La impresionante caravana del hambre en Venezuela: miles de personas huyen caminando hacia Colombia ante la falta de comida.

0
184

( Infobae.cl ) Es impresionante verlos caminar, con solo un morral al hombro, desde diversas ciudades del país. Su objetivo es alcanzar la línea fronteriza, como si fueran los caballeros del Rey Arturo en búsqueda del Santo Grial. Son cientos de kilómetros que paso a paso, sin medirlos, van dejando, casi siempre bajo el inclemente sol. Huyen del hambre que está azotando al país, especialmente en los estados del interior.

El transporte público ya es casi inexistente, no solo por la escasez de combustible, sino por los exorbitantes precios de los cauchos, lubricantes y repuestos. Esta es una segunda etapa de migrantes que en masa huyen en búsqueda de un destino mejor, de supervivencia.

La mayoría lleva en la espalda el morral tricolor, que alguna vez el Ministerio de Educación repartió en las escuelas públicas. Ahí deben llevar si acaso un par de mudas de ropa y en la mano o en los brazos a los niños.

Esta segunda oleada de migrantes se diferencia de la primera porque parecen resignados a no regresar. Van con lo indispensable, pero lo más valioso. La primera vez miles de venezolanos viajaban, casi siempre en autobús o busetas del transporte público. Eran cientos las unidades que empezaron a hacer viajes exclusivos para trasladar a quienes se iban del país, con la esperanza de conseguir trabajo y un nivel de vida mejor

Con la llegada de la pandemia a nivel mundial, el cierre de fuentes de trabajo, la imposibilidad de pagar alquiler y poder subsistir, un porcentaje de miles de venezolanos de la diáspora decidieron regresar. Y sufrieron miles de obstáculos para llegar a la frontera, pero sobre todo para pasar la línea fronteriza.

El régimen venezolano no los trató con la consideración debida, una vez que la cantidad de migrantes colapsaron los centros de atención y los refugios de las cuarentenas necesarias. Hay funcionarios que los calificaron de bioterroristas, otros los amenazaron con enviarlos a cárceles destinadas a presos de alta peligrosidad.

Pasaron los meses y los casos de Covid-19 no disminuyeron, sino que los contagiados y muertos van creciendo cada día más, lo que es casi una tragedia ante el deteriorado sistema de salud venezolano. Los mejores recursos están reservados para los más altos jerarcas del poder.

El drama de los venezolanos que huyen por el hambre

José Gregorio Zambrano, un militar retirado, quien acompañó a Hugo Chávez el 4 de Febrero en la intentona golpista contra Carlos Andrés Pérez, y hace unos años se apartó de la revolución, observó y grabó a cientos de esos migrantes, cuando cruzó la carretera de Caracas hacia el Táchira, el 27 de septiembre.

Son centenares todos los días de diferentes sitios”, dice asombrado para Infobae. Narra que algunos de los viajeros pretenden ir hasta Bogotá. “Todos esos videos fueron hechos entre Barinas y La Pedrera”, que es uno de los estados del llano venezolano, y cuya distancia desde la capital del estado Barinas hasta la última población entre los estados Barinas con Táchira, que es La Pedrera, hay cerca de 200 kilómetros.

Confiesa Zambrano, quien fue presidente de El Hipódromo y, como comunicador social, director de la emisora YVKE y periodista de VTV, que “causa tristeza, indignación e impotencia ver ese drama. No hay ningún organismo apoyando a esa gente. Algunas personas en la vía los dejan bañarse, dormir en un pórtico o debajo de árboles. Hay vecinos que se organizan y les dan algo de comer o agua con papelón. Esos viajeros la están pasando muy mal”.

Por otra parte, el productor José Antonio Castillo, cuya familia vive al margen de la carretera, entre Guanare y Barinas, relata que “eso tiene ya varias semanas. Un día empezamos a ver pequeños grupos de personas que pasaban como en procesión. A veces va una mujer sola con niños o un hombre solo con algún niño, pero la mayoría son varias personas. También han pasado grupos grandes de amigos y familiares”.

“Vienen de todas partes. La hija mía, que tiene una finquita más abajo y saca productos a vender a orilla de la carretera, es la que más contacto ha tenido con alguna de esa gente, que a veces le pide agua e incluso comida. Todos huyen por miedo al hambre que están pasando en Venezuela”.

Es impresionante pensar que se vienen caminando desde Maracay o Valencia, desde San Felipe o Barquisimeto, porque eso es muy lejos. Todos van hacia la frontera para ir hacia Colombia o seguir a Ecuador y Perú”.

Revela que “pocos se quedan a dormir en el camino. Se les ve descansando, aprovechando algún techo, pero solo un rato, porque el sol pega duro por aquí. Algunos vecinos improvisan recipientes con agua para que puedan tomar y llenar las botellas de plástico que casi todos llevan consigo. El domingo en la misa comentábamos lo impresionante que es el desgaste de los niños, porque algunos son muy pequeños y los llevan caminando, sobre todo cuando van con mujeres solas”, dice Castillo.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre