Implementa primera sala de espera para niñas y niños TEA en Coquimbo

0
88

«Sala de la Calma» es el nombre con que se denominó a la nueva sala de espera exclusiva para niñas y niños TEA que reciben atención en la Unidad de Emergencia del Hospital San Pablo y que, en el contexto del Día Internacional de la Concientización del Autismo, fue habilitada e inaugurada junto a autoridades de salud, agrupaciones de padres y madres de niñas y niños que padecen esta patología y a representantes de Rotary Peñuelas.

Este espacio permitirá entregar un ambiente acogedor y amigable a estos pacientes, sin que signifique un flujo diferenciado o más expedito de la atención con respecto al resto de usuarios pediátricos, pero ofreciendo un lugar que se adapta a sus necesidades, fundamentalmente en lo relativo a condiciones de ruido y ambiente.

Yasna Ángel, de la agrupación Vibrantes Coquimbo, destacó esta implementación como «un hito para nosotros, un hito super importante, aparte de ser el 2 de abril el día internacional de concientización del autismo y dar esta señal de apertura de espacios amigables e inclusivos para las personas dentro del espectro autista», así también agregó que «esto es un ejemplo a nivel nacional, es un hito, ya que es la primera sala de la calma. Se ha trabajado con cajas de la calma en otras instituciones, pero no en hospitales, entonces que desde el Hospital de Coquimbo salga esta señal de apertura para la comunidad neurodiversa, para nosotros es un orgullo.»

El financiamiento del proyecto se conformó gracias a la colaboración de Rotary Peñuelas en términos de implementación y el Hospital San Pablo de Coquimbo en obras civiles, lo cual permitió configurar una sala de 28 metros cuadrados con el objetivo primordial de atenuar los estímulos externos de la sala de espera habitual, como son: contaminación acústica, aglomeración de usuarios, señaléticas, televisor informativo, situaciones extremas de riesgo vital, entre otros.

En este lugar los pacientes y sus acompañantes podrán encontrar, escritorios, sillas, pizarras, cajas de la calma (lápices de colores, libros para pintar, retazos de género, goma eva), lo cual se complementa «con pictogramas, con los colores adecuados, con instrumentos sensoriales, con instrumentos de juegos para los niños que esperan su atención de urgencia», agregó el Dr. Christian Vargas, director del Servicio de Salud Coquimbo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre