Agrupación Juan XXIII se adjudica haber intervenido placa en la Catedral

0
188

Señalaron que esta actividad fue otra intervención urbana, cuyo propósito es hacer lo que el obispo de La Serena, René Rebolledo, «no ha hecho en todo este tiempo, que es borrar el nombre del religioso»
Desde que la Agrupación Juan XXIII comenzó con su labor de sacar el nombre de Francisco José Cox de la placa que se encuentra a la entrada de la Catedral, que no ha cesado en su cometido.

Primero juntaron firmas, de autoridades y gente ligada al mundo artístico, en una carta que posteriormente fue enviada al Vaticano. Luego, en una intervención urbana, como ellos lo denominaron, pegaron carteles con la cara de Cox por varios lugares del centro de la ciudad, con la frase «Justicia para las víctimas». Y ahora, quizás en una maniobra aún más arriesgada, pegaron una cinta adhesiva con las escritura de pedófilo al lado de su nombre.
«Hemos denominado esta actividad como una intervención urbana ciudadana de la Agrupación Juan XXIII de La Serena, cuyo propósito es hacer lo que el obispo René Rebolledo no ha hecho en todo este tiempo, que es borrar el nombre del pedófilo Cox de la placa que se encuentra a la entrada de la Catedral de La Serena», dijo Felipe Barraza, vocero de la agrupación.

Advierte que «la placa en sí está intacta y uno puede verla, como todos los días. Sin embargo, nosotros hicimos una intervención colocándole el adhesivo correspondiente, primero borrando el nombre del pedófilo, que es nuestro propósito y la solicitud al obispo René Rebolledo, mientras que la segunda fue marcando el nombre, ya que si no quieren borrar el nombre de Francisco José Cox, que lo marquen con el adjetivo que se merece, en este caso el de pedófilo. Y Cox, recordemos que está prófugo de la justicia, escondido en Alemania, en un convento, sin saber nada de él. Dicen que está postrado y que poco y nada sabe de Chile, pero mientras no lo veamos no podemos saber si es verdad. Es más. Creemos que debe responder por los crímenes y abusos que cometió contra niños y adolescentes en La Serena cuando era arzobispo, así que nuestra intervención es recordarle a quienes nos apoyaron, a aquellos que firmaron y que enviamos la carta al Vaticano, que nuestra agrupación sigue pendiente del caso y presente para seguir pidiendo verdad, justicia y reparación».

Desde la agrupación, quienes han acompañado a las víctimas de Cox en todos sus trámites con la justicia, reconocieron que «nosotros lo que hacemos es recordarle a la ciudadanía, al serenense, que acá existe una red de encubrimiento que sigue estando activa, que hoy se puede ver a través de la prensa nacional, de que son los mismos curas los que no se presentan a declarar, que hacen todas las maniobras posibles para esconderse y tratar de alargar este proceso, porque no quieren caer como han caído los pedófilos o aquellos que ya han sido condenados.

Vemos a un Ricardo Ezzati que hoy se escuda a través de una enfermedad que no sabemos si es real y ha evitado en un par de ocasiones el poder ir a declarar a la justicia».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre