Delegado Presidencial y reunión con víctimas del estallido: «Fue cargada de dolor, con mucha impotencia»

0
189

Rubén Quezada se reunió con la madre de Romario Veloz y abogados de la ONG «20 de Octubre» para abordar la posibilidad de que el Estado pueda prestarles ayuda. «Una enorme diferencia con las autoridades anteriores, dos polos opuestos», dijo Mery Cortez.

Con mucha satisfacción, Mery Cortez se retiró este viernes del edificio del Gobierno Regional, luego de una reunión con el delegado presidencial Rubén Quezada.
La madre de Romario Veloz, joven que murió debido a disparos efectuados por militares durante el estallido social en La Serena en octubre de 2019, se reunió con la autoridad para ver la situación no sólo de su hijo, víctima del Estado, sino también para trabajar en los casos de las víctimas más reconocidas y con más daño en el estallido social, como son Rolando Robledo y César Véliz.

Junto a ella, el Core Javier Vega; abogados e integrantes de la ONG «20 de Octubre», quienes están tomando los casos de las víctimas; Olga Valenzuela, delegada de la comisión chilena de Derechos Humanos, y el presidente interino de Comunes, Jhony Muñoz.

Mery se mostró contenta, «pues al fin nos están prestando ayuda. Por lo menos nos están escuchando, lo que antes no ocurrió. Hoy (ayer) tuvimos la reunión con el delegado presidencial, y si bien dijo que no podía hacer todo lo que nosotros estábamos pidiendo al instante, sí abrirá los canales para llegar hacia dónde queremos ir».

Agregó feliz que «fue muy solidario, e imagínate que la reunión duró hora y media y tuvo toda la paciencia del mundo para escuchar todas nuestras demandas. Una enorme diferencia con las autoridades anteriores, dos polos opuestos, no hay por donde confundirse. De hecho, ayer tuve una reunión en Santiago con la senadora Fabiola Campillai y la ministra de Justicia, y el lunes con la ministra de Defensa, entonces es impresionante como se nos están alineando todas las chacras a nuestro favor, al fin».

Para el delegado presidencial, «una reunión cargada con mucho dolor, de mucha impotencia frente a las situaciones ocurridas durante el estallido social y que como Estado aún no damos respuestas, pero también con la esperanza en los compromisos de nuestro Presidente y en el trabajo que vamos a iniciar con las familias para asegurarnos que el proceso que ha definido el Presidente, de verdad, justicia, reparación y garantías de no repetición, pueda llegar a todos».

Aseguró que «tenemos grandes secuelas en términos de salud física y mental, y esperamos que esto pueda ser abordado de una manera que satisfaga no solamente a quienes están involucrados, sino que nos permita entender esto como país respecto a lo que ocurrió y cómo podemos evitar que vuelva a suceder».
Que el Estado ayude

Para Olga Valenzuela, que en tiempos de estallido con su casco rojo resguardó la seguridad de los manifestantes, incluso en las cárceles, manifestó que el delegado «mostró mucha disposición desde un comienzo, pero siempre nos hizo hincapié en que se van a respetar los conductos regulares y que se agilizarán las atenciones médicas para Rolando y César, pero siguiendo todos los conductos regulares. Dijo que el gobierno está viendo cómo se tratará el tema de la reparación a la víctimas de apremios ilegítimos durante la revuelta, por lo que fue súper llano a conversar, a buscar soluciones y a abrir las puertas para que las cosas se agilicen».

Jhony Muñoz, de Comunes, aseveró que con la reunión «se está buscando la posibilidad de ver como el Estado puede ayudar a estas víctimas y ahí tuvimos la premura de la delegación, ya que esta reunión se gestó el jueves y el viernes nos juntamos. Se expusieron las problemáticas que están viviendo las víctimas, especialmente la situación de Rolando, que hasta el día de hoy tiene su intestino destruido, graves secuelas psicológicas y una situación bien compleja de discapacidad. Se necesitan muchas gestiones para poder acelerar cosas, como por ejemplo que todavía no existe una operación para ver si le pueden reconstruir su intestino y tampoco se tiene claridad de las pensiones de gracia, dado que no trabaja desde que le llegó la bala y su situación es bien compleja».

También se expuso la situación de la familia de Romario, «donde tenemos a su hija, su pareja y la madre, y la situación de César Véliz. Ahora, más que una próxima ayuda, hubo claridad sobre los pasos a seguir, como repetir el compromiso que hizo el Presidente cuando visitó la región en campaña, al comprometerse con las familias en reparación y apoyo. Sin embargo, se comprometió a realizar las gestiones para acelerar las atenciones en salud, psicológicas y ver los mecanismos institucionales para poder ayudar».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre