«El Papaya Gate es un hecho que sin duda fue doloroso, pero a pesar de ello nos pudimos sobreponer y salir adelante como gobierno»

0
116

Menos de una semana falta para que Ignacio Pinto, periodista de profesión, quien había llegado al gobierno en marzo del 2018 como vocero, y el 1 de octubre pasó a asumir como delegado presidencial, deje su cargo. Comenta que se va con una buena sensación, faltó materializar algunos proyectos, pero a su juicio el segundo gobierno del Presidente Sebastián Piñera será recordado por los 3 hospitales que comenzarán su construcción en Coquimbo, La Serena e Illapel. Después del 11 de marzo, adelanta que descansará y aprovechará de pasar el tiempo con su familia.

En conversación con el delegado presidencial de la región de Coquimbo, quien el próximo viernes deberá dejar el cargo al doctor Rubén Quezada, comenta que «han sido seis meses muy intensos, de mucho trabajo, donde me he sentido muy grato y bien acompañado por el equipo, los funcionarios de la delegación, y cerrando el ciclo de nuestro gobierno, que es una responsabilidad tremendamente grande y enfrentando procesos políticos importantes como fueron las últimas elecciones».

«Me voy con tranquilidad y la satisfacción de haber cumplido la responsabilidad que se me encomendó y esperando entregar este 11 de marzo con la mayor transparencia y rigurosidad para que las nuevas autoridades puedan asumir con propiedad el mandato de la ciudadanía», señala.

En lo personal, ¿Cómo se lo toma?
«Han sido cuatro años muy duros, de mucha exigencia y mucho tiempo dedicado a la función pública, pero también de mucho aprendizaje, lo que más agradezco de esta función, tanto como de vocero de gobierno como delgado presidencial es el aprendizaje que nos deja a todos quienes fuimos parte de este gobierno, porque nos permitió enfrentar muchos desafíos, como la pandemia, el estallido social, crisis económicas, y conocer también muy bien la realidad de la región y sus distintas localidades. Creo que es un sentimiento de mucha gratitud respecto a lo que recibí de los funcionarios de distintas instituciones con las que nos vinculamos y también lo que en lo personal enriquece un trabajo en el servicio público para colaborar en poder mejorarla calidad de vida de la gente».

¿Qué opina de la llegada del doctor Rubén Quezada a la delegación?
«Tengo una buena opinión de él, independiente de cuales sean las diferencias que hemos podido tener durante episodios anteriores como la pandemia, creo que es una persona que está bien preparada, es un profesional que ha dedicado parte importante de su labor a temas sociales, y le he deseado no solo personalmente sino que también hago público, el mayor éxito en la gestión que va a encabezar a partir del 11 de marzo».

¿Han visto cómo será el cambio de mando?
«Hemos tenido conversaciones, pero hasta el momento estamos esperando para ver de qué manera se va desarrollar, es una ceremonia que es bastante discreta porque ahora el delegado presidencial asume exclusivamente las atribuciones del Ministerio del Interior en el traspaso y no como era anteriormente con el Gobierno Regional y los consejeros regionales, por lo tanto, en este caso tenemos que acordar la forma en cómo se va a desarrollar, pero personalmente le he manifestado toda la voluntad de colaborar en entregarle toda la información que tenemos disponible para que pueda trabajar con la mayor tranquilidad posible durante los primeros días y pueda tener todo a la mano y desde el primer día ejercer su labor».

Y usted, ¿después del 11 de marzo a qué se va a dedicar?
«Lo primero es tomar descanso, creo que hay que recuperar mucho tiempo perdido con la familia, tengo hijos pequeños y creo que este trabajo, si bien tiene muchas satisfacciones, también tiene un impacto importante en las personas que a uno lo rodean, que es la parte que no se ve en todos los que estamos en cargos de autoridad. Así que será descansar y retomar actividades familiares y personales que estuvieron muy ausentes durante este tiempo. Luego de eso, ya vendrán nuevos desafíos en lo laboral, hasta el momento no tengo nada decidido, pero sí tengo claro que voy a permanecer en la región y voy a seguir colaborando en cualquier iniciativa que permita seguir desarrollándola».

Le tocó estar durante los cuatro años en el gobierno, primero como seremi y después como delegado, ¿Cuál siente que será el legado de esta administración para la región?
«Para la región de Coquimbo siento que el principal legado es la infraestructura hospitalaria y la cirugía mayor a la salud que encabezamos. Tener tres nuevos hospitales proyectados para la región, un nuevo CDT, el hospital de Ovalle, los Cesfam que también se inauguraron en este periodo, es una infraestructura que es claramente el cambio más importante que ha tenido la región en su historia. Eso nos deja muy conformes y satisfechos en poder haber avanzado en esa materia».

En el correr de estos años hubo un hecho que también será recordado y de vez en cuando es tema de nuevo, que es el Papaya Gate, ¿pudieron magnificar cuánto les afectó este episodio?
«Hay que esperar que las instituciones desarrollen la investigación y no hacer juicios anticipados respecto a lo que ocurrió, sí entregar toda la información, los antecedentes para que esto se esclarezca, pero es un hecho que sin duda fue doloroso para nuestra gestión, pero a pesar de ello nos pudimos sobreponer y salir adelante como gobierno y coalición, y ahora, al ser un tema que está en la justicia, no nos corresponde referirnos, sino que esperar las determinaciones que se tomarán».

A futuro, ¿evaluaría postularse a un cargo de representación popular como lo han hecho otros que han pasado por la delegación o intendencia?
«Todos los que hemos estado en cargos de servicio público creo que sentimos siempre ese llamado a servir desde cualquier sector, por lo tanto, esa siempre va a ser una posibilidad que va a estar abierta, en lo personal, hoy creo que debo preocuparme de concentrar mis energías en mi familia, luego en los nuevos desafíos laborales que pueda emprender y más adelante ya pensar en cual va a ser el destino político que pueda emprender, pero claramente quienes estamos en este tipo de funciones y asumimos responsabilidades públicas siempre nos vemos atraídos por dar continuidad a lo que hemos desarrollado con mayor fuerza y poder seguir colaborando».

Gregorio Rodríguez, director regional de Corfo, fue formalizado… ¿Cómo se lo tomaron desde el gobierno?
«Es una situación que se conocía tanto por Corfo como por las autoridades regionales, por lo tanto no tenemos mayor comentario al respecto a lo que ha ocurrido, es algo que está en el Ministerio Público, en etapa de investigación, y hay que esperar los resultados. Era un tema en el cual teníamos los antecedentes y mismo director de Corfo había entregado a su jefatura nacional».

¿Gregorio Rodríguez siguió en su cargo?
«Tengo entendido que él está con vacaciones, y como el resto de los funcionarios de confianza renunciará probablemente el 11 de marzo. No se le ha pedido la renuncia y eso es una determinación que le corresponde exclusivamente a Corfo, y tampoco creo que sea el momento de solicitársela porque son antecedentes que se manejaban y además fue una situación que ocurrió previo a que asumiera en sus funciones».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre