Comercio ilegal, el gran punto negro en la Pampilla

0
10

52Es un tema complejo. De nada sirve que la municipalidad disponga de 200 guardias, una docena de inspectores, contar con ayuda de más de cien carabineros y otros tantos detectives… El comercio ambulante ilegal, sin permiso municipal, es un plaga. Sacan a diez, llegan cien.

Ayer quedó todo más claro cuando a media tarde tuvo que ingresar una ambulancia. Comercio instalado en pasajes que tienen letreros que prohíben la actividad, otros tantos en carros y hasta con cocina ambulante llegan y se ubican donde mejor les parece, sin permiso ni autorización alguna. La Jefa de Seguridad, Wilma Sánchez, reconoce que son «organizaciones» difíciles de controlar. «Generalmente son muy agresivos», afirma. De no ser por su experiencia y el equipo de apoyo, esto andaría peor.

Hay una extensa zona de comercio instalado, aunque mezclados, pero que respetan las zonas asignadas. Estos otros se tomaron la calle pavimentada que es parte del óvalo. Otros están a la entrada al recinto. Venden lentes, ropas, cuadros, trompos, almohadas, carpas, herramientas entre otras cosas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre