Otra línea de transmisión eléctrica cruzará varias comunas de la región

0
143

Se espera que el proyecto entre en operación el año 2029, siendo el primero en corriente continua que se desarrolla en Chile.

Luego de la adjudicación de la licitación internacional que llevó a cabo el Coordinador Eléctrico Nacional el año 2021, y de la publicación del Decreto que otorga los derechos de ejecución y explotación de la obra, la empresa Conexión Kimal-Lo Aguirre ingresó al Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) el Estudio de Impacto Ambiental del proyecto Línea de Transmisión HVDC Kimal-Lo Aguirre.
Esta línea es una de las obras de mayor envergadura del Plan de Expansión de la Transmisión realizado en 2018 por la Comisión Nacional de Energía. También es clave en el cumplimiento de los compromisos de descarbonización al 2030 y para alcanzar las metas establecidas en la Ley Marco de Cambio Climático que propone la carbono neutralidad de Chile para el año 2050.
El proyecto contribuirá a elevar el nivel de seguridad y confiabilidad del sistema eléctrico nacional y la integración de los desarrollos de generación renovables ubicados en la zona norte del país.
La Línea de Transmisión Kimal-Lo Aguirre es una obra licitada por el Coordinador Eléctrico Nacional para una capacidad de hasta 3000 MW de energía, en circuito bipolo de ±600 kV. Considera una extensión de 1.342 Km, con 2.686 torres, y la construcción de dos subestaciones convertidoras HVAC/HVDC de 1500 MW en Kimal, comuna de María Elena, Región de Antofagasta, y Lo Aguirre, comuna de Pudahuel, Región Metropolitana, ambas conectadas a las subestaciones existentes, formando parte del Sistema Eléctrico Nacional (SEN) junto a todo el equipamiento e instalaciones necesarias para su funcionamiento.
El trazado de la línea de transmisión se emplaza en las comunas de María Elena, Sierra Gorda, Antofagasta, Taltal, Diego de Almagro, Copiapó, Tierra Amarilla, Vallenar, La Higuera, La Serena, Vicuña, Andacollo, Río Hurtado, Ovalle, Punitaqui, Combarbalá, Canela, Illapel, Los Vilos, Petorca, Cabildo, La Ligua, Catemu, Panquehue, Llay Llay, Tiltil, Lampa y Pudahuel.
El plazo de construcción es de 51 meses, siendo la implementación de las subestaciones convertidoras las de mayor duración, ya que las torres son de montaje rápido, al igual que el tendido de la línea. Finalmente, la energización y pruebas son las últimas actividades. En este período se contempla la contratación en promedio de más de 5 mil trabajadores, con un peak de más de 9.500 en el total de las obras a lo largo del trazado.
El proyecto tiene una vida útil de carácter indefinido, y por lo tanto la operación y mantenimiento también, con un requerimiento de trabajadores aproximado de 56 personas.
La inversión referencial, establecida al adjudicarse la obra, es de 1.480 millones de dólares.
Desde la adjudicación en diciembre de 2021, el proyecto ha realizado actividades de levantamiento de información ambiental y social, el desarrollo de estudios de ingeniería, que dieron lugar a la caracterización constructiva, las distintas líneas base, la identificación y evaluación de impactos en el área de influencia, y el establecimiento de medidas de mitigación o compensación, así como los correspondientes planes de gestión ambiental. Lo anterior ha quedado plasmado en el Estudio de Impacto Ambiental.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre