Intentan rescatar pinturas al fresco en Casa Chadwick y Casa Herreros, de La Serena

0
120

Sorpresa en Casa Chadwick y Casa Herreros: «Estamos frente a un hallazgo no documentando en la historia serenense». Las pinturas fueron encontradas por casualidad, asegura la profesional a cargo de los trabajos de restauración e investigación, arquitecta Natalia Jorquera, que bien podrían estar en otras casonas del Casco Histórico, como la Casa Jiliberto, Casa Carmona y en algunas iglesias.

A toda marcha continúa la restauración de la fachada de la Casa Herreros, en La Serena, lo que supone un importante desafío de los profesionales que trabajan para devolverle el brillo con la que fue construida a mediados del siglo XIX.

Lo llamativo es que dentro de los trabajos fueron encontradas pinturas murales con la técnica al fresco, que imitaban el mármol, lo mismo que en la Casa Chadwick, todas bajo capas y capas de pintura y recubrimientos que acumularon los muros a través de los años.

Un equipo multidisciplinario (dos historiadores, tres arquitectos, un conservador y una antropóloga, Carolina Álvarez) trabaja en la pista para saber quién o quiénes fueron los autores de estos frescos.

«Tenemos algunos nombres, algunas hipótesis, así que estamos en esa etapa, y ha sido lo más difícil de encontrar a pesar de que llevan varios meses investigando. Sí hemos dado con un par de nombres que podrían ser los autores, pero prefiero no decirlo hasta que tengamos la certeza», cuenta Natalia Jorquera, arquitecta y encargada del proyecto de restauración y de la investigación.

Imitan el mármol

En la Casa Herreros intentan devolverle a la fachada la originalidad que tenía, toda vez que sufría de problemas estructurales, y como es monumento histórico, «requería de una restauración porque estaba en riesgo de pérdida», avisa.

Este es un proyecto cuyo mandante es un privado, la familia Herrera Herreros, y, además, Jorquera lo presentó al fondo del patrimonio que entrega el ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio.

«El año pasado nos ganamos ese financiamiento y justamente con ese financiamiento, más un cofinanciamiento de la familia, comenzamos las obras en junio de este año y tenemos previsto terminarlas a finales de marzo», señala.

Lo principal, destaca, es que se están «replicando y respetando todas las técnicas originales que tenía el inmueble, que data de 1860. Y todo lo que es ornamental y se ha podido rescatar, se está haciendo».

Reconoce que son dos los proyectos, porque se está realizando otro de investigación, también liderado por ella y, además, financiado por el fondo del patrimonio, respecto a unas pinturas murales que encontraron en esos monumentos histórico que son la Casa Herreros y la Casa Chadwick, que es la actual sede de la Contraloría.
Y es ahí donde, tal cual Arquímedes, gritaron ¡Eureka!

«Ahí realizamos un trabajo de restauración y nos encontramos con unas pinturas muy interesantes que las descubrimos de casualidad mientras estábamos haciendo el refuerzo estructural de la casa. Nos llamó la atención porque eran muy interesantes, coloridas e imitaban al mármol. Después, en la Casa Herreros encontramos lo mismo, y en ese contexto pedí un financiamiento al fondo del patrimonio para investigar las pinturas».

¿Cómo se investigan?

Surgen muchas preguntas difíciles. Por ejemplo, cómo fueron hechas las pinturas, con qué materiales y técnicas. Pero, en términos históricos, describe la arquitecta, se debe saber no sólo quién o quiénes fueron los artistas, sino también entender el contexto histórico en La Serena a finales del siglo XIX.

«Es por eso que se hace una investigación en términos físicos y químicos, es decir saber cómo están compuestas estas pinturas y qué pigmentos utilizaron. Somos un equipo multidisciplinario que hemos estado analizando estas pinturas, que son muy interesantes porque se trata de frescos, que en el país son muy poco comunes y que es una técnica muy compleja de realizar, pues como su nombre lo indica, son pinturas que se tienen que hacer mientras la cal, que se echa en el soporte, está fresca, y eso requiere de una habilidad no menor».

En la Casa Herreros, vivienda de estilo neoclásica, «estas pinturas se encuentran en la fachada -una parte- que dejaremos al descubierto tal como están y otras partes en sus interiores».

Mientras que en la Casa Chadwick los fragmentos fueron rescatados y están al cubierto en Casa Herreros, «y en muy buen estado de conservación, lo que da cuenta que quienes la realizaron fueron pintores muy hábiles. Son destrezas muy antiguas que en la actualidad no se utilizan, ya que son técnicas que van sobre la cal ya están desaparecidas. Por eso que cuando las encontramos nos dimos cuenta de que estábamos frente a un hallazgo no documentando en la historia serenense».

En ese sentido, advierte que «si uno va a las principales fuentes sobre la historia de La Serena, como las crónicas de Manuel Concha, se habla un poco de la arquitectura del siglo XIX, pero nada de estas pinturas, y al parecer no eran tan extrañas, sino que fue una moda en la segunda mitad del siglo XIX, porque en el contexto de la investigación nos hemos dado cuenta de que están no sólo en estas viviendas, sino también en otras, como la Casa Jiliberto (1895) y en muchas iglesias».

En todos los casos han encontrado esta técnica escondida bajo diez capas de pintura blanca de este siglo, «pero como no está documentado, no se conoce y nosotros la descubrimos, así que fue un hallazgo».

Exposición itinerante

Fue en 2019 cuando se dieron cuenta, mientras estaban restaurando los muros después del sismo y para reparar «tuvimos que retirar los estucos y fue ahí cuando nos encontramos con estas pinturas. De no haber sido por eso, no las hubiésemos encontrado y cualquier constructora las habría botado».

Lo primero que hicieron fue un proceso que se llama decapado, con una espátula y bisturí, «donde se van retirando las capas de tela más modernas y abajo se fueron encontrando estas pinturas, así que fue como un hallazgo de arqueología…».

Respecto a si es posible que en el Casco Histórico de La Serena se puedan encontrar más frescos de este tipo, sostuvo que es «factible», pero en las casas de «clase más alta, como Jiliberto, pero es parte de otro proyecto, y como es municipal no hemos podido intervenirla. Pero vimos a partir de una grieta que existe, y es bien probable que exista en la Casa Piñera, en la Casa Carmona, pero difícil en las más humildes, porque es una técnica que debió requerir de pintores connotados, que es muy compleja y de un costo alto

La pared de la Casa Chadwick tiene 7 capas, «dos con adobe, uno bruñido, y cinco con cal y una capa de terminación con cera de abeja, y ese proceso tiene su tiempo…».
En la Casa Herreros quieren terminar en marzo y luego realizar una exposición en la Biblioteca Regional Gabriela Mistral, «y posiblemente esa misma exposición haremos que sea un poco itinerante y mostrarla en otras partes y contar la reseña histórica, fotografías, materiales, fragmentos de estas mismas pinturas, y esa será como la difusión final».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre