Desastroso estado del Cementerio Parroquial deriva en sumario sanitario

0
12

9Según su nieta Katherine Urrutia Plaza, su abuelita pidió en vida que la enterraran en tierra junto a sus familiares. Cumpliendo el deseo de ella, sus cercanos efectuaron los trámites correspondientes y al llegar al lugar se encontraron con una excavación casi superficial donde dejaron el ataúd y los restos de sus seres queridos en bolsas de basura negra que estaban enterrados en ese lugar. Como la medida no era la adecuada, al tapar quedó como una especie de lomo de toro con los restos a la vista.

Según comenta Katherine, al día siguiente se acercaron a la Parroquia donde les pidieron las disculpas porque el hoyo no tenía la profundidad necesaria, indicando que el terreno estaba duro y que no se pudo profundizar más.

«Se entregó una solución de prestarnos un nicho por seis meses, nos citaron durante la semana, donde se nos ocurrió llegar antes y cuando ingresamos al cementerio, mi abuela estaba tirada en el suelo con un nylon encima y los restos por otro lado y el cementerio estaba lleno de animales. El nicho que nos prestaron no correspondía a las dimensiones del cajón, por lo que nuevamente quedó casi afuera y nuevamente no cabían los restos de nuestros familiares. Se hizo llamar a la encargada del recinto y nuevamente nos dieron otro nicho, al cual los mismos familiares debieron trasladarla sin las condiciones sanitarias ya que mi abuela la habían sepultado el lunes y ya estábamos a mitad de semana».

La nieta de la persona que se requería sepultar señaló que fue una falta de respeto para la familia, «por el dolor que sentimos al verla sola con la música a todo volumen  al interior del recinto y los restos por otro lado incluso a la vista. Estas situaciones han pasado anteriormente y queremos que esto se haga público y que a otras familias no les ocurra los que nos sucedió a nosotros», señaló a medios comunales ese mes.

La familia interpuso una denuncia en la Seremi de Salud, institución que realizó una visita al cementerio, encontrándose con varias irregularidades como animales al interior (perros), basura acumulada en el piso, ataúdes a la vista en nichos sin tapa, según consta en el informe y oficio N° 1841 con fecha de 14 de mayo de 2014.

El sacerdote Eduardo Huerta asistió a comparecer para entregar sus descargos, pero en definitiva la entidad fiscalizadora le notificó de una multa de 5 Unidades Tributarias Mensuales que equivalen a $209.000 que deberá pagar.

En el informe se logró determinar que la medida de los nichos era la correcta y no se logró determinar el sitio en tierra, porque ya había pasado la fecha del entierro y sólo se contaba con fotografías.

 Diversos son los reclamos que mantiene este camposanto por parte de la comunidad que no descarta interponer más denuncias, pues el ala norte del recinto se encuentra en demolición y no existe ningún cerco de seguridad, por lo que es un verdadero peligro para niños o vecinos. Además hasta hace unas semanas había acumulación de ataúdes, escombros y basuras.

El cementerio de Andacollo ya estaría colapsado en el espacio, por lo que se habría iniciado el retiro de féretros más antiguos, aplicando reducciones según muestran las fotografías.

El Párroco de Andacollo, Eduardo Huerta, al ser consultado sobre esta materia no quiso referirse, señalando que «él sabría defenderse de las acusaciones».

El  Decreto Supremo 357 en su artículo 35 señala que las sepulturas en tierra son las que permiten la inhumación de uno o más cadáveres en terrenos especialmente destinados a este objeto, dentro de un cementerio. Tendrán dos metros veinte centímetros de largo por noventa centímetros de ancho, cuando son destinados a adultos y un metro cuarenta y tres centímetros por setenta centímetros cuando son destinados a niños menores de 10 años. En ambos casos la profundidad de la fosa será de un metro treinta. Estas sepulturas podrán ser temporales de corto plazo o perpetuas y estarán sometidas en todo al régimen de sepulturas-nichos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre