La promesa gubernamental de 60 hospitales “fue un error, por cierto que fue un error”

0
12

poliEl Ministerio de Salud (Minsal) ha sido protagonista de la noticia desde hace ya varias semanas, pero no en el sentido positivo. A las críticas por el bajo nivel de ejecución presupuestaria durante el presente año se sumó el cuestionamiento transversal a la propuesta del ministerio dentro del debate parlamentario de la Ley de Presupuesto 2016, en donde no se consideró financiamiento suficiente para aumentar el listado de enfermedades cubiertas por el sistema de garantías explícitas (conocido como Plan AUGE) ni para cumplir con el compromiso gubernamental de dejar 20 hospitales terminados, otros 20 en construcción y 20 en licitación al final del período de la Presidenta Michelle Bachelet.
La ministra Carmen Castillo enfrenta por estos motivos una acusación constitucional en la Cámara de Diputados. En la Región de Coquimbo, el Consejo Regional tuvo que aportar $7.800 millones de su propio presupuesto para salvar el proyecto del Centro de Diagnóstico y Tratamiento de La Serena. Luego, como medida de emergencia, el gobierno propuso destinar a la construcción de hospitales los Fondos Espejo que se entregan a las regiones distintas de la Metropolitana como compensación por los gastos del plan Transantiago; cuestión que fue aprobada en la Cámara de Diputados, pero que es fuertemente resistida en el Senado.
Sobre estos temas se pronuncia el diputado y médico de profesión, Miguel Alvarado.
-La oposición presentó una acusación constitucional contra la ministra Carmen Castillo. ¿Cuál es su opinión sobre esa acusación y, más allá de eso, respecto de la gestión del ministerio?
Hay un contexto político que trata de sacar pequeñas ventajas de un tema que es de estado, no una materia de cuatro años, ni siquiera de ocho. Los que no están en el área de salud no entienden que son procesos a largo plazo. Si se construyeran los 60 hospitales en un año, recién se podría resolver los temas de listas de espera y otros en ocho o diez años. Si no sentamos ciertas bases de racionalidad, no vamos a avanzar, vamos a estar siempre en la pelea chica.
Los ministros que han sido más interpelados son los ministros de salud. ¿Eso significa que son todos torpes, que no tienen la preparación adecuada? Para nada. El problema es de la estructura que tenemos. La acusación constitucional no tiene ningún sentido desde el punto de vista jurídico, lo han dicho destacados juristas. Si se aprueba, ¿se va a solucionar en algo esto? En nada.
Lo que estoy promoviendo es una discusión política desapasionada, sin restricciones, con participación. Tengo 30 años como médico y nunca nos llamaron desde los hospitales públicos para debatir propuestas de trabajo. Siempre son impuestas.
-Teniendo en cuenta la capacidad de inversión del país, el modelo de salud pública que se está aplicando, la posibilidad de que los hospitales cuenten con especialistas para funcionar, ¿fue un error la promesa de los 60 hospitales?
Yo creo que se pecó de un exceso de entusiasmo, eso es evidente. Creo que surgió de un excesivo entusiasmo inicial en una propuesta que era interesante, pero que olvidó lo más importante que hay en salud, que es el recurso humano. Hay hospitales en Chile que se han construido y no están funcionando a plenitud, que no funcionan por las tardes o los fines de semana, que es cuando la gente tiene más tiempo para atender sus problemas médicos. No se saca nada con tener una clínica brillante si no tiene a los profesionales adecuados. Fue un error, por cierto que fue un error.
-Si un déficit relevante para la salud chilena es el del recurso humano, ¿puede ser una buena idea importar médicos para los hospitales en donde existe infraestructura ociosa?
Es una muy buena solución, pero tienen que cumplir con las bases de todos los médicos chilenos, que tienen que dar sus exámenes. Yo no le pasaría a mi madre o a mi hermano a un médico que no esté acreditado. Me preocupa que, en un entusiasmo político, algunos parlamentarios levanten voces de importar médicos extranjeros, sin pensar que la medicina es una cuestión muy delicada. Si dan sus exámenes, ningún problema.

-Sobre la propuesta del Ministerio de Hacienda, de destinar al menos la mitad de los recursos del Fondo de Apoyo Regional (FAR) para solventar la construcción de hospitales. ¿Podría explicar usted cómo funciona el mecanismo?
Lo que está ocurriendo en salud es algo que se viene incubando ya de muchos años, décadas. Es el momento de hacer cambios profundos, una reestructuración muy grande de un sistema que funciona con parámetros del siglo XX. Se tiende a buscar soluciones facilistas, inmediatas, y no se da tiempo para reflexionar.
En ese contexto, el Minsal ofreció 60 hospitales, que es una cifra gigantesca, pero que no va a solucionar en forma inmediata los problemas de salud; los hospitales son una parte más del problema, importante, pero no fundamental. En este compromiso no se previeron las situaciones de desarrollo del país, el crecimiento económico, la economía mundial, la baja del cobre, los procesos inflacionarios, y en el momento dado, el ministerio no dispone de los recursos para todo ese ofrecimiento. Eso uno no puede negarlo, por más que sea parte de una coalición política.
Ahora, el uso de los fondos regionales no es lo óptimo. Los Fondos Espejo en nuestra región no debieran ser utilizados, porque la región ha hecho buen uso de ellos y son absolutamente necesarios.
El sistema intenta estar democratizado, cada una de las regiones, con su intendente y sus cores, va a tener que tomar la decisión. Desde nuestra región partió este modelo, que el Ministerio de Hacienda lo tomó y lo implementó para otras regiones. Son situaciones que hay que ver en contexto del país, no somos un país millonario.
-Se entiende que en algún momento se deba privilegiar un gasto por sobre otro, pero respecto de esta medida en particular llama la atención que se haya comprometido presupuesto de regiones y no pase lo mismo con Santiago; los Fondos Espejo van a regiones como compensación por los gastos del Transantiago y a éste no se le ha rebajado un peso.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre