Delegado Presidencial y su intervención para destrabar conflicto en Choapa: «He crecido pensando en que el diálogo es la solución»

0
91

El también médico Rubén Quezada ha sido clave en la negociación entre
las comunidades y la minera. Y aunque en el Valle Alto del Choapa la localidad de Tranquilla sigue movilizada, «lo que queremos es que sepan que en este gobierno vamos a defender los altos estándares de respeto por el medio ambiente y la salud de las personas…».

La frase: «veo una luz al final del túnel». La figura, la del hombre que bien la puede pronunciar, el delegado presidencial Rubén Quezada, enviado para lograr un imposible: frenar el conflicto entre las distintas localidades del Valle Alto del Choapa -con caminos bloqueados- y Minera Los Pelambres, después de una fuga en el ducto subterráneo que transporta el concentrado desde la planta concentradora hasta el puerto de Los Vilos el 31 de mayo.

Estuvo la semana pasada en la comuna de Salamanca para zanjar las diferencias. Y también ayer, aunque reconoce que presencialmente desde el día uno, cuando ocurrió la situación en Llimpo, con la delegación provincial.

«Pero como el conflicto se extendió a otras localidades que no estaban directamente relacionadas con el efecto, pero que sí tienen esa sensación de impacto y daño, y empezaron a movilizarse y tornarse en una situación de mayor escala, recurrimos en conjunto con las seremis», explica con una sensación de tranquilidad luego de destrabar gran parte del conflicto.

Si bien resta por destrabar la situación en Tranquilla, Batuco y Cuncumén, reconoció ayer el delegado en la firma de los acuerdos con las localidades de Salamanca y MLP, primero con los vecinos de Jorquera y luego con Coirón, que «nuestra labor es poder velar por el orden público, la tranquilidad y el bienestar de las personas y los bienes. Desde ese punto de vista, creemos que el diálogo es la manera más correcta, pero también la más consistente y perdurable en el tiempo».

Para Quezada este es el camino, «ya que lo que se ha logrado es valorable, pues bastó acercar las partes y pudimos desbloquear la ruta en esos puntos, así que esperamos poder seguir en esta instancia y que prontamente se reestablezca el orden en todo el Valle Alto de Salamanca y, de esta manera, reiniciar las operaciones de la minera con resguardo al medio ambiente».

Temas sociales

Quien valoró el trabajo desarrollado por las autoridades regionales fue el alcalde de Salamanca, Gerardo Rojas. Para el edil fueron clave las gestiones del delegado, «en su aporte de servir de puente para que estos acuerdos se vayan concretando de manera potente, y también a la delegada presidencial provincial. Sabemos que aún nos quedan algunos puentes para poder concretar el cierre de los acuerdos en estas movilizaciones, pero también para comenzar a desarrollar un nuevo trato con la minera».

Desde la MLP, el gerente general Alejandro Vásquez se mostró contento, «porque siempre hemos estado dispuesto como compañía a trabajar los temas sociales de manera conjunta, y creo que si llegamos a este término siempre es bueno para todos. Es de esperar que con las localidades que nos quedan podamos llegar a los mismos acuerdos. Pues cuando las partes están dispuestas a dialogar siempre hay oportunidades».

Agrega que «aprovecho la instancia para agradecer al Gobierno Regional, provincial y a la alcaldía, porque lograron crear las condiciones para poder tener un diálogo fructífero y llegar a este acuerdo. El gobierno dio todas las instancias para poder tener un diálogo sano, abierto y franco donde pudimos encontrar los acuerdos para estar hoy (ayer) firmando».

En cuanto a la manera de retomar la producción afectada, señaló estar esperando tener la posibilidad «de reabrir nuestro acceso, poder transitar con la gente de manera normal y llegar con los insumos necesarios para ellos y nuestra operación, así que estamos disponibles. Esta es una compañía minera importante para el país, que tiene los mejores estándares y, como empresa minera hemos creado la instancia y esperamos poder partir nuestra operación lo antes posible para restaurar todos los puestos de trabajo de nuestros colaboradores y nuestra gente».

Sin duda, un desafío mayor para el delegado, y cuyos principios, afirma, mantiene casi inalterables a la hora de dialogar. Claro, pues confiesa que su estampa de negociador viene de su época de estudiante universitario y posteriormente como dirigente del Colegio Médico.

«He crecido pensando que el diálogo es la solución para los conflictos, y desde la universidad, cuando estaba en el centro de estudiantes, teniendo que negociar temas con la autoridad, y en los debates, donde aprendí mucho a escuchar a la contraparte para luego poder argumentar la postura que uno sostiene. Luego, en el Colegio Médico, teniendo que negociar con el Minsal en un momento complejo debido a la pandemia, y ahora en otras esferas y con desafíos que son más grandes y que impactan de manera importante en las personas, en términos de quienes trabajan y viven ahí, y poder congeniar las distintas visiones».

Si fuera por las encuestas, fijo que sería el político mejor evaluado de la zona, ¿o no?
«Más que estar enfocado en cómo esto trae o no réditos a la gestión nuestra, lo que queremos es que tanto las comunidades como las empresas sepan que en este gobierno vamos a defender los altos estándares de respeto por el medio ambiente y la salud de las personas. Además contemplamos y requerimos de un desarrollo económico, pero no a costa de la gente, y cuando existan estas diferencias, vamos a fortalecer toda la institucionalidad ambiental para realmente dirimir y entregarle seguridad y confianza a las personas».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre