Empresa lleva casi dos años esperando autorización para instalar un incinerador

0
16

17En septiembre pasado un trabajador del Servicio de Salud Coquimbo resultó con quemaduras de consideración tras una quema «al aire libre» de drogas decomisadas, situación que desnudó los peligros que deben enfrentar quienes están a cargo de estas diligencias y también la no existencia de un incinerador disponible para realizar estas operaciones con todas las medidas de seguridad necesarias.

Al respecto, en la edición del 1 de diciembre del Diario La Región, el subdirector de gestión asistencial del mismo servicio, Christian Vargas, manifestó que «nos hemos dado el plazo de unos dos a tres meses para tener un proyecto concreto para acceder a un sistema más seguro con menores riesgos», además, de agregar que el proyecto de adquisición de esta herramienta podría ser presentado a fines de este año.
Sin embargo, hay una empresa regional que desde hace un par de años viene proponiendo una solución a esta temática, Servicios Quillay. Y que en palabras de su gerente comercial, Nicole Llewellyn, después de este tiempo aún no ha recibido la autorización de parte de este organismo, a pesar de ya contar con la aprobación del Servicio de Impacto Ambiental y la Dirección de Obras Municipales (DOM) de La Serena.
«A mí me llamó mucho la atención ver un reportaje en el diario, en donde dice que la gente se está quemando debido a que están teniendo que darle ‘destino final’ a estos residuos ilícitamente en quizás donde… pudiendo tener en la región tener un incinerador», afirmó.
Nicole contó ellos como empresa decidieron adquirir este incinerador al ver cómo en la región no había quién se hiciera cargo del tema, ya que la única entidad que realiza algo similar solo lo hace «con elementos cortopunzantes». Por lo tanto, piezas como pilas o ampolletas deben ser enviadas a Santiago para su destrucción o ser eliminadas «al aire libre», con los consiguientes peligros que esta situación implica. «Hay un montón de residuos a los que hoy en día las empresas regionales necesitan darles ‘destino final’ en alguna parte y entonces se nos ocurrió la idea de comprar un incinerador para darle ‘destino final’ acá y no tener que estar mandando todo a la Región Metropolitana», manifestó.
Agregó que su proyecto de eliminación de residuos se encuentra ya aprobado por el Servicio de Impacto Ambiental y la DOM de la capital regional, sin embargo, el organismo que debe dar la resolución definitiva para su instalación, el Servicio de Salud Coquimbo, aún no lo ha hecho a pesar de que lleva casi dos años tramitando este documento denominado: «Resolución Sanitaria para Incinerador de Residuos».
De hecho, destacó Llewellyn que lleva invertido más de 150 millones de pesos en la mantención del incinerador, a pesar de que éste aún no está en funcionamiento.
«Llama la atención que en nuestra región, las personas que están hoy en día aprobando proyectos tan importantes para la comuna como éste le pongan trabas. Me parece insólito», aseguró.
Por último, Llewellyn aseveró que «no sé qué pasará con este permiso. Yo este tema lo he conversado con gente del mismo rubro, que ha sacado estos papeles en Santiago y allá es mucho más expedito. O sea, conocen más acerca de este ámbito. Además, de que el Servicio de Salud nunca ha tramitado un permiso como éste…para ellos es algo nuevo. Yo creo que les quedó grande, si no no entiendo la razón de por qué se han demorado tanto».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre