Contraloría daría la razón a concejales que cuestionaron licitación por suministro de agua potable en comuna de La Serena

0
1022

El informe, emitido el 22 de enero reciente, detectó «omisiones» en este proceso, dando cuenta que la única oferta admitida y adjudicada «contenía los mismos errores que otras empresas que quedaron fuera de la postulación».

El pago de este trabajo por parte de la Municipalidad de La Serena fue de $2.637.183.265 cancelado entre febrero de 2020 y junio de 2022.

Acuerdos que, según reportaje de un medio digital, se daban cuando a la vez personal municipal y de la misma empresa tenían convivencias que en las redes sociales las calificaban como «El Club de Tobi».

Rodrigo Solís A.

Durante la jornada del viernes, a través del portal Interferencia.cl, se dio a conocer que la Contraloría inició un proceso disciplinario tras emitir un informe que fue dado a conocer el 22 de enero pasado.

Eso en el marco de una auditoría que apunta a «omisiones del Municipio de La Serena en la licitación para el suministro de agua potable en camiones aljibe y maquinaria pesada», que se le adjudicó a la empresa Maquinarias Olmué.

Este capítulo se remonta como noticia al año 2022, cuando concejales de la comuna de La Serena recibieron correos anónimos de funcionarios municipales para hacerles llegar denuncias sobre «presuntas irregularidades en millonarios contratos» relacionados a estos ítems.

Esa situación motivó a los concejales Daniela Molina, Rayén Pojomovsky, Camilo Araya y Daniel Palominos a presentar estos antecedentes ante la Contraloría Regional para hacer las aclaraciones respectivas. Además presentaron esta misma información al Ministerio Público, en el marco de una investigación que no se ha cerrado.

La Contraloría presentó su informe final, en el que, dice el documento al que tuvo acceso diario LA REGION, detectó «presuntas irregularidades en el trato directo con esta empresa».

Eso hace notar el organismo contralor, «a pesar de que contenía las mismas omisiones en la acreditación en la norma Euro que las empresas que quedaron fuera de la postulación».
Según el citado informe del ente contralor, esta omisión se haría más llamativa, pues según se indica -y lo consignó también Interferencia- «se tomó conocimiento de reuniones entre funcionarios del área de finanzas de la Municipalidad y el administrador de los contratos por parte de Maquinarias Olmué».

A mayor detalle, se suben fotografías que confirman tales reuniones sociales, llamadas Club de Tobi.

Sin embargo, algunos de los asistentes, que pidieron no hacer público su nombre, explicaron que eran encuentros que hacían cada cierto tiempo, «a veces pasaban años», y que la razón es que «eran ex alumnos de un colegio de La Serena».

REACCIÓN

La concejala Daniela Molina, una de las denunciadas ante el Concejo Municipal, recordó la génesis de este caso y también realizó su análisis en torno a lo ocurrido y lo que está por venir a partir de las denuncias que efectuaron ante las entidades correspondientes.
Señaló que «hace un año y medio recibimos una grave denuncia respecto de hechos que podrían constituir delitos en actos de corrupción respecto a la relación que tendría el Municipio de La Serena con empresas Olmué Limitada, propiedad de Jorge Contador, ex consejero regional de Renovación Nacional. Creo que el informe de Contraloría viene a constatar varias situaciones como, por ejemplo, la estrecha relación de amistad entre funcionarios municipales ligados directamente con el financiamiento y los contratos y el encargado o administrador de contratos de la empresa Olmué Limitada».

Agrega que «esta adjudicación era absolutamente innecesaria e injustificada, puesto que el Municipio cuenta con una flota de maquinaria para realizar este servicio. Las irregularidades suman y siguen, dice, porque hay duplicación de información, no hay claridad de quienes están beneficiados y creo que la Municipalidad tampoco puede acreditar los criterios de selección de las personas que obtienen el beneficio del agua rural».

Molina hace ver que «el año pasado tuvimos que votar como Concejo Comunal un contrato con una nueva empresa para el reparto de agua productiva, Del Norte SPA, pero los dueños son los mismos de Olmué Limitada. Yo fui la única que rechacé. Mi obligación es investigar, fiscalizar y dar garantías de que lo que sucede al interior del municipio se hace de buena manera», redondeó.

Desde la empresa comentan que «no se ha realizado nada que vaya contra la norma, que el informe no apunta contra ellos, en todo caso».

Jorge Contador agradeció el llamado de LA REGION, pero de manera cordial declinó hacer declaraciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre