Niño serenense requiere trasplante para enfrentar enfermedad a la médula ósea

0
57

David Villarroel sufre Aplasia Medular, padecimiento ante la cual la única solución es una reposición de las células madres. Sin embargo, el trasplante es complicado, puesto que se requiere de un «gemelo genético». En este sentido, se llevará a cabo una campaña de registro de donantes en Las Compañías.

Una desaparición en la producción de glóbulos rojos, blancos y las plaquetas; son los principales efectos que produce la Aplasia Medular (AM). Enfermedad que oscila entre dos a seis nuevos casos por millón de habitantes en el mundo y 30 anuales en Chile.

Precisamente este padecimiento es el que afecta a David Villarroel, niño serenense de 10 años, que desde hace dos y medio sufre de la variante severa de esta afección, escenario que lo tiene imposibilitado de realizar una vida normal a no ser que sea sometido a un trasplante de células madres.

«Él se encuentra recluido en su casa. Es un niño que tú lo puedes ver aparentemente muy normal en los días en que las plaquetas y los glóbulos están bien…pero él está impedido de tener contacto con más niños, no puede ir al colegio o tener mascota; tiene muchas restricciones y la mayor parte de su tiempo, está encerrado en su casa, con poca gente alrededor, sino tiene que usar máscara», indicó su madre, Leslie del Portillo.

Debido a esta situación, David y su familia deben viajar cada semana a Santiago, en donde se le realizan transfusiones de plaquetas y glóbulos. Esto con el consiguiente costo económico y emocional, ya que la enfermedad no es GES, por lo que el Estado no lo apoya con los beneficios para las personas afiliadas a Fonasa y a las Isapres.

Agregó que «durante estos años, nosotros hemos buscado todos los protocolos conocidos…se han hecho, pero su médula, su fábrica de células madres, no funciona, se durmió. Lo que nosotros hemos intentado hacer con esos medicamentos es como reiniciar un computador; el que finalmente no prendió».

Es así como la única forma de «liberarlo», es el traspaso de células madres. «Necesitamos el trasplante de médula, porque ya las células no funcionan, están durmiendo y hay que insertar nuevas células, con fuerza, para que el cuerpo vuelva a vivir y no requiera más transfusiones», afirmó Leslie. Sin embargo, la operación se vuelve complicada debido a que se necesita un «gemelo genético», es decir un donante compatible.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre