Despidos en Coquimbo podrían llegar a los mil funcionarios (as) mientras se aclara que la deuda superaría los 30 mil millones

0
519

El pasado miércoles se concretaron los primeros despidos en el municipio de Coquimbo. En esta primera instancia fueron 211 funcionarios y funcionarias los afectados.

Esa cifra podría subir notablemente. De hecho hoy ya podría bordear los 380 afectados. Los hay de casi todos los departamentos, de diversos colores políticos y de distintas funciones asignadas.

Desde las agrupaciones de funcionarios ven con preocupación esta situación y afirman que incluso la cifra podría llegar a los mil trabajadores. Desde el municipio señalan que la medida es necesaria para salvar las financias y poder cancelar los propios sueldos y servicios básicos como la luz y la extracción de basura. La deuda superaría los 30 mil millones de pesos.

Agitados están los ánimos en los pasillos del municipio de Coquimbo. El alcalde electo Alí Manouchehri en su campaña había afirmado que «llegaría a limpiar la casa» y así fue. Ya que se empezaron a concretar los primeros despidos al interior de la alcaldía.

Los movimientos del personal y despidos se justifican en que la crisis financiera de la municipalidad es mucho más grave de lo que cualquiera podría haber imaginado, «la deuda municipal ha sido acrecentada monumentalmente, a un punto que pone en riesgo a la comuna. Superaría los 30 mil millones de pesos», afirma un comunicado.

«Hoy existen dificultades con responsabilidades básicas, como el pago del retiro de la basura, el alumbrado público, las remuneraciones del personal o la ayuda social a los coquimbanos. Hoy está en riesgo el patrimonio de la ciudad y los servicios básicos de la gente. Esto es serio y real. Tenemos que reaccionar rápidamente, por lo cual el municipio ha tomado medidas inmediatas para sortear esta crisis», agrega la declaración.

Aclaran que «se ha procedido a notificar el termino contractual de una serie de prestadores de servicios a honorarios. Asimismo, se implementará un plan de austeridad eliminando gastos innecesarios y excesivos, medidas que se mantendrán hasta superar la crisis. Implementaremos un plan para recaudar ingresos».

«Está pagando los
platos rotos la gente
a honorarios»

Conocidos los antecedentes, Patricia Rojas, presidenta de la agrupación de Cuadrillas Municipales de Coquimbo, comenta que «logramos hablar con el alcalde Alí. Le hicimos ver la preocupación nuestra en la forma en cómo se abordaron los despidos. Si bien nosotros tuvimos una reunión antes de la elección, con el Sindicato de Honorarios, donde él se comprometió a que los operadores políticos, los de los grandes sueldos, los sueldos fantasmas, con esa gente se iba a empezar, porque era inevitable que iban a haber despidos».

«Pero eso no fue así, porque lo que conversábamos es que se tocó gente con sueldos menores, y no se le dio una mínima dignidad a los funcionarios cuando se les está despidiendo», agrega.

Puntualiza en que «lamentablemente se hizo saber al alcalde que hoy gran parte del personal despedido está ligado a la militancia en partidos políticos, pero son gente que realmente trabaja. Hay gente que lamentablemente entró a la administración de la Democracia Cristiana, pero hay demócratas cristianos que han trabajado siempre en el municipio y han estado dando la cara. Igual que otra gente de partidos políticos. Lamentablemente se están haciendo caer a justos por pecadores».

«Lamentablemente está pagando los platos rotos la gente a honorarios y los que realmente hacen el trabajo», añade.

La dirigente comenta que «en estos momentos se está hablado de 200 personas desvinculadas, pero la primera etapa consideraría unas 380 personas o funcionarios. Las notificaciones hasta el momento van en 200, pero no manejamos el listado total… Y se habla algo de llegar a bajar unos mil funcionarios para poder pagar las grandes deudas que dejó la administración anterior».

«Se sabía que la
municipalidad sufría
para pagar»

Daniel Alcayaga, presidente de la Asociación de Empleados Municipales de Coquimbo, señala que sabían de los estudios que se estaban realizando y al trabajo dentro de los funcionarios municipales, «ellos tenían el estudio financiero de la municipalidad. Cuando nosotros conversamos con ellos, sabíamos que iban a haber despidos. Nosotros lo entendimos, porque si uno saca sumas y restas, y calcula todo que debía la municipalidad, se sabía que la municipalidad sufría para pagar. Nosotros sacábamos la cuenta que debían de dejar de prestar servicios unas 400 personas, y eso para tener plata el día de mañana para poder pagar los sueldos de la gente que va a quedar adentro».

«No sé cómo lo están haciendo respecto al criterio de a quiénes se pueden sacar, el honorario tiene una indefensión contractual con los empleadores. Son los más indefensos en este rato y a los que se les puede echar mano para poder hacer un poco de caja para ir normalizando la institución», agrega.

Enfatiza en que «todavía no existe un pronunciamiento de más de 60 boletas a los actores externos, muchos de ellos políticos, y a los que primeramente deberían estar afectados a la determinación inicial de haberse notificado sin pago».

«Ellos deberían haber sido las primeras personas, antes que otras del ámbito municipal. Me llama la atención que no hayan sido los primeros estos operadores políticos que están detrás del título de asesores externos. Esto debió haber sido la primera señal, porque son 600 millones de pesos en esos 60 operadores», aclara.

Agrega que «entiendo la necesidad de disminuir los gastos, pero para eso también están los gremios, para llamar, no sé si para darles una explicación, pero confrontar la situación, explicarnos cuál va a ser el proceder».

«Queremos darles tranquilidad a los nuestros, porque hoy están todos alterados y está todo el mundo triste, porque se van haciendo relaciones y compañerismo. Puede ser extraño que a los dos días de asumida la administración opere de esta manera, pero a mí me da la impresión que ellos hicieron su análisis, traían información de estos nombres, ahora es lo que la gente quería, era lo que los coquimbanos querían al momento de ir a votar, es lo que la gente de adentro, de los municipales, estaba pidiendo señales», concluye.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre