Madre del extinto edil Óscar Pereira asiste a instalación de lápida a la tumba

0
10

Profunda emotividad se vivió  ayer  al  mediodía en el Cementerio Municipal de Coquimbo, cuando dirigentes de  22 juntas vecinales de Coquimbo y entidades sociales de San Juan y diario LA REGIÓN, que incentivó este acto, llegaron a instalar una lápida de homenaje en la tumba del extinto edil porteño Óscar Pereira Tapia, ceremonia que contó con la presencia de su madre Adriana Tapia.

Hubo una ceremonia religiosa a cargo del diácono de la Iglesia San Juan Bautista, Tito Salamanca, quien recordó la figura del fallecido alcalde con quien le unió una amistad, recordando su constante preocupación por el prójimo reflejado en su profesión de paramédico, misma impronta que plasmó en su rol  de concejal y de autoridad comunal.

Posteriormente el concejal Juan Alcayaga Del Canto, quien estuvo acompañado del concejal Carlos Yusta y el alcalde subrogante y administrador municipal, Ernesto Jorquera, a petición del diácono Salamanca, efectuó la bendición de la lápida orando por el eterno descanso del alma del ex edil.

Mercedes Pereira, hermana de la extinta autoridad a nombre de su familia, expresó, enjugando lágrimas, su gratitud  por las  muestras de cariño que toda la comunidad  les ha expresado desde la partida de su ser querido, el 6 de julio del año pasado, en especial a las entidades vecinales y sociales de San Juan, que gestionaron la instalación de la lápida.

Recordó que su madre no ha estado bien de salud en el último tiempo y que al enterarse de la invitación, su condición mejoró como lo comprobó el médico que la atiende, posibilitando que estuviera presente en  el homenaje.

«Les damos las gracias a ustedes por todo. Nuestros papás nos enseñaron muchos valores. Mi papá trabajó muchos años en el hospital y fue el primer chofer que llevaba a la gente pobre, que no tenía dónde quedarse y nosotros recibimos a mucha gente para ayudarlos. Mi hermano aprendió esos valores y mi mamá crió a casi 17 hijos, un hermano de él quedó  viudo, con tres hijos y mi mamá los crió a todos y si había un pan era repartido para todos».

El alto sentido solidario de su hermano Óscar, a su juicio, fue lo que lo hizo ganarse el respeto y cariño de todos los habitantes de la comuna de Coquimbo. «Mi hermano ayudó a tanta gente y siempre le dijimos que trabajara por los más pobres. Ahora les doy las gracias a todos a nombre de toda mi familia, de mis primos de Los Vilos».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre