De entre 247 soldados también juró a la bandera una oficial de reserva

0
711

En el estadio La Portada, la Unidad de Formación tomó colocación frente a la tribuna de honor, para posteriormente dar inicio a la ceremonia de juramento de 247 soldados, entre oficiales, clases, soldados de tropa profesional, conscriptos y reservistas.

137 años han pasado desde la Batalla de La Concepción, en la sierra peruana, uno de los combates más heroícos del Ejército chileno en la denominada Guerra del Pacífico. Es en esta fecha donde los soldados conscriptos juran lealtad a la bandera chilena, para servir a la patria y entregar la vida en caso de ser necesario.

En la ceremonia juraron lealtad y compromiso con el país un total de 5 oficiales, un clase, 4 soldados de tropa profesional y 237 soldados conscriptos, quienes desde este martes se encuentran al pleno servicio del país.

De todos los soldados que juraron lealtad al país, Catalina Cordero Durán, de 38 años, quien es psicóloga de profesión y además es alférez reserva del Ejército de Chile, entró a la historia como la única mujer que realizó el juramento a la Bandera durante este año en el Regimiento N°21 Coquimbo.

La alférez siempre tuvo un interés por ingresar al Ejército, tenía claro que eso se debe hacer durante la adolescencia, pero no tuvo la oportunidad. «Entré a la universidad y me titulé como psicóloga, y posteriormente, en el año 2017, tengo conocimiento que existe la reserva del Ejército, donde cualquier ciudadano con o sin valer militar puede ingresar, y en el caso de los que tengan un título universitario puede optar a hacer cursos para en un futuro ser oficial de la reserva de nuestro glorioso Ejército de Chile», relató.

Cuando cumplió los 35 años tomó la decisión de ingresar a las filas del Ejército.
Consultada por la sensación de ser la única mujer en realizar el juramento a la Bandera, enfatizó en que «no existen diferencias en cuanto a ser mujer u hombre, recibimos la misma instrucción, los mismos conocimientos, y además es algo muy positivo que las mujeres de incorporen en estas áreas, porque anteriormente estaban definidos los roles y en qué podíamos participar, y en este sentido destaco que se entregue la misma oportunidad a hombres y mujeres para que puedan desarrollar su pasión».

Su pasión, no es otra sino que el amor a la patria, lo que la motivó a incorporarse a la reserva del Regimiento N° 21 Coquimbo.

La oficial de reserva del Ejército aprovechó de enviar un mensaje a las demás mujeres, «si tienen interés en ingresar, pueden hacerlo y postular a las diferentes escuelas de nuestro Ejército o cualquier otra rama de las fuerzas armadas, pero también está la oportunidad para quienes no ingresan a las escuelas, ser aparte de la reserva, lo que se requiere es amor a la patria, tener suficiente tolerancia».

«Lo más importante que podría enviar como mensaje a las mujeres es que uno tiene que luchar por los ideales y por lo que quiere, no hay ninguna barrera, muchas veces uno se las autoimpone psicológicamente, que es mi otra área en donde me desempeño», puntualizó.
Y destacó que «no hay limitantes, uno tiene que lograr ser tenaz y paciente para poder concretar los objetivos de vida».

Cordero explicó que para ser reservista, cualquier ciudadano chileno que tenga amor por la patria e interés de incorporarse pero que no está con valer militar ni conocimientos previos, «por lo general es cualquier persona que trabaje y tenga la disponibilidad para ir los día sábados a entrenar, aprender y adquirir conocimientos, y la retribución es solamente sentir felicidad de estar en el Ejército, porque es una labor netamente voluntaria que no tiene remuneración, pero quienes amamos a nuestro país lo hacemos con mucho orgullo», terminó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre