Grupo que aprende ancestral forma de tejido en Coquimbo celebra el año nuevo mapuche

0
10

7Una fogata, los telares en la mano y mucho entusiasmo. Así fue la reunión que compartió el grupo de mujeres de los campamentos Camino al mar y Newen Kallfü, de la Parte Alta de Coquimbo.
De esta forma celebraron la ceremonia «We Tripantu» o año nuevo mapuche.
La actividad se enmarcó dentro del taller de telar mapuche que realiza la comunidad y que es impartido por una educadora del mismo campamento e impulsada por la fundación Techo – Chile, dentro de sus talleres de aprendizaje popular.
Ruth Becerra profesora del taller, destacó la oportunidad de poder transmitir sus conocimientos sobre la cultura “la idea es aprender sobre el telar mapuche, pero a través de esto entendemos la cosmovisión del pueblo frente a la vida; costumbres, colores, figuras y signos que distingue lo que es el hombre y la mujer en la época que estamos viviendo, todo va relacionado”.
El encuentro también sirvió para hacer una rogativa ancestral, de parte de las asistentes al taller, donde pidieron por su salud, el dinero en sus casas y también su sentida necesidad de salir algún día del lugar en donde ahora viven.
La actividad busca aunar experiencias, entre las participantes, además de aprender una artesanía que es realmente vinculada a nuestros verdadero y puros orígenes.
Marcela Castro, directora regional de la fundación Techo, valoró el desarrollo del taller, “lo que más destacamos es que es un espacio donde hay un compartir conocimiento desde la horizontalidad, relación educadora y estudiante que pueden intercambiar conocimientos, aprender un oficio y uno de los objetivos es que se puedan conocer entre vecinos y generar comunidad”.

El arte y trabajo del tejido a telar es una de las tradiciones culturales más antiguas del pueblo mapuche y una manifestación clara de la importancia de la mujer como transmisora de vida y cultura en esta sociedad.
El origen de la técnica se remonta a un hermoso mito cosmogónico. Lalen Kuze, la araña madre, gran tejedora de la naturaleza, transmitió la habilidad y el arte de tejer a Üllche Domo, la primera mujer, origen del pueblo mapuche y primera transmisora de esta gran sabiduría.
Pero no todo es entretención, las mujeres que participan en el curso, podrán a futuro vender sus trabajos y perfeccionar su técnica.
Actualmente, participan 12 dueñas de casa en este taller, a las que la fundación Techo, le provee de los recursos necesarios para poder adquirir sus materiales básicos.
Los cursos se realizan en la sede de los campamentos.
El semestre pasado la Fundación Techo, realizó un taller en los campamentos Los Changos y Anita Lizana, ambos de Coquimbo, donde las asistentes, aprendieron gastronomía.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre