Enrique Labarca Cortés: Fiscal Regional trabaja en la línea de obtener respuesta más rápida a los procedimientos

0
15

actualidad_2Abogado de la Universidad Católica de Valparaíso y desde el 2008 en el cargo, el Fiscal Regional de Coquimbo, Enrique Labarca Lazo, se mantiene alerta de los procedimientos que movilizan a la zona, en especial la banda delictual de los cajeros automáticos y los crímenes ocurridos en Matancilla y al interior del motel Rangui Mohana en pleno centro de La Serena.

Con especializaciones en la Universidad de Chile y Estados Unidos, el profesional se reunió esta semana con Carabineros y Fiscales Jefes de distintas comunas de la región para coordinar procedimientos y mejorar las investigaciones, medidas que por diversas razones no se dieron durante verano.  «Durante enero y febrero apagamos incendios», comentó a LA REGIÓN.

Durante esta semana se reunió con Carabineros ¿a qué se debe?

«Son reuniones de coordinación que hacemos para mejorar procedimientos, contenido de los partes e investigaciones. La idea es instruir al personal de cuáles son las reglas del proceso penal, para no perder pruebas, además de temas de violencia intrafamiliar, que conozcan las facultades que tienen, de cómo tienen que proteger a las víctimas, o en qué situaciones pueden detener. En general son temas de coordinación que lo hacemos una vez al mes».

¿Alguna relación con el cambio de jefes de unidad en Carabineros?

«Es habitual, uno capacita al personal, están un año y los cambian. Hay  que adecuar la actuación a los parámetros que fijan los tribunales, para no perder pruebas, casos o asegurar que el procedimiento termine en un condenado y no en un detenido».

A partir de esto ¿existen falencias en los procedimientos?

«El juicio de nosotros a un detenido no es la respuesta al conflicto, la detención para nosotros es una medida temporal, y la verdad es que uno como fiscal lo que mira es la posibilidad de condenar a alguien cuando tienen elementos de prueba».

¿Cómo se dieron las tareas de coordinación durante el verano?

«La verdad es que durante enero y febrero la política de Carabineros y nosotros es apagar incendios. En diciembre, enero y febrero, recibimos un millón y medio de personas por las vacaciones, lo que implica un aumento de 40% de causas en todas las fiscalías. La verdad es que es tanta la urgencia de actuar rápido ante situaciones de fragancia que en enero y febrero ni siquiera medimos los indicadores de gestión de la fiscalía».

¿Cuáles serán entonces las tareas durante el año?

«Generar respuesta rápida a los procedimientos policiales, por lo que entre marzo y diciembre tenemos estas reuniones de coordinación para ir ajustando problemas que uno ve en la información que nos llegan en los partes policiales, donde no se individualiza el imputado o la víctima nos dice que hay testigos y el parte policial dice que no hay testigos. Nos repercute esto en las audiencias».

¿Qué realmente ocurrió en el crimen de Matancilla?

«Fue una investigación tremendamente difícil, la coartada que tenía el imputado es que no estaba en la casa. Se hizo una investigación estilo CSI, nos fuimos por el lado de encontrar evidencia biológica y en la revisión encontramos sangre en el chaleco del imputado. Hubo que hacer informes periciales para acreditar que los hijos del hombre estaban manipulados, el delito es gravísimo y dejarlo en una situación de impunidad era impresentable».

¿Cómo desarticulan estos homicidios?

«En general, a nosotros en los homicidios siempre nos va bien, es un delito en que la gente coopera a diferencia de los robos. Eso significa esclarecer delitos de esa naturaleza en un 98% y solo un 2 ó 3% queda en situaciones de incertidumbre como sucedieron los hechos».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre