Salud reduce un 45% del personal covid y camas UCI, y gremios acusan vivir dilema «del último peso»

0
58

En tanto, el Hospital Modular de La Serena, instalado en el estadio La Portada, mantendrá su funcionamiento «hasta nuevo aviso», pero solo con 20 camas. Las medidas sanitarias asociadas al Estado de Excepción, como el reforzamiento de camas críticas, laboratorios de biología molecular y la hospitalización domiciliaria, seguirán siendo monitorizadas por el Ministerio de Salud. Fenats anuncia movilizaciones para la próxima semana.

Con preocupación, malestar y frustración recibieron los gremios de salud en la región de Coquimbo los recortes presupuestarios que provocaron la disminución de los funcionarios en los recintos asistenciales y las camas de Unidades de Cuidados Intensivos (UCI), tras el término del Estado de Excepción.

Según confirmó Diario La Región, las capacidades disminuyeron en un 45%. Por ejemplo, se constató que las contrataciones de plazo fijo de cerca de 600 trabajadores terminaron su vigencia el 30 de septiembre, de los 1.335 funcionarios que el Servicio de Salud Coquimbo contrató como refuerzos Covid-19 para apoyar la complejización de camas, reforzar la atención domiciliaria, implementar la red de laboratorios de biología molecular, entre otras acciones.

«Sin embargo, el actual escenario sanitario ha cambiado, el número de pacientes hospitalizados en las UCI de nuestros hospitales se ha reducido, lo que ha permitido comenzar el proceso de descomplejización de camas críticas y adecuar las estrategias de atención (…) Pese a lo anterior, cabe destacar, que más de 600 funcionarios de refuerzo Covid continuarán por el momento en sus labores, apoyando las áreas más críticas, sectores esenciales para el combate de la pandemia según las necesidades que aún persisten en el actual escenario epidemiológico», sostiene una declaración del Servicio de Salud.

Respecto a las camas críticas, la institución mantendrá 62 unidades, es decir un descenso del 43% al peak de 144 camas que se llegaron a instalar en el momento más complejo de la pandemia. Aun así, el número sigue siendo relativamente importante, considerando que al inicio de la emergencia sanitaria solo existían 22 camas. Los laboratorios de procesamiento de exámenes PCR, en tanto, se mantendrán en cuatro recintos públicos (en Ovalle, Coquimbo, La Serena e Illapel) funcionando por el momento, pero con reducción de turno. Tendrán una capacidad de procesamiento de cerca de 2 mil muestras diarias.

Dilema del último peso

Para Rubén Quezada, presidente regional del Colegio Médico, la situación genera ansiedad, debido a que la pandemia «no está controlada», junto con percibir que existe un aumento de usuarios que han visto postergada sus atenciones con especialistas y cirugías.

«Hoy en la región estamos viendo el dilema «del último peso», en que finalmente, como no hay recursos, hay que escoger qué actividad se presta o qué funcionarios se mantienen, porque no quedan recursos», destaca. En este sentido, considera ideal que las autoridades hubiesen reconvertido los equipos clínicos para atender las listas de espera: «debemos recordar cuál era nuestra situación previa al estallido social y la pandemia, porque en la actividad quirúrgica podían pasar años las personas esperando una cirugía, con personas hospitalizadas en un sillón durante días esperando a que se desocupase una cama».

Para Karina Espinoza, presidenta regional de la Federación Nacional de los Trabajadores de la Salud (Fenats), el problema existe no solo por las listas de espera, sino porque se dejaron a otros profesionales, como abogados e ingenieros, que no colaboran directamente con la atención en pandemia, y porque existe personal de salud «totalmente agotado». «Pedíamos a la dirección del Servicio de Salud que estos funcionarios Covid quedaran para vacaciones, porque están cansados tras los 18 meses que llevamos de pandemia», agrega.

«Se nos viene nuevamente toda la responsabilidad a los trabajadores de la salud, a los funcionarios, pero necesitamos más personal para seguir enfrentando la pandemia, porque ésta no ha terminado. El Gobierno quiere decir que al término de su mandato lograron controlar la pandemia, y eso es mentira», resalta.

Rabia

Durante la próxima semana se espera que exista una movilización en la ciudad de Los Vilos por esta compleja situación. La dirigente de Fenats insta además a que los parlamentarios busquen recursos con el Ministerio de Salud y tengan reuniones con otras secretarias de Estado. «La salud siempre ha estado al debe. Siempre hemos tenido la necesidad de personal, materiales e implementación. Cuando empezamos la pandemia, el punto más grande era potenciar la salud y manejar a la población y ahora nos quitan todo», advierte.

Comenta que «rabia» es el sentir del resto los funcionarios de la salud en la región, porque «la gente nos aplaudió en su momento. Fuimos héroes, pero ya no servimos. Por qué nos vamos a seguir sacando la mugre si ya no nos reconocen», concluye.

El hospital modular instalado en los estacionamientos del Estadio La Portada de La Serena se mantendrá hasta nuevo aviso, pero redujo a solo 20 camas.

«Nuestro Servicio de Salud confirma la continuidad de funcionamiento del Hospital Modular de La Serena. Dicha estrategia, al igual que todas las implementadas durante la emergencia Sanitaria asociadas al estado de excepción, como el reforzamiento de las camas críticas, los laboratorios de biología molecular y la hospitalización domiciliaria, seguirán siendo monitorizadas permanentemente por el Ministerio de Salud, el que considerando el actual escenario epidemiológico ha dispuesto mantener la iniciativa del modular, esta vez, con 20 camas medias de hospitalización para seguir apoyando a la red asistencial regional», sentencia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre