Con pancartas, madre y abuela claman por la inocencia de sus hijos

0
10

13Todo ocurrió en el año 2016, el 30 de diciembre. Bastián Vega (19) y Maximiliano Barrera (20) fueron detenidos, con horas de diferencia, en Caleta Hornos y Las Compañías, respectivamente. Ambos fueron acusados de robo con violencia a un domicilio y hoy están en prisión preventiva en la cárcel de Huchalalume. Desde ese momento es que Sandra, la madre de Maximiliano, y la abuela de Bastián, Mercedes, han hecho lo imposible para aclarar lo sucedido.
Ambas mujeres han realizado extensas caminatas demandando justicia. A veces recorriendo los juzgados y hablando con cuanto abogado para que tome el caso. También en los medios de prensa. Sólo piden que las escuchen.
Con la voz quebrantada, Sandra cuenta que «primero nos dijeron que la investigación duraría un mes, luego que tardaría tres meses, pero mi hijo ya lleva preso 1 año y cinco meses y todavía no ha pasado nada, pese a que ambos son inocentes, porque las pruebas así lo demuestran».
Mercedes, a su lado, que con pancartas en mano –y algunos familiares- se alista para salir a reclamar justicia por las calles de La Serena, como ya lo ha hecho en otras oportunidades, sostiene que «a los dos los fueron a buscar por una riña, pero en la audiencia nos enteramos que era por el robo a una casa en Caleta Hornos, cuando nunca estuvieron en ese lugar. No sé por qué están haciendo tanto daño».
Con su rostro compungido, comenta que «ambos tienen distintos abogados, pero no tenemos respuesta aún para saber qué pasará. La semana pasada había audiencia, pero al final se suspendió, entonces siempre sucede algo. Ahora dieron fecha para la próxima semana, así que esperamos que así suceda».
Sandra La Paz sostiene que en la próxima audiencia le presentará a la abogada los antecedentes con la última prueba, «donde dice que el arma periciada, la que supuestamente se la habían quitado a mi hijo el día del asalto, contiene huellas que no son de él, sino que de otra persona. También tenemos pruebas con un documento diciendo que las ‘huellas genéticas de Maximiliano y Bastián no guardan relación con las muestras tomadas desde las especies periciadas’. Entonces si los documentos dicen esto, por qué siguen detenidos. Eso es lo que no entendemos».
El cansancio en su rostro y la pena de ver a su nieto en prisión, «cada vez más flaco», contrasta con el renovado espíritu de seguir en la búsqueda de justicia, sobre todo cuando está convencida que es inocente.
«Queremos que se haga justicia. Vamos a seguir hasta el último», dice Mercedes y Sandra reafirma: «Ya no doy más, pero vamos a seguir hasta el final. Falleció mi papá por este caso, el mismo día que tomaron detenido a mi hijo, tras la impresión de verlo detenido. Mi padre, Luis La Paz, era dirigente en la caleta y una persona muy querida».
En declaraciones a este medio, la abogada y defensora pública, Tatiana Barrientos, dijo en relación a Maximiliano que «se encuentra en prisión preventiva por ser considerado un peligro para la sociedad, según estimó el juez, por la naturaleza del delito. Por ser una pena grave, de 5 años y un día para arriba, además del robo con violencia fue formalizado por el porte de arma de fuego, que sería el arma que supuestamente ocupó mi representado».
Otra diligencia que pidió la defensa fue que se pidió el celular del imputado y una triangulación de llamadas, «porque justo el día de los hechos, un poco antes de la ocurrencia y hasta media hora después, mi representado estaba conversando con otra persona y con la triangulación podría situarlo en el sector de Las Compañías, que queda distante de Caleta Hornos, donde ocurrió el delito» detalló.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre