Investigan si pelea entre bandas pudo haber causado incendio en Los Vilos

0
56

«Es una hipótesis que estamos manejando», cuenta el director regional de Conaf, Eduardo Rodríguez, frente al incendio que, con sus 931 hectáreas consumidas, es el segundo más grande en la historia de la región.

En los incendios forestales muchas son las teorías con las que se trabaja, pues puede haber una intencionalidad, negligencia, accidente o causas naturales.

Pero que haya sido provocado por una pelea entre bandas rivales, entendiendo que en la provincia del Choapa la presencia de narcotraficantes ha sido fuerte en el último tiempo, es una hipótesis que se maneja en la comuna de Los Vilos.

Aunque aún no hay evidencias concretas, cuenta Eduardo Rodríguez, director regional de Conaf (Corporación Nacional Forestal), que «estamos justamente trabajando en ese proceso de investigación, pero han aparecido algunos antecedentes que hacen presumir, pues aún no tenemos la certeza, de que habría algunas plantaciones de marihuana en los fondos de quebradas, y aparentemente en ese lugar habría sido el origen del incendio, probablemente por algún ajuste de cuenta entre bandas. Y eso lo determinamos porque en el sobrevuelo que hicimos se detectaron las plantaciones de cannabis».

En ese sentido, explica que «es una hipótesis que estamos manejando hasta el momento, pero por lo que nos estaba contando Carabineros, es que normalmente grupos que se dedican al cultivo de cannabis alteran o destruyen otros cultivos, una práctica que se ha detectado en el sector y que, por esa razón, amén de las plantas de marihuana en las quebradas, suponemos que podría ser esta una eventual causa».

Contenido

El de Los Vilos es el segundo siniestro más grande en la historia de la región hasta ahora, con 931 hectáreas consumidas. El primero ocurrió en la temporada 2016-2017 y quemó 3 mil hectáreas.

Lo consumido es sólo vegetación natural, aunque sigue amenazando «dos objetivos estratégicos», avisa Rodríguez.

Por lo mismo, reconoce que «hicimos un sobrevuelo hoy (ayer) y determinamos la superficie exacta y que se ha mantenido desde el día martes. Entonces justamente hoy (ayer) el trabajo con todo el equipo técnico se centró en mantener el incendio dentro de este perímetro y cuidando una antena de comunicación, que es una infraestructura estratégica, y el otro es un bosque de canelo por el valor ambiental que este posee».

En esos puntos, muy cercanos ambos, se han concentrado todas las descargas a través de 4 helicópteros, de los cuales 2 son de minera Los Pelambres, y dos aviones cisternas, «y también por el sector poniente se tiene trabajando a 40 brigadistas, generando un cortafuego que nos permita contener las llamas.

Pese al trabajo de las brigadas y de todo el apoyo logístico, este incendio se mantiene activo, «pero contenido, es decir con focos en su interior, pero no avanza, y en eso nos hemos estado concentrado, y hasta el momento lo hemos podido hacer. No obstante, hemos tenido que estar atento a las condiciones meteorológicas, puesto que fuertes vientos podrían hacer que el incendio nuevamente, por algunos de sus flancos, lograse avanzar».

Para dar un ejemplo de la magnitud del siniestro, cuenta Rodríguez que «en la región se nos quema un promedio anual de 850 hectáreas, y este incendio ya tiene 931, así que en esta temporada ya tenemos una mayor superficie afectada».

Respecto del incendio declarado también este lunes, afectando a una zona de ocho hectáreas de arboles, arbustos y hierbas en la conocida como Costanera de Ovalle, la versiones que circulan es que el fuego se pudo haber originado en un descuido de los gitanos, que se ponen a hacer fogatas para quemar gomas o cables de cobre engomados para vender el metal al kilo.

«Es que el fuego comenzó cerca del campamento gitano. Entonces las cosas están claritas», comentó una vecina, que miraba con preocupación cómo las llamas se acercaban a la zona poblada.

Felizmente el fuego no alcanzó a afectar a las viviendas en construcción y otras propiedades habitadas, gracias a la intensa labor desplegada por brigadistas de CONAF y voluntarios de cuerpos de bomberos de Limarí.

Sobre la versión del origen del fuego, el director regional de CONAF, Eduardo Rodriguez, dijo estar informado de aquello, no descartándolo, pero que es necesario hacer la investigación correspondiente antes de establecer responsabilidades por adelantado.
En lo que va del año se han quemado cerca de setecientas hectáreas de áreas verdes con diferentes tipos de especies. Se debe considerar que ha sido un año muy seco y que no solo las hierbas están secas, sino también las copas de los árboles, que permiten una rápida propagación del fuego.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre