Gran parte de la provincia de Choapa en tensión máxima por bandas narco

0
153

Eran las 08:30 de la mañana del día sábado 18 de
septiembre cuando el Choapa vio despertar a la bestia
con la que viene conviviendo hace ya un buen tiempo:
la delincuencia y el narcotráfico.

En la emboscada a dos funcionarios de la PDI, en el valle de Quilimarí, en la ruta Infiernillo, aquella bestia mostró los dientes como nunca antes, «y en un nivel de violencia inédito a nivel país, pues no había ocurrido un hecho así en todo el tiempo que existe la policía», cuenta el fiscal Rodrigo Gómez en entrevista con Diario La Región.
Ese día el persecutor jefe de la comuna de Los Vilos estuvo de turno y cerca de las 9 de la mañana le sonó el teléfono. Del otro lado le informaban que dos funcionarios de la PDI, que se encontraban desarrollando labores investigativas desde la madrugada justamente en Infiernillo, «habían sido emboscados, maniatados, agredidos, amenazados, incluso se hablaba que estaban en riesgo vital».

Cerca de las 10:00 horas, en un sector eriazo, relativamente lejos del lugar donde sucedió la encerrona, fue encontrado incendiado el auto de los policías, «y quienes llegaron a auxiliar pensaron que los chiquillos estaban quemados al interior…».

Con los minutos ya era oficial: había sido una emboscada. Y en el transcurso de las horas, la tranquilidad, «ya que los muchachos estaban fuera de riesgo vital», relata el fiscal.

Un mensaje claro

Una motocicleta y una camioneta Mazda adelantan a un auto policial. Y por detrás, un camión les tapa la salida. Una encerrona como en las películas.

«De la camioneta y del camión bajan siete a ocho personas, todos con armas de fuego largas y una subametralladora, y ahí comienzan a intimidarlos, a agredirlos…».

El bello paisaje del valle de Quilimarí fue testigo de cómo a uno de los funcionarios le pegaron con el arma, «pero no con la cacha, sino con la punta, con el cañón en la nariz, y se la fracturaron. También los apuntaron en la cabeza, e incluso, uno de los sujetos que le quitó la pistola a un detective, disparó, pero afortunadamente dio al costado, si no le pega el balazo directamente», señaló.

Y todo, con un mensaje claro: «Decirles que no vuelvan al lugar, que ese lugar está protegido».

A juicio de Gómez, y también de las policías, dadas las reuniones que han tenido, «este es un grupo armado que se está dedicando a proteger el sector. Así de simple. O probablemente están protegiendo a terceros. Me imagino que de alguna forma están siendo ‘contratados’ -no sé si esa es la palabra- porque fue muy rápida la planificación para poder emboscar el vehículo y hacer lo que hicieron. Y no solamente porque eran policías, sino porque obviamente cualquier vehículo extraño que ingresa a ese sector, siempre está siendo controlado por este tipo de personas. Pero creemos que es un grupo que se está dedicando a dar protección».

Una constante

Tan grave es la situación, que la encerrona bien pudo haber terminado en muerte si es que los policías hubiesen intentado reaccionar, como asegura el fiscal.
«No tengo duda que si los funcionarios hubiesen ocupado sus armas de fuego, los habrían matado. Quizá hubiesen impactado a los delincuentes, pero estos los triplicaban en número y, por lo demás, estaban todos armados, así que es probable que hubiese sido un desenlace fatal».

El tema de la droga en la provincia de Choapa ya es una constante y no hechos aislados.
«Tenemos procedimientos por tráfico de droga, de los siete días a la semana, unos tres a cuatro. Lo que pasa es que ahora hay mucha más violencia o el uso de armamento de forma rápida. ¿Por qué? Porque hay un tema de quitadas de droga. Recuerdo el 10 de agosto, cuando fuimos a inhumar un cuerpo de una persona que estaba desaparecida y estaba muerta por una banda asociada a las drogas».

Mucho tráfico en la zona, pero también homicidios y desapariciones, lo que tiene preocupado al Ministerio Público y a la policía.

«En nuestra comuna o provincia hemos tenido homicidios en el mes de marzo, abril y mayo, uno cada mes. Sin contar que existen personas que se encuentran desaparecidas, por lo que tampoco podemos descartar algún tipo de acción al respecto. Pero Dios quiera que no sea así y por eso se está investigando. Y si bien el tema de la droga es una constante, hoy existe más uso de la violencia y personas que están mucho más osadas en el uso de aquello».

La provincia de Choapa hoy se encuentra en máxima tensión y con algunos sectores en rojo, como el valle de Quilimari, donde se han realizado varios allanamientos.

¿Quiénes son las personas hoy blanco de investigación? A juicio del fiscal jefe de Los Vilos, estos serían conocidos, «de hecho yo los conozco, porque son traficantes del sector que participaron directamente en la agresión. Y claramente había personas que tenían acento extranjero, aunque no podría señalar de qué nacionalidad, pero sí lo eran, y de eso se dieron cuenta los funcionarios. Pero son un blanco que están debidamente identificados. Son del sector de Quilimarí hacia arriba quienes se dedican al tráfico de drogas».

Lo que llama la atención es la escalada de violencia, «algo inédito», amén del nivel «de osadía y del actuar contra funcionarios policiales. Es que, si son capaces de actuar de esta manera contra las policías, qué queda para el común de los ciudadanos», se pregunta.

Respecto a si existen cárteles de droga monitoreando la provincia, apuntó Gómez que «Don Jorge Abbott -fiscal nacional-, lo que dijo en su oportunidad es que había atisbo de acercamientos, que había gente que quería llegar a operar como cárteles».

En ese sentido, «estamos en la misma línea. Como Fiscalía no creemos que existan este tipo de acciones de forma mancomunada con extranjeros, sino que son personas locales. Y efectivamente eso de Sinaloa se lo dijeron a los funcionarios policiales, y como advertencia, de que ese sector iba a ser como Sinaloa a la Chilena para las policías, que nos los querían y si volvían los iban a matar, eso fue así».

Frente a esta seguidilla de acontecimientos, y si están tomando medidas como Ministerio Público, afirmó tener «la cooperación de la fiscalía regional y nacional. En ese sentido, el fiscal regional Adrián Vega nos ha aportado todo lo necesario para seguir adelante, e incluso hemos tenido ayuda con recursos humanos. ¿Pero están muy preocupado por la contingencia en Los Vilos y en el Gobierno Regional? Eso no me compete y no podría hablar de eso, porque les concierne a las policías, aunque sí veo que existe un trabajo muy importante entre las policías, como el día de hoy (ayer) donde fuimos a realizar allanamientos en la madrugada, y que efectivamente vinieron de todas partes. Fueron cerca de 80 efectivos los que participaron y llegaron de otras provincias y regiones a entregar apoyo».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre