II Muestra Histórica de Guayacán deleita a turistas y a la comunidad

0
12

guayaCon éxito de asistencia, en el Club Social de calle José Santiago Aldunate del Barrio Inglés de Coquimbo, el historiador  Juan Valdivia Tabilo, está presentado la II Muestra Histórica de Guayacán, que ha deleitado a los turistas y a la comunidad local, que tienen la oportunidad de conocer el desarrollo histórico de Guayacán, como primer puerto exportador de cobre de Chile del siglo XIX.
Valdivia destacó que la muestra está enmarcada en el plan de rescate patrimonial  del pueblo de Guayacán gracias a un acuerdo entre el gobierno y el Banco Interamericano de Desarrollo, que comparten el financiamiento del proyecto, agregando que en esta oportunidad cuenta con nuevos antecedentes históricos  y fotografías que dan cuenta de la rica historia del sector.
«Como novedad hemos traído una fotografía tomada con cámara de cajón, en que podemos apreciar la fundición de Guayacán en su esplendor, allí tenemos las grandes chimeneas de los hornos reverberos que están en los terrenos en que hoy está el Liceo José Tomás de Urmeneta y que llega a los terrenos en que está la Universidad Católica del Norte. Otra novedad son las fotos de principios del siglo XIX en que puede apreciarse el Bosque de La Herradura y la fundición de cobre de Tongoy en que hoy funcionan dependencias de Carabineros».
Otro de los objetos que  llaman la atención de la muestra son herramientas utilizadas en la fundición de cobre, junto a  elementos de mineros como lámparas de aceite de lobo, entre otras «joyitas» recopiladas por Valdivia, durante la labor investigativa que ha desarrollado a lo largo de los años como ladrillos refractarios de hornos de fundición,
«Acá tenemos expuestos ladrillos antiquísimos de arenisca que refracta el calor necesario para fundir el metal como el cobre,  muchos de ellos tienen las marcas  de las fábricas,  y tengo uno que tiene la marca Guayacán que fue uno de los primeros fabricados en nuestra región».
Sobre la tecnología del horno reverbero el expositor dijo que «tenemos que partir en 1846, cuando  el pueblo de Guayacán pasó a ser un establecimiento minero y marítimo, gracias a la gestión del empresario inglés  Robert Allison, hasta que en 1862 es construida una línea férrea hasta el pique de Tamaya y un muelle de embarque que llegaba a la fundición de cobre del empresario José Tomás de Urmeneta, en que  precisamente en esas instalaciones estaban los primeros hornos de reverbero importados por Charles Lambert para producir lingotes de cobre en lingotes, en barras y en ejes que tenían como destino la exportación a Inglaterra, por lo que Lambert pasa a ser el padre de la industria siderúrgica chilena también, por eso lo tenemos en un lugar principal en esta exposición».Valdivia también resalta en la muestra la figura de la guayacanina nacida en 1860  Amalia Errázuriz de Subercaseaux, nieta de José Tomas de Urmeneta,  hija del empresario Maximiano Errázuriz Valdivieso, dueños del fundición de Guayacán y esposa del también empresario minero Ramón Subercaseaux Vicuña.
«La señora Amalia,  fue una mujer de extraordinaria santidad de vida, de gran sensibilidad social, de una gran fe y  de una  gran cultura, que dejó en cada uno de sus hijos una huella imborrable. La Serena pudo apreciar esa marca de familia en el gran Arzobispo que fue don Juan, otro ejemplo, que fue su hermano Pedro, uno de los grandes pintores chilenos, también sus hermanas, sus sobrinos, entre los cuales se destacó el Obispo de Osorno, Monseñor Francisco Valdés Subercaseaux».
El historiador destacó además que la extinta dama fue precursora del feminismo en Chile, además en la década de 1920 junto a su esposo llevaron por mandato de la Iglesia Católica chilena al Vaticano el documento «Concordato de acuerdo», para definir la separación del Estado chileno de la Iglesia, además fue  Embajadora de Chile ante la Santa Sede.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre