Sensaciones de dulce y agraz en familiares de afectados por bala militar, en jornada de formalización de oficiales y clases del Ejército

0
188

Mary, la madre de Romario Veloz, valoró la decisión del tribunal de decretar la prisión preventiva en la cárcel de Huachalalume del soldado conscripto Carlos Javier Robledo Olguín, acusado de disparar contra el joven rapero en el sector del Mall Plaza La Serena durante las protestas de octubre de 2019. Mientras tanto, la familia del obrero Rolando Robledo, quién quedara prácticamente inválido tras recibir una bala militar, presuntamente disparada por el cabo de Ejército Milovan Alejandro Rojas Barrera, quedó disgustada ante la determinación de arresto domiciliario total para el imputado.

La tarde del 20 de octubre sin duda fue la más dura del estallido social en la conurbación La Serena- Coquimbo. Los asesinatos que sucedieron en las inmediaciones del mayor centro comercial de la zona comienzan a tener implicados.

En una semana tensa entre las partes, el Juzgado de Garantía de La Serena dejó sujeto a la medida cautelar de prisión preventiva a los soldados conscriptos Carlos Javier Robledo Olguín (caso Romario) y José Andrés Arenas Mancilla (caso César Veliz, herido de gravedad), imputados por el Ministerio Público en calidad de autores de un delito consumados de homicidio y un homicidio frustrado, respectivamente.

Mientras el cabo de Ejército Milovan Alejandro Rojas Barrera (caso Rolando), quedó con arresto domiciliario total y la prohibición de comunicación con testigos, como autor del delito de violencia innecesaria con resultado de lesiones graves. Asimismo se mantuvo en prisión preventiva al capitán de Ejército José Santiago Faúndez Sepúlveda, quien enfrenta cargos (tras reformalización del crimen de Romario) por los delitos de homicidio simple, homicidio frustrado y violencia innecesaria con resultado de lesiones graves.

Al finalizar la audiencia, que se extendió por tres días, el juez Elgueta ordenó el ingreso de Faúndez Sepúlveda y Arenas Mancilla al Regimiento N°21 Coquimbo. Mientras que Robledo Olguín fue trasladado al complejo penitenciario Huachalume de La Serena, por considerar que la libertad del imputado constituye un peligro para la seguridad de la sociedad. Se fijó en 30 días el plazo de investigación, a partir del pasado lunes 7 de febrero.

Mary Cortés, madre de Romario, asegura que «estoy feliz porque no es común que militares vayan a parar a una cárcel como el común de los chilenos, esta negra lo logró y eso me deja algo en paz», parte relatando a LA REGIÓN.

Asegura que es difícil esbozar una sonrisa a pesar del resultado positivo. «Si bien por el caso de mi hijo quedé conforme, estoy súper preocupada por lo de Rolando, que está pasando penurias, y lamentablemente su asesino pagará en la casa, con arresto domiciliario. Nadie puede asegurar que esté cumpliendo con los protocolos, de seguro tendrá una serie de regalías».

Efectivamente Rolando Robledo está pasando por uno de sus peores momentos post balazo recibido esa tarde de protestas. Él venía camino de su trabajo para tomar locomoción hacía su casa, al interior del Valle, cuando le llegó un impacto en medio de la turba y hoy está en silla de ruedas.

Su pareja, Estefany, en conversación con este medio, relata que su querido Rolando está con siquiatra y con visitas al Hospital debido a un cuadro depresivo que ha ido empeorando.

«Ha intentado quitarse la vida un par de veces. Se le revienta la bolsa de colostomía muchas veces al día, con la cual vive tras el disparo. Se le despega por su transpiración. Ahora último la determinación de que el militar que lo atacó haya quedado libre en su casa, porque quedó libre en su casa, lo tiene bajonado, muy mal», sentenció la mujer.
Cabe recordar que el 20 de octubre de 2019, el joven ecuatoriano Romario Veliz, residente en Chile desde su infancia, estudiante de Construcción Civil y padre de una niña de tres años, asistió a la manifestación convocada antes del toque de queda. Hasta que pasó por las afueras del Mall de La Serena, que era resguardado por efectivos del Regimiento 21 de Coquimbo.

En dicho contexto, a las 18:08 horas aproximadamente, estando desplegadas las secciones de la UFE 1, una manifestación comenzó a desplazarse por la Ruta 5 Norte hacia la calle Amunátegui y algunas tiendas del mall Plaza La Serena comenzaron a ser saqueadas, razón por la cual el imputado Faúndez Sepúlveda ordenó la conformación de cadena de tiradores a las tres escuadras presentes en el lugar, compuestas por alrededor de 25 militares.

Poco después, a las 18:13 horas aproximadamente, Faúndez Sepúlveda instruyó a los soldados bajo su mando abrir fuego con fusiles SIG, calibre 7.62, y Galil, calibre 5.56, que portaban, cargados mayormente con munición de guerra y en menor proporción con munición de fogueo. El imputado no controló el uso de los fusiles de sus subalternos, vulnerando las reglas de uso de la fuerza, que prohíbe apuntar con armas de fuego a personas en casos innecesarios.

Tras la orden de abrir fuego, se produjo una sucesión de disparos, hasta que a las 18:15 horas el conscripto Rojas Barrera agotó las municiones de fogueo y, sin la debida diligencia, disparó una munición real, que impactó a la víctima Rolando Alberto Robledo Vergara, quien estaba ubicado en un sector de césped próximo a calle Amunátegui.

En la audiencia se relató que posteriormente, aproximadamente las 18:16, en los momentos que un grupo de civiles asistía a Robledo Vergara, el capitán Faúndez Sepúlveda, en conocimiento que se encontraba una persona herida a consecuencia del accionar militar, omitió brindarle primeros auxilios, ordenó el repliegue de la tropa y no adoptó medidas para evitar el uso de munición letal.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre