Solo 5 de los 18 seremis estuvieron todo el periodo de este gobierno de Piñera

0
150

El 20 de marzo de 2018, asumieron los 18 seremis nombrados por el Presidente Sebastián Piñera. De ellos, cinco estuvieron durante el periodo de cuatro años. Rodrigo Órdenes, en Agricultura, Álvaro Herrera, en Energía, Juan Fuentes, en Transporte, Matías Villalobos, en Trabajo, e Ivón Guerra, en la cartera de la Mujer.

Era un día lunes el 12 de marzo de 2018, y Lucía Pinto llegaba como intendenta acompañada de los gobernadores, Daniela Norambuena, en Elqui, Rodolfo Zúñiga, en Choapa, y Darío Molina, en Limarí. Ninguno en las actuales delegaciones.

Una semana después asumirían los 18 secretarios regionales ministeriales (seremis). Las primeras bajas a poco andar fueron en Salud, Matías Letelier, y en Minería, Emilio Lazo, aunque este último logró subsanar los cuestionamientos y volvió al cargo. Algunos dejaron de contar con la confianza del Presidente y otros asumieron otros cargos, como Ignacio Pinto, actual delegado, Pablo Herman, quien estuvo en el MOP, o Alejandra Valdovinos, quien era seremi de Justicia y optó a un cargo popular, sin lograrlo.
Hernán Pizarro, seremi de la Vivienda, falleció en enero del 2021.

Llegan al final del gobierno este viernes, Rodrigo Órdenes, en Agricultura, Álvaro Herrera, en Energía, Juan Fuentes en Transporte, Matías Villalobos, en Trabajo, e Ivón Guerra en la cartera de la Mujer.

Ivón Guerra, periodista, evalua de forma positiva su labor, «si bien nos tocó gobernar en tiempos bastante complejos, con un estallido y después una pandemia, nunca dejamos de trabajar ni estuvimos con licencia para evitar estar en contacto en los tiempos más complejos».

Una vez que entregue el cargo, lo principal es descansar lo que queda de marzo, y a partir de abril «me voy dedicar a estar más tiempo con mi marido (Carlos Araya, alcalde de Punitaqui) y mi desafió es tener un mayor trabajo en esa comuna».

Álvaro Herrera, ingeniero comercial, 35, llegó desde el mundo privado, dice que se va con un sentimiento de satisfacción de haber cumplido, «desde trabajar con un equipo muy reducido en la cantidad de funcionarios, pero con la convicción de que se hicieron cosas importantes y sobre todo siempre se puso en el centro de la gestión a las personas».

Después del viernes, «tengo que dedicar tiempo a las cosas importantes de la vida, como lo es la familia, y también no voy a dejar de lado el sector público, porque es una de las cosas que me llena el alma».

Rodrigo Órdenes, agrónomo, casi toda su vida profesional la ha dedicado al ámbito público. «Siempre quedan cosas pendientes… trabajamos con dirigentes agropecuarios, agricultores o el sector pisquero, los regantes para ver de qué manera podíamos ayudar… Una vez terminado el gobierno, «voy a compartir un tiempo con mi familia».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre