Cinco de los siete diputados de la región votaron a favor de restablecer el voto obligatorio: En contra estuvieron Gahona y Fuenzalida, ambos de la UDI

0
49

La Cámara de Diputados aprobó el proyecto que restablece el voto obligatorio en las elecciones populares, tras la histórica abstención que hubo en la segunda vuelta de gobernadores regionales. Ahora pasará al Senado para continuar su tramitación. De los parlamentarios de la región, en contra votaron los diputados Juan Manuel Fuenzalida y Sergio Gahona. El resto se mostró a favor.

La iniciativa de restituir el voto obligatorio recibió 105 votos a favor, 13 más de los que necesitaba para cumplir con el quorum requerido. Además, contó con 33 votos en contra y 9 abstenciones.

En concreto, el proyecto modifica el Artículo 15 de la Constitución Política, que define la forma en que se realizarán las votaciones populares. Hoy, la norma expresa que el sufragio será personal, igualitario, secreto y voluntario. Por efecto de la presente reforma, se cambia el término «voluntario» por «obligatorio».

La propuesta ya había sido aprobada en general el pasado 26 de mayo, ocasión en que fue objeto de indicaciones que obligaron a una nueva revisión por parte de la Comisión de Gobierno Interior. Dicha instancia optó por rechazar o declarar inadmisibles las diversas enmiendas propuestas al articulado, manteniendo, por tanto, el mismo texto previo que ratificó la Sala.

Al respecto, Matías Walker (DC), comenta que «ratificamos nuestra opción por reponer el voto obligatorio, creemos en una sociedad de derechos y deberes. El voto voluntario u obligatorio no son afines a sí mismos, son medios para poder aumentar la participación, la representatividad electoral».

«Claramente el voto voluntario fue un fracaso, debemos reponer el voto obligatorio y de esa manera permitir una mayor participación electoral y mayor legitimidad de las instituciones democráticas», agrega.

Por su parte, Francisco Eguiguren (RN), puntualiza en que «se aprobó en la sala de la Cámara el proyecto de ley que restituye el voto obligatorio, dejando establecido que nadie está eximido de ello, ya sean adultos mayores de 75 años o personas que tengan alguna discapacidad física o de cualquier naturaleza, o extranjeros que estén avecindados en Chile».

«El voto obligatorio es un deber que tenemos todos con nuestra patria y con nuestro país, y así como hay muchos deberes, por ejemplo el pago de impuestos, las pensiones alimenticias… acá no se trata de convencer a la gente que vaya a votar, es al revés, las personas tienen que estar tan claras de que su nivel de participación, compromiso con su patria, el más mínimo es la votación y la manifestación de su voluntad respecto a las decisiones políticas… aunque vote nulo, porque eso será una manifestación de molestia por la situación», sostiene.

Y agrega que «lo que no puede ocurrir es que siga sucediendo niveles de participación como los que vivimos el domingo pasado, donde en nuestra región solo participó el 17% para elegir a una autoridad tan relevante e importante como lo es el gobernador regional».

Para Daniel Núñez (PC), «tal como están las cosas en Chile, con una despolitización que es estructural, que está en la naturaleza de un sistema que niega derechos ni genera las condiciones para que hayan incentivos para votar, y para tener una democracia más activa creo que el mecanismo del voto obligatorio es necesario».

«Pero no soy partidario de que si una persona no va a votar se le apliquen multas draconianas, esto tiene que ser una señal para que el Estado genere condiciones para que la gente se motive para ir a votar, y el que no quiere participar tiene el derecho de ir y votar nulo o blanco. Es un paso muy importante que se restituya el voto obligatorio», enfatiza.

En esa línea, Raúl Saldívar (PS), sostiene que «recordemos que este proyecto en general ya estaba aprobado, y que había vuelto a comisión para revisar algunas indicaciones, resuelto eso volvió a la sala y contó con un respaldo amplio que permite que el proyecto ahora siga su trámite legislativo en el Senado».

«Estaría faltando complementar la aprobado, que es la obligatoriedad del voto, con otras normas que dicen relación con las sanciones en caso de no votar y la promulgación con la ley orgánica respectiva que establecerá las especificaciones del voto», aclara.

Fuenzalida:
«Es inoficioso»

Juan Manuel Fuenzalida (UDI), uno de los parlamentarios que votó en contra, explica que «este es un proyecto inoficioso, porque no tiene ningún tipo de obligatoriedad para hacer efectivo el cumplimiento del derecho a sufragio, no tiene ningún tipo de sanción, por lo tanto, no está planteado en la reforma».

«No tiene muchos cambios respecto a lo que está actualmente», concluye.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre