Los piratas rescataron un punto ante Audax Italiano

0
248

Coquimbo Unido sumó 9 unidades y sigue
apernado en los últimos lugares de la tabla
de posiciones.

Coquimbo Unido sumó un puntito en la igualad 1 a 1 frente al cuadro itálico, en partido de la décima fecha disputado en el estadio El Teniente de Rancagua, donde el volante Joe Abrigo, de buen primer tiempo, fue el encargado de anotar de penal y así sumar su séptima conquista. Con esta unidad, los piratas no avanzan mucho en la tabla, que los tiene casi amarrado en los últimos lugares.

A falta de hombres de áreas, buenos son los carrileros. Así, al menos, lo decían los hinchas piratas que llegaron al Estadio El Teniente a alentar al cuadro de sus amores.

Y los sorprendió a ver a su equipo sin Esteban Paredes, Álvaro Ramos o César Huanca, que son los encargados de complicar a los defensores rivales dentro del área. Pero, con el correr de los minutos se fueron tranquilizando, puesto que tanto Rubén Farfán como Nicolás Gauna, que corrían por las orillas, y especialmente Joe Abrigo, que venía desde atrás con pelota dominada, hacían de las suyas con sus veloces contragolpes.

Y, claro, los dos hombres de ataque que puso el técnico Patricio Graff, le pusieron los pelos de punta al buen arquero itálico Joaquín Muñoz, quien la sufrió al ver como el zurdo Gauna, luego de una excelente jugada de Joe Abrigo, que lo dejó solito frente al portero tano, buscó el segundo palo y la pelota salió apenas desviado.

Esa contra, recién a los 18’, fue una señal de alerta para la defensa del cuadro de colonia, que luego la sufrió cuando Abrigo desvió de buena posición. En tanto, el portero del conjunto pirata disfrutaba como sus compañeros llegaban a los achiques, salían jugando y nadie daba tregua; todo era correr, luchar sin dejarles espacios a los rivales. Atrás, la zaga dirigida por Jara no daba tregua y no cometía errores.

Sin referentes

Esa entrega, la misma que les permitió quedarse con una victoria agónica ante la U. de Chile, comenzó a darle resultados a los pupilos de Pato Graff, pues cuando ya se jugaban los descuentos de la primera etapa, el zaguero Alvarado agarra a Nicolás Gauna y penal. Joe Abrigo fue el encargado de anotar el gol desde los 12 pasos, y su séptima conquista en lo que va corrido el torneo, liderando la tabla de goleadores.

Y bien que pudo convertir uno más en un tiro de esquina apenas comenzada la segunda etapa, pero el portero Muñoz evitó el 2-0 con una excelente intervención.

Con el correr de los minutos, el técnico piratra tuvo que remplazar a Gauna y Farfán, uno lesionado y el otro agotado de tanto correr. Sin sus dos buenos jugadores de ataque, Joe Abrigo se quedó sin referentes y el fútbol de los porteños perdió eficacia. Sin ataque, Coquimbo cedió la cancha a los itálicos, que una y otra vez llegaban con peligro hasta el arco de Formento, que a los 64’ se encomendó a todos los santos para que anularan el gol de Rivero.

Claro, ya que el VAR dijo que la pelota había salido de la cancha y el gol no era válido. Pero luego, a los 82, sus ruegos no fueron escuchados, cuando Escobar derribó al volante Osvaldo Bosso, y el árbitro, por recomendación del VAR, cobró infracción penal, que el delantero Lautaro Palacios anotó la igualdad.

Si bien los defensores de Coquimbo Unido respondían en gran forma, sólo veían como Audax los atacaba por todos los frentes, toda vez que los porteños no podían a esa altura dar tres pases seguidos, además que en delantera no tenían un referente que pudieran tener la pelota, que se perdía rápidamente y nuevamente a defenderse.

Es decir, en la segunda etapa Coquimbo Unido sólo tuvo el tiro de esquina de Abrigo y nada más. Lo otro fue defender para regresar con un puntito que les permite llegar a 9 unidades.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre