Como cada diciembre, habrá una lluvia de meteoros «Gemínidas», que parecen emerger de las estrellas fugaces

0
39

ACTUALIDAD 10El mayor apogeo este año será alrededor de las 02:45 horas de la madrugada de este sábado en que pueden registrarse hasta 120 meteoros por hora, aunque la lluvia comenzará cerca de la medianoche del día viernes; fenómeno astronómico que podrá ser visto en todo el planeta. En nuestro país podrá ser observado en dirección este, o sea, hacia la cordillera. Se calcula que el evento durará hasta unas 36 horas, es decir, hasta la madrugada del domingo.

Esta lluvia de meteoros (polvo o partículas espaciales) corresponde a los restos del cometa-asteroide 3200 Phaethon, descubierto en 1983 por Simon F. Green y John K. Davies. Este asteroide-cometa en realidad es un cuerpo híbrido ya que es un cometa rocoso (no gaseoso como debe ser) o también podría decirse que es un asteroide con cola ya que es una mezcla de roca y hielo. Esta misma condición de cuerpo celeste híbrido, algo raro en astronomía, es lo que lo hace interesante para los científicos quienes estarán observando y estudiado la caída de sus restos a la Tierra este fin de semana.

Podrá ser apreciada a simple vista, sin necesidad de instrumentos, en dirección al este y en un lugar oscuro en que no afecte la luminosidad urbana. Como punto de referencia, se puede ubicar a las conocidas estrellas «tres marías», de la constelación de Orión, aledaña a la constelación de Gemini.

Este cometa es de periodo corto puesto que su periodo de revolución alrededor del Sol es de apenas 1,4 años, comparado con otros cometas que tienen periodos mucho más largos (75 años el cometa Halley, por ejemplo). Pertenece a los asteroides «Eduardo».

Los asteroides Eduardo son los asteroi-des con una órbita cuyo semieje mayor sea mayor que el de la Tierra (1 UA) y cuyo perihelio sea menor que el afelio de la Tierra (1,017 UA). Este grupo de asteroides lleva el nombre del asteroide 1862-Apolo y es uno de los tres grupos de asteroides que están  cercanos a la Tierra.

Los asteroides Apolo sólo podrían dejar de cruzar la órbita de la Tierra si, aparte de cumplir lo anterior, su perihelio fuese mayor que el de la Tierra (0,983 UA), los perihelios del asteroide y de la Tierra estuviesen casi alineados con el Sol, y la excentricidad del asteroide fuese muy similar a la de la Tierra. El margen para que se dé esto es mínimo y en la práctica no ocurre; es decir, todos los asteroides Apolo cruzan la órbita de la Tierra.

Hasta hoy se han catalogado unos 240 asteroides Apolo, pero se estima que hay unos 2.000 con diámetros cercanos a 1 kilómetro y unos 70 millones con tamaños similares a una casa. Her-mes e Ícaro son ejemplos de asteroides Apolo.

De los asteroides Apolo conocidos el más grande es Sísifo, con un diámetro de alrededor de 10 km, aproximadamente el mismo tamaño que tenía el objeto cuyo impacto creó el cráter de Chicxulub, que se piensa fue el causante de la extinción de los dinosau-rios. Otro de los asteroides tipo Apolo más grande es Geographos, que posee una extensión de 5,1 kilómetros de largo por 1,8 de ancho.

En los últimos años se han detectado asteroides que se acercan peligrosamente a la Tierra. Un acercamiento peligroso es aquel en el cual, el asteroide y la Tierra se encuentran a una distancia igual o menor a un millón de kilómetros (para ilustrar, la distancia promedio entre la Tierra y la Luna es de 384.400 kilómetros).

Hasta el momento se han descubierto 6 asteroides del tipo NEO y tres de ellos (1994 XM1, 1993 KA2 y 1994 ES1) pasan entre los 100.000 y 200.000 kms (dentro de la órbita de la Luna).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre