La insólita historia de joven coquimbano que perdió sus brazos trabajando en altura

1
27

10El 11 de abril de  2013 una noticia impactó a la región: Un joven de 16 años perdió la vida en forma instantánea y otro de 18 resultó gravemente lesionado, perdiendo ambos brazos.
Los dos sufrieron una descarga eléctrica mientras instalaban una tela (gigantografía) en una paleta publicitaria en el ingreso del barrio Bosque San Carlos, cerca del Barrio Industrial de Coquimbo.
Ahora, casi al cumplirse tres años del accidente, Miguel Ángel Cortés Sapiaín llega hasta las oficinas de Diario LA REGIÓN, estirando su brazo derecho y acercando el muñón cortado a la altura del codo para saludar con afecto y normalidad.
Sencillo, como muchos de la Parte Alta de Coquimbo.
Nos cuenta que tiene un hijo de 8 meses y a pesar de la falta de sus manos, trabaja como bodeguero en otra empresa de publicidad.
Trabajó desde los 10 años en la caleta de Coquimbo, con su tío, y de ahí en adelante nunca paró de hacerlo; incluso, dejando de lado el colegio.
Recuerda que ese día del accidente era un “pituto”al que su mejor amigo le invitó a trabajar. Ese fue Felipe Reinoso Bugueño, quien perdió la vida en aquella jornada cuando una barra de metal de ocho metros, con la que trabajaban, tomó contacto con los cables de alta tensión, provocando que Reinoso muriera al caer de 10 metros de altura y Miguel Ángel quedara colgando gravemente herido.
Los documentos de la Inspección del Trabajo que relatan el accidente señalan que sí había una relación laboral y que la empresa “Research Publicidad” (Marco Olguín E.I.R.L.) «no cumplió con medidas de seguridad, no informó los riesgos, además de haber contratado a menores de edad sin consentimiento de sus padres».
Agravado aquello porque eran labores consideradas legalmente como trabajo peligroso, ya que se realizaban a más de dos metros de altura contraviniendo la norma que fija de altura maxima 1,5 mts. Sin embargo, Miguel Ángel no recibió los beneficios del seguro laboral y por el contrario,  lo asumió como un accidente más, buscando apoyo en el sistema de salud pública y en la Teletón.
Hoy tiene asistencia profesional de abogados que persiguen responsabilidades penales, civiles y laborales en tribunales;  pero además, con la ayuda del especialista en prevención de riesgos Guido Hernández busca por la vía administrativa que se reconozca su derecho a beneficios de salud laboral, como una pensión de invalidez y rehabilitación adecuada  sin costo.
Han recurrido a la ACHS sin tener respuesta. Pidieron ayuda a través de la Seremi de Salud, desde donde se emitió un oficio solicitando pronunciamiento expreso por parte de la empresa de seguridad, respuesta que todavía esperan.

1 COMENTARIO

  1. Research una verguenza que siga lucrando con trabajo en negro. Menores trabajando ilegalmente. Fuera de contexto laboral y sin seguridad. Que pena habra recibido la empresa como castigo. Ojala pueda ayudarlo a resolver su situacion social y laboral al menos de por vida. Responsabilidad despues de la infraccion o carcel.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre