Profesores: «Vamos a retornar cuando las condiciones reales lo permitan»

0
101

Fue en noviembre del año pasado cuando el Mineduc estableció que el regreso a clases presenciales parte el 1 de marzo y los colegios deben presentar un plan para retomar esa modalidad.

Desde entonces, harto ha avanzado el Covid en el país y en la región. Por eso los profesores han insistido en que, de regresar, «lo más factible es estar en fase 4 ó 5».
Eso se lo han hecho saber a las autoridades, quienes iniciaron la ofensiva anunciando la entrega de recursos -por 13 mil millones de pesos a través del plan «Yo confío en mi escuela»- para que los colegios comiencen a implementar los protocolos sanitarios pertinentes.

En Coquimbo, el electo presidente del gremio, Mario Sánchez, no esconde su temor ante la insistencia de regresar en marzo, cuando aún no se les ha informado -incluso- si serán o no prioridades para ser vacunados, tal como los funcionarios de la salud y los residentes de los Eleam (Establecimientos de Larga Estadía para Adultos Mayores).

«No hemos visto ningún documento hasta ahora donde se nos señale expresamente a nosotros como parte de esas prioridades, así que con mayor razón no existe esa posibilidad…», sostuvo.

Como una estrategia

Sánchez ha sido claro en su discurso, primero como presidente comunal de La Serena y ahora como presidente regional, en el sentido de que «siempre hemos planteado que vamos a retornar cuando las condiciones reales así lo permitan. Como gremio a nivel nacional hemos establecido que lo más factible para eso sea estando en fase 4 ó 5, tomando como base las consideraciones que han hecho los expertos en la materia.

Entonces nos parece aberrante que incluso este consejo asesor, que había planteado en el mismo tono nuestra situación, de la noche a la mañana haya modificado ese parecer, anunciando que es factible el retorno a clases en fase 2. Eso no lo compartimos y seguimos manteniendo que será en fase 4 ó 5, que son los estándares ideales para ello».

Explica que «significa que en Fase 2, estando en cuarentena los fines de semana, vamos a ir a los establecimientos de lunes a viernes, así que es un enorme contrasentido lo que se está planteando. Decimos que en fase 4 ó 5 para un retorno real y con las condiciones que correspondan a ello».

De hecho, reconoce el docente, que ya han sostenido reuniones con las autoridades regionales, también en presentación protocolar, e incluso estuvieron presentes en el inicio a un consejo asesor. «Para nosotros es como una estrategia de Gobierno que, en vez de hacerlo desde el nivel central, lo están haciendo regionalmente para impulsar lo mismo, que es el retorno. Así que en función de eso ya le planteamos al seremi que nuestra propuesta el primero de marzo será con las condiciones que corresponden, de lo contrario prendemos los computadores, nada más. Es más. Ya lo hemos conversado y tenemos acordado una reunión para la última semana de febrero para ver este tema».

No sólo los niños

La pandemia trajo consigo muchas desigualdades, lo que a juicio de Sánchez no sólo lo vivieron los alumnos, sino que también varios profesores.

Esto, porque no sólo «los niños no tenían las condiciones, sino también muchos docentes. Quizás sí tenían el aparato, pero las señales eran pésimas, porque incluso en sectores urbanos tienen muy mala conexión, como en Alfalfares. El grave problema que vemos, y hay que aprender de estos errores, es hacer de la conexión el fin, pues también hay otras formas de llegar al estudiantado. Por eso que planteamos a nivel nacional, y acá, que los profesores no hacemos una clase, sino que un acompañamiento en virtud de estas dificultades que existen, porque no es sólo la entrega del contenido, sino que hay elementos como la parte psicosocial y emocional que forman parte de una clase real, normal, y que es presencial…».

Aberraciones

Admite Sánchez que durante el 2020 «hubo aberraciones pedagógicas, errores administrativos, una serie de elementos que debemos corregir». Por ejemplo, dice, para poder tener los recursos necesarios y llevar a cabo el plan que plantea el Gobierno, «lo primero sería cambiar la ley que financia la educación chilena, que pase de ser financiada a asistencia de matrícula, lo que permitiría tener recursos permanentes».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre