Prefecto Carlos Albornoz, respecto al aumento de crímenes en la región «No se ha logrado establecer ningún vínculo con organizaciones criminales»

0
94

La mayoría de los delitos ocurridos este año han sido cometidos con arma de fuego y en cuanto a si esta violencia estaría vinculada a estructuras criminales, señaló que «no hemos detectado la presencia de estas organizaciones, pero cuando se trabaja en un homicidio ninguna hipótesis se descarta a priori».

Bien la región puede estar viviendo hoy uno de sus peores momentos en materia de seguridad, puesto que las cifras de homicidios se dispararon respecto al mismo periodo del año anterior, alcanzando un total de 42 casos, siete más que en 2021.

En su mayoría por armas de fuego. Y, por lejos, delitos cometidos por personas de nacionalidad chilena, aunque los crímenes perpetrados por extranjeros han tenido más notoriedad por la manera y violencia. Apenas un ejemplo: El disparo en la cabeza que recibió un menor de edad en el sector de Avenida Pacífico en julio pasado.

En ese sentido, el prefecto Carlos Albornoz, jefe de la Prefectura Elqui de la Policía de investigaciones, PDI, señaló que han existido personas de nacionalidad extranjera vinculadas a hechos de violencia y algunos con ingresos irregulares al país, «pero no son cifras que puedan marcar alguna tendencia mayor, porque en la gran mayoría de los casos los autores son de nacionalidad chilena».

Efectivamente dijo que están investigando más homicidios que el año pasado, «y en su mayoría con el autor detenido, muchos en prisión preventiva y en otros casos se está avanzando para gestionar la detención con el Ministerio Público y avanzar, ojalá, en el esclarecimiento».

Las estadísticas muestran hoy una disminución en los delitos menores, como robo por sorpresa, pero un alza significativa del uso de armas de fuego en los crímenes, dado que un 60% de estos casos se ha cometido justamente con este método.

«En lo concreto, sí nos hemos enfrentado como sociedad a un aumento del arma de fuego en homicidios, y por eso que en nuestra brigada, al igual que en otras regiones, se trabaja con estamentos técnicos, principalmente peritos, peritos balísticos y químicos que nos permitan hacer pericias y poder lograr resultados».

Respecto a una mayor violencia en el delito, reconoció el prefecto que «en sí el delito de homicidio es violento», aunque «hemos tenido algunos casos tal vez que se puedan manifestar de esa manera por la cantidad de disparos que se efectuaron, o por la cantidad de participantes en los hechos, pero cada caso es particular y muchos obedecen, en la región, a hechos puntuales».

En cuanto al tipo de evolución y al tipo de personas que están interactuando en estas fechorías, manifestó que «con el tiempo ha ido evolucionando el uso de armas de fuego, ya que hace algunos años era predominante el uso de arma cortante. También existía, en la mayoría de los casos, una vinculación entre víctima y victimario, cosa que hoy, y en más casos, no existe, por lo que la investigación se ha visto más compleja. Además, hay que considerar que muchos de estos casos están vinculados a otros delitos, principalmente a temas de tráfico, donde las personas utilizan el arma de fuego…».

Consultado si esta violencia estaría vinculada a algunas estructuras criminales, especialmente al crimen organizado, como sí estaría ocurriendo en ciudades más al norte del país, aseguró que «en la región no hemos encontrado antecedentes que puedan validar esa hipótesis, pero sí hay gente que se ha vinculado a algún tipo de banda en algunos sectores, pero no con la estructura de una organización criminal, sino a clanes familiares y grupos que ejercer violencia. Y aunque eso no le quita ni le pone gravedad al hecho, reitero que como PDI no hemos detectado la presencia de estas organizaciones, pero sí estamos atentos, porque cuando se trabaja en un homicidio ninguna hipótesis se descarta a priori».

En el caso específico de las amenazas y secuestros, argumentó que «principalmente han estado circulando en la región y en otras regiones del país, amenazas de tipo telefónicas en que a las víctimas les han exigido cierta cantidad de dinero con alguna intimidación, pero todos esos hechos están siendo investigados y no se ha logrado establecer vínculo y han quedado solo en ese llamado. Pero para llevar tranquilidad a la ciudadanía, no se ha logrado ligar ninguno de esos hechos a organizaciones criminales».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre