«Esto es un desastre y una catástrofe para el ganado caprino»

0
64

Celinda Portilla Jeraldo, presidenta de la Asociación de Crianceros de la Comuna de Vicuña, sostuvo a este medio que la situación causada por la sequía en el ganado caprino es insostenible y la calificó de «un desastre y una catástrofe». Reclamó la nula ayuda del Gobierno hasta el momento, dice que los crianceros necesitan en forma urgente forraje para sus animales y alimentos no perecibles para alimentar a sus familias.

Celinda Portilla señaló que «Los choros del canasto ya se salieron todos, porque parece que la Gobernación y la Seremía de Agricultura son sordos, ciegos y mudos».

Explica que desde el mes de mayo «empecé a decir que se nos venía la sequía y el Seremi de Agricultura dijo que iba a llover. Yo le dije que esperara la lluvia sentado a ver si llovía. Y hasta la fecha no ha llovido nada. No sé que están esperando las autoridades, ¿Qué quedemos sin animales? Si siquiera nos ayudaran con cinco fardos de pasto, pero que sea luego, y no en septiembre u octubre. Los cabritos chicos se mueren junto con sus madres.

Que las autoridades vengan a ver los animales muertos en los cerros. Acá no se ve eso porque no tenemos la televisión encima. He mandado varias veces las listas de los crianceros afectados y nos rechazan de nuevo; y ahora salen con que hay que mandar unas fichas para ver cuántas se han muerto. A mí no me sirven esas fichas, porque cualquiera puede inscribirse como criancero y decir que se le murieron veinte cabras. No sé hasta cuándo esperan las autoridades. Este año no hemos tenido siquiera para tomar medio litro de leche».

La dirigenta manifestó que existen muchos casos en que en las cabras murieron con sus crías porque no tenían leche para alimentarlos: «Creo que van como mil animales muertos, porque cada criancero ha sufrido pérdidas. A algunos se les han muerto cincuenta, a otros sesenta y a otros ochenta. En la Villa Marquesa, una criancera dijo que ya lleva cerca de cien animales muertos. Hay familias que están quedando sin cabras. Esto es mucho, porque existen alrededor de seis mil cabezas de ganado entre 215 crianceros inscritos en la Asocación. Ahora están los crianceros todos esparramados, porque unos se fueron a Vallenar en busca de pasto y otros se fueron a Samo Alto. Incluso algunos han tenido que regalar las nuevas crías para no matarlas o que se mueran de hambre. Si llega a haber cabritos para vender para Fiestas Patrias, van a estar muy caros; igual que los quesos.

Esto es un desastre; es como una zona de catástrofe. Hay muchos crianceros que durante toda su vida han trabajado con el ganadro caprino y ahora están llorando de pena por la mortandad de animales».

Agregó que ha solicitado a las autoridades ayuda en alimentos para la subsistencia de los crianceros, pero no ha encontrado respuesta, y por tal motivo se vio en la necesidad de acudir a la Radio Río Elqui, donde se inició una campaña de recolección de alimentos no perecibles durante esta semana para ir en ayuda de los crianceros más necesitados.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre