fundación y que nuestros hijos se puedan atender ahí, y además se paga por terapia».

«Para ser atendidos pagamos de forma anticipada las terapias y la mensualidad, y lo que nos debe devolver es la mitad de la cuota mensual y las terapias que no se han hecho, incluso hay empresas que apadrinan a niños y pagan el año por adelantado», agrega.
En cuanto a lo que piden como devolución, sería cerca de 80 mil pesos por familias.
«Las personas que están en el directorio tienen la potestad de salir, pero como no quieren hacerlo, debemos irnos nosotros, no queda de otra», puntualiza.

Otra apoderada señala que su hijo se encuentra sin terapia, algo que a un niño con TEA lo perjudica, ya que ellos son de apegarse a las personas, «no pueden tener a alguien distinto todas las semanas».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre