Conflictos en concejo de Coquimbo escalan hasta hacer perder la paciencia del alcalde

0
3445

Acusaciones, denuncias y reclamos de parte de un grupo de concejales, tiene movidito y tenso el ambiente en el cuerpo colegiado porteño hace un buen rato. Situaciones que involucran en específico a Felipe Velásquez y Guido Hernández, quienes se perfilan como la oposición más dura al ex futbolista.

La autoridad de la comuna puerto señaló que la comunidad se merece que el diálogo se desarrolle en un clima de respeto y tolerancia, «poniendo siempre en el centro los sueños y anhelos de los vecinos», esbozó molesto la primera autoridad porteña.
El sumario contra de la ex jefa de la Dirección de Administración y Finanzas, Wilma Sánchez, un presunto sobreprecio para ejecutar una plaza de Tierras Blancas, y supuestas preferencias a favor del concejal Pablo Galleguillos, son parte del último paquete de reclamos que ha tenido la admistración Manouchehri.
Estos concejos que son citas públicas entre alcalde y concejales, han desnudado un quiebre que se dejó ver solo después de algunas semanas de que el edil asumiera en el cargo en junio de 2021.
Había sido la Bancada de la Dignidad la que puso un cerco al jefe comunal, pero aquel escenario se ha ido desfigurando con el tiempo.
Por ejemplo, Ignacio Plaza, concejal del Frente Amplio, dejó de ser parte de los fiscalizadores que le rechazaban en bloque ciertos proyectos. Ahora vota casi todo a favor de Manouchehri. De hecho se le vio cortando cinta el fin de semana en una plaza canina.
A Velásquez y Hernández se suma a veces el concejal Camilo Ruiz, que desde el episodio de la micro, bajó el pulso de sus intervenciones en contra del alcalde. Nelson Martínez, del PC, igualmente expone sus críticas, así como la doctora Sonia Elgueda. El resto se cuadra con la autoridad.
Pero ayer, comenzando un concejo extraordinario, el alcalde pretendió marcar un precedente. Hizo un fuerte llamado al orden y a respetar las normas en el concejo municipal luego de que en la sesión anterior del miércoles 5 de julio algunos miembros del cuerpo colegiado se trenzaron en una discusión en la cual incluso sacaron a relucir temas personales, en desmedro de los puntos establecidos en tabla, señalaron desde la muni.
«Tenemos concejos públicos, la ciudadanía nos mira y escucha, y no podemos volver a caer con este concejo municipal en un concejo ordinario, que no vela por la gente, en un concejo donde cualquier tipo de discusión o diferencias que podamos tener no afecte a nuestra gente», aseveró el alcalde coquimbano.
Añadió que «los insto a que el reglamento nos permita funcionar de mejor manera, las diferencias están, pero solo voy a instar a que hagamos cumplir nuestro reglamento y que tengamos un concejo donde la ciudadanía se identifique con nosotros y no se aleje. Quiero ser enfático, porque harta gente ha hecho caldo de lo que pasó, no me gusta porque yo lo presido y me corresponde poner una moción de orden y respeto».
Así, enfatizó que pueden existir diferencias de criterio, pero no se puede confundir la discusión de una modificación del presupuesto con otros temas, pues este proceso sólo busca beneficiar a coquimbanos.
En ese contexto recordó que este punto fue rechazado el 5 de julio con un argumento que no tiene relación con los antecedentes expuestos, y en señal de protesta por la situación de una funcionaria, retrasando innecesariamente el levantamiento de licitaciones y compras para obras que van en beneficio de los vecinos.

PRESUPUESTO
Sin embargo, en sesión extraordinaria la modificación fue aprobada por una mayoría de votos (9), rechazada únicamente por Felipe Velásquez y Guido Hernández. En este escenario, el nuevo presupuesto aumentaría en inversión para servicios comunitarios y aseo domiciliario, maquinaria para distintas obras de adelanto, equipos informáticos para atender a los vecinos.
Quien también hizo un llamado al orden y a respetar el reglamento fue el concejal Mario Burlé, quien criticó el actuar de otros integrantes del cuerpo colegiado. «Lamento que se hayan producido las 2 o 3 últimas sesiones todas estas cosas, en que incluso han salido temas personales. El concejo es una sesión solemne, es el organismo más importante de la comuna, me refiero para que la comuna camine, está integrado por concejales, el alcalde, funcionarios municipales, por ende, a estas sesiones hay que darle la solemnidad que merece».
Burlé añadió que «hay que dar un golpe de timón, hay un reglamento que nos rige y tenemos que ceñirnos a ese reglamento para que podamos caminar, insisto, he dicho el concejo no es para luchas políticas, el concejo es para trabajar por el bien de la comunidad (…) Si estamos hablando de la manzana verde, aboquémonos a la manzana verde, la manzana fuji, la manzana roja, el zapallo, en fin, pueden ser muy importantes, pero cuando hay un punto en tabla es para tratar ese punto, y esta sesión extraordinaria pudo haberse evitado».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre