«La educación pública bien administrada no debería por qué ser distinta a la educación subvencionada»

0
11

10«Yo soy un convencido de que la educación pública bien administrada no debería por qué ser distinta a la educación subvencionada. Hace treinta años, antes de la municipalización, los colegios públicos tenían estándares de calidad similares a los particulares. Pero desde que se responsabiliza a otros entes a administrarla se ha desvirtuando un poco el foco y el sentido de los mismos. Hoy en día la comunidad observa este fracaso con bajos índices de resultados en la educación superior» que tiene que ver también con los altos  niveles de ausentismo y desmotivación del profesorado, asegura.
Esto, que se traduce en una búsqueda incesante de los padres por cambiar la situación en que actualmente se encuentran sus hijos, ha hecho que muchos de ellos vivan en la constante frustración de no poder contar con opciones reales a la hora de postularlos a otros establecimientos.
En el caso del Sagrados Corazones, que este año solo abrió cupo para prekínder y primero medio, esta situación fue bastante similar, ya que acorde a la disposición de privilegiar a hermanos de alumnos e hijos de funcionarios, más del noventa por ciento de los 90 cupos abiertos para el curso de menores se copó con las postulaciones de los mismos apoderados.
La situación, que deja a la deriva a quienes pretenden conseguir una matrícula, no deja de ser frustrante, según aduce Jenny Morales, apoderada que durante esta semana ha estado buscando un cupo dentro de los colegios de congregación que son los que más demanda han tenido.
«Yo vine al Colegio San Antonio y me dijeron que la postulación ya había terminado y que ya no había cupo a kínder. Mi hijo está en un colegio de lenguaje en Las Compañías y quería ver la posibilidad de ponerlo en uno de acá del centro, pero viendo la realidad van a seguir los mismos niños», sentenció,  lo que echó por tierra sus ganas de contar con una educación de calidad para su hijo.
Algo que  González destacó aduciendo a que «que si yo como apoderado tengo la opción de meterme la mano al bolsillo un poquito y pagar por una buena educación de mi hijo que me asegure una educación integral y la opción de ingresar a la educación superior indudablemente que voy a hacer ese esfuerzo como familia. En los casos en que no se puede, se confía, entonces, que la educación pública tenga un repunte».
«Al terminar este proceso de municipalización y volver a las manos de un Ministerio de Educación fortalecido y una carrera docente que tenga mayores atractivos para el profesorado debieran igualarse las condiciones en la cancha», finalizó.
Otra de las aristas de este hecho es que, considerando el paso de los colegios particulares subvencionados a la gratuidad, existe información confusa que ni los mismos apoderados han podido dilucidar. Según Morales, «ayer una amiga puso en Facebook la lista de los colegios públicos que van a pasar a ser particulares y otro de subvencionados a gratuidad», pero es un tema del que no todos están al tanto y, por ende, no ayuda a elegir con claridad. «Hay confusión entre la gente», destacó.
González, en tanto, recalcó que por su parte «en el mes de marzo nuestra comunidad fue informada sobre nuestra decisión de pasar a la gratuidad. Ahora como nosotros tenemos un co-financiamiento alto nos va a costar llegar. Lo que sí la comunidad debe saber que este proceso no es inmediato para algunos colegios, como el caso nuestro, en donde la espera será más prolongada. Serán unos 15 años los que deberemos esperar».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre