En el 2016 entraría en operación modernización del puerto de Coquimbo

0
12

3El Comité de Proveedores de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) La Serena se ha propuesto conocer los avances de los principales proyectos de infraestructura que posee la región, de manera de contribuir al desarrollo sostenido de la zona y saber -de primera fuente- los plazos que se han estimado para los próximos años. De allí que este viernes hubo una reunión clave en dependencias de la sede regional del gremio al recibir la visita de representantes del Terminal Puerto Coquimbo (TPC), entidad que obtuvo la concesión del recinto por veinte años.

La exposición estuvo a cargo de Esteban Ávila, jefe del Área de Negocios, quien se hizo acompañar por Francisca Acosta, ingeniero de Proyectos. Ambos ejecutivos de TPC enfatizaron en el rol que están cumpliendo en la comuna y el plan de acción que han desarrollado desde que en diciembre de 2011 se adjudicaron la licitación que hizo del Estado por la terminal porteña y por la que el Grupo Ultramar –controlador de la empresa- pagó US$90 millones.

Dentro de los tiempos que maneja el recinto portuario, se espera que durante el 2015 se concreten las obras físicas que incluyen una bodega con tecnología de última generación, nuevas áreas de trabajo, una correa transportadora, un tercer sitio de atraque y un dragado de 12,5 metros. «Esperamos en el año 2016 inaugurar las nuevas dependencias, lo que implicará optimizar nuestras operaciones y responder a la demanda existente de transporte marítimo de frutas, minerales e implementos eólicos», aseguró Ávila.

Rodrigo Olivares, presidente del Comité de Proveedores de CChC La Serena, valoró el proyecto de TPC y la sustentabilidad que estima para su entorno, asimismo llamó a considerar la participación de empresas locales en las futuras faenas. «Existen muchas empresas locales con amplia trayectoria y con profesionales de primer nivel que pueden responder a las necesidades de obra, por ello planteamos esa posibilidad a la gente de TPC», aseveró Olivares.

Ante ello, el puerto respondió que existen obras básicas que se han generado a través de mano de obra local. «Cuando se inicien las faenas esperamos generar 400 puestos de trabajo», indicó Esteban Ávila.

 

SALTO CUANTITATIVO

El cambio que experimentará la terminal portuaria de Coquimbo implicará un salto cuantitativo en sus operaciones, ya que entre 2000 y 2011 se movilizaban 280 mil toneladas, lo que implicó la recalada de 100 buques; en tanto entre 2012 y 2013 hubo 150 naves que transfirieron 770 mil toneladas. Sin embargo entre 2015 y 2020 se espera doblar esa cifra a 1.400.000 toneladas, permitiendo el arribo de 200 buques. «Esto claramente representa más trabajo para la comuna y la zona», agregó el ejecutivo de TPC, Esteban Ávila.

Este tipo de obras están dadas como ideas base de la licitación que obtuvo Terminal Puerto Coquimbo y que reducirán los tiempos de espera de atención de buques en una relación de 1 a 7, es decir, en vez que una nave demore siete días, sólo deberá aguardar uno.

En cuanto a los cruceros, desde la concesionaria del puerto establecieron que el transporte marítimo de pasajeros tiene la prioridad, pues representa un importante impacto económico y comercial para la ciudad.

El desafío más próximo es dar cabida a la exportación de mineral del proyecto Caserones, ubicado en la Región de Atacama y que confirmó la transferencia de sus commodities a través de Coquimbo. Para ello resulta clave un calado de mayor profundidad, pasando de los 9,3 metros que poseen los actuales sitios 1 y 2 a 12,5 metros que tendrá el futuro espacio de atraque, lo que permitirá albergar a buques con capacidad de transporte de 60 mil toneladas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre