Cadena solidaria para buscar a Churro, perro guía de una joven enferma

0
26

Se perdió el domingo en el sector de Las Compañías y para la familia es fundamental que aparezca, ya que en este tiempo se ha convertido en una especie de cura para la enfermedad de la niña

Continúa la búsqueda del «Churro», un Yorkshire de un año que desapareció este domingo por la mañana desde el interior de un domicilio de calle Río Zancarrón, en Las Compañías Bajas.
Lo peor, dice Karina, madre de Antonia (15), quien sufre de una enfermedad degenerativa, una artritis idiopática juvenil, por lo que el «Churro» se ha convertido en su fiel compañero, sacándola adelante cuando ha estado muy decaída debido a su enfermedad, que durante todos estos días las llamadas lamentablemente han sido sólo falsa alarmas.
Por ejemplo, cuenta que ayer en la noche le avisaron que su perrito estaba en unos departamentos en El Brillador, en Las Compañías, y que salieron felices a buscarlo. Incluso, Antonia preparó la tina para esperarlo con un baño caliente, tras días perdido, pero lamentablemente no era.
«Y así ha pasado estos últimos días, más aún con la noticia que salió en el diario y también en las redes sociales», cuenta Karina, que de todas maneras no pierde la esperanza de que encontrarán al «Churro», que se ha convertido no sólo en el compañero de Antonia, sino que también en una especie de cura para la enfermedad.
«De hecho, hoy (ayer) por la mañana partimos temprano buscándolo por todo el sector de Pinamar, hasta la orilla del río y también por todo el sector de Islón, pero no tuvimos ninguna novedad. Ojalá que en estos días tengamos alguna noticia positiva y en eso estamos esperanzados, puesto que hemos caminado tanto durante toda la semana, que ya no tenemos fuerzas».
Es más. Asegura Karina que tienen la fotografía del «Churro» en Facebook «y en todos lados está la nota que salió en el diario La Región, pero aún no aparece. Por eso queremos hacer un llamado a todas las personas de que si alguien lo ve en la calle, si es que está, que lo llamen, ya que es muy dócil y debe andar asustado».
Pasan los días y la más triste con la noticia es Antonia, que debido a su enfermedad se ha aferrado mucho al «Churro», que es como su perro guía, su compañero fiel, como avisa su madre.
«Por las noches la Antonia llora y dice que no sabe qué hará sin su ‘Churro’, que tanto la ha ayudado, así que estamos esperando que aparezca. Le digo que hay que tener paciencia, también fe, y que hay que esperar que a alguien se le ablande el corazón y que si lo tiene, que por favor lo entregue. Nosotros vamos a todos los lados donde nos dicen que puede estar. Y a la hora que sea. Anoche (miércoles) mi marido estuvo hasta pasadas las 12 de la noche con mi hijo buscándolo y nada. Si nos llaman varias horas en el día diciendo que está por ahí, y partimos. Que está cerca del Unimarc y allá vamos…que está en otro lado, y partimos nuevamente… Y así nos hemos llevado toda esta semana. Estamos unas dos o tres horas en la calle buscando, luego vamos a la casa a comer algo y nuevamente salimos a buscarlo».
Sin embargo, sostiene Karina, «queremos darle las gracias a todos aquellos que nos han ayudado a buscar al ‘Churro’, que ha sido mucha la gente que se ha unido a esta causa para encontrarlo».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre