Mesa Comunal de La Higuera se quiebra por incumplimientos de Dominga

1
20

10Cuatros de los seis dirigentes que la componen renunciaron porque dicen que la empresa ha querido desconocer el Acuerdo Marco, firmado en octubre del año 2016. Esperaban capacitaciones que todavía no han llegado. «Los altos mandos no están haciendo bien el papel con las comunidades», señalaron
«No podemos seguir de esta manera», se escuchaba hace ya un buen rato en las calles de la comuna de La Higuera. Más aún entre algunos dirigentes de la Mesa Comunal, quienes finalmente renunciaron a sus cargos por las promesas incumplidas de parte de Andes Iron, impulsora del proyecto Minera Dominga
«En lo personal me estoy bajando porque los altos mandos del proyecto están borrando con el codo lo que escribieron con el codo», cuenta el dirigente Pablo Molina, que al igual que las otras once mesas se formaron para lograr alianzas con la firma Andes Iron, en un Acuerdo Marco, el que establece que cuando el proyecto entre en operación, parte de las ganancias se invertirán en obras sociales.
Los dirigentes dicen que esperaban un mayor protagonismo y una serie de capacitaciones para postular a cargos en la minera, los que hasta ahora no han llegado. Por lo mismo, cuatro de los seis directivos tomaron la determinación de renunciar a sus cargos: Ivonne Valenzuela, José Molina, Pablo Seura y Pablo Molina.
Este último, afirmó que «acá se generan temas bien sabrosos, como que se va a la casa de algunos dirigentes a ofrecer un proyecto individual, solamente para que esa persona se calle, lo que encuentro gravísimo. Lo hacen para que no les informe a la gente lo que está pasando con el Acuerdo Marco. Entonces son las cosas que agudizaron mi retirada de la mesa, y de los otros cuatro dirigentes, dado que encontramos que los altos mandos no están haciendo bien el papel con las comunidades, lo que en un momento sí prometieron. Imagínese que nosotros no tenemos capacitados a nuestra gente, hemos estado luchando para que puedan nivelar sus estudios, para que sean capacitados. Y eso, sabe, lo prometieron, pero ahora han querido desconocer el Acuerdo Marco, que es un instrumento público que se firmó en octubre del año 2016, pero que desde esa fecha no se ha logrado nada».
Y agrega Molina que «esas son las cosas por las cuales me bajo. Lo otro, es que cuando uno habla en estas mesas y está Iván Garrido –presidente ejecutivo de Andes Iron-, les ofrece puertas a las personas, lo que es una falta de respeto, ya que nosotros estamos en nuestra casa».
Ya fuera de la mesa, Pablo Molina espera que ahora «ellos (la empresa) puedan recapacitar y comenzar a trabajar de buena forma con los demás dirigentes que quedan, ya que hay 11 mesas que están completas en este minuto. Esta renuncia tiene que doler un poco y así poder entrar a caminar de otra manera con la gente. Tienen que comenzar a respetar a la comunidad, respetar el Acuerdo Marco. A nosotros nos están mirando bajo el hombro y son las cosas que no nos cuadran. La gente de la minera piensa que no tenemos neuronas, que nos faltan palos para el puente, pero no es así. Tenemos gente muy inteligente y dirigentes que saben llevar los temas de la mejor manera. La verdad es que nos miran como si las neuronas sólo están en Santiago».

Ivonne Valenzuela, hasta hace poco presidenta de la Mesa Comunal de La Higuera, también entregó su parecer respecto a su renuncia, la que fue motivada por el no cumplimiento de algunas promesas.
«Tenemos un Acuerdo Marco y muchas cosas que hemos trabajado con Dominga, pero resulta que en una reunión, no hace mucho, don Iván (Garrido) nos dijo claramente que no iban a cumplir el rol del Estado con nosotros. Y cuando Dominga llegó a La Higuera, recuerdo que siempre fueron bien enfáticos en señalar que el tema que les importaba mucho era el social, porque acá en la comuna hay gente que no tiene muchos estudios, que tiene experiencia, pero que no está capacitada y nos dicen que no se harán responsables en temas que tenía que ver el Estado como alcantarillado, capacitación y becas», apuntó.
Y aclara Valenzuela que todo sale en el Acuerdo Marco, «el que en un minuto echaron abajo. Es más. Don Iván en reiteradas ocasiones les ha ofrecido hasta puertas a los dirigentes de la mesa comunal por no estar de acuerdo con algunas cosas. Nos dice que ‘nos retiremos’. Ahora dijeron que don Iván tuvo un mal día, pero nuestra comuna no puede estar esperando a ver cómo despierta, si es con el pie derecho o con el pie izquierdo. Eso no puede ser».
Otra situación compleja para Ivonne es que si bien la empresa dice que serán diez mil los puestos de trabajo una vez que entre en vigencia la minera, «lamentablemente la gente de la comunidad está catalogada como ayudante de jornal, porque ellos, la empresa, hasta ahora no han tenido ninguna intención en poder comenzar con las capacitaciones, en poder nivelar los estudios y que fue lo primordial que nosotros les pedimos. En ese momento ellos nos dijeron que sí, pero ahora en una reunión nos dan vuelta todo lo que se había trabajado y hablado. Este proyecto podría ser aprobado y nuestra gente no está apta para trabajar ahí, cuando sí nos prometieron proyectos. Antes eran social, ahora tiene que ser un proyecto que genere plata. Cambiaron todo, porque ahora se sienten seguro que Dominga saldrá. Estamos decepcionados, pero vamos a seguir participando como base, aunque el camino es que Dominga comience a dialogar con la comunidad».

1 COMENTARIO

  1. Hace mucho rato , que cada uno tira por su lado allí
    Dominga dificil que respete el acuerdo marco , y no es claro que se apruebe , un recado a los dirigentes sociales de la higuera, únanse y postulen a proyectos regionales y nacionales , y asi no le venden el alma al diablo , sean consecuentes y no vendan o hipotequen sus valores . Dominga no les va a cumplir

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre