«No me cabe duda de que hay intereses y de todo índole»

0
260

Consejera regional por Limarí cuestiona a quienes dicen que ellos no pueden rechazar proyectos, más bien modificarlos y sustituirlos. «A mí no se me ha objetado algo cuando lo he rechazado, por tanto existe una contradicción que se debe aclarar…».

Siguen apareciendo respuestas a la compleja situación que se vive en el Gobierno Regional, con la salida de la intendenta y la investigación por presunto fraude al fisco.
Y todo por un terreno, el de San Ramón, para la construcción de un complejo deportivo que se aprobó sin toma de razón y a trato directo.

Cuando se dirimió nueve consejeros aprobaron y otros siete rechazaron la iniciativa, «pero si en esa votación hubiésemos tenido un empate, la que define es la presidenta (Adriana Peñafiel) y acá sí o sí ese proyecto iba», señala la consejera regional por la provincia del Limarí, Lidia Zapata.

La militante DC recuerda que demostraron con hechos que no era un proyecto de prioridad, «que faltaban antecedentes y no hubo una presentación específica para poder decidir si estábamos conformes o si era favorable o no. Y tampoco hubo una disposición del administrador en acoger lo que estábamos pidiendo, que eran mayores antecedentes y que explicara por qué le daba tanta prioridad a ese proyecto, porque era tan necesario ahora ya».

Todo fue rápido

Como no hubo disposición pidieron que quedara en comisión «para que en el tiempo que por ley tienen para pronunciarse, pudieran llegar esos antecedentes» y luego demostrarles al resto de los consejeros «que no era tan urgente, que había otros proyectos en espera».
Pero todo fue rápido. Ingresó el lunes y al otro día «lo vimos en la comisión de presidentes cerca del mediodía; luego seguimos analizando y a las 15 horas se aprobó. No hubo más de un día, una sola comisión y luego la sesión. Todo estaba calculado…».

Asegura Zapata que toda esta telaraña ha puesto en antecedentes cosas que ellos desconocían, «como por ejemplo que un consejero pidió la tasación que no estaba y la respuesta que dio la presidenta del consejo, que hasta ese momento tampoco tenía los antecedentes, fue que no era necesario. Entonces hubo poca rigurosidad».

Rigurosidad que, como bien aclara, no sólo se vio en el polémico proyecto de San Ramón, sino que también en otros.

«Hay muchas iniciativas en la que no existe una rigurosidad para poder discutir las situaciones y poder llegar, quizás, no a un consenso, pero al menos entender por qué se toman ciertas determinaciones. En el proyecto del residuo sanitario se nos dijo que no nos dirían dónde estaba la ubicación para evitar especulaciones, entonces cómo puedes aprobar un proyecto si no sabes en qué lugar se encuentra».

Las preguntas son varias, porque independiente que con la RS (Rentabilidad Social) el proyecto técnicamente debe estar correcto, para Zapata no es suficiente.

«Que Desarrollo Social rápidamente le haya puesto un RS a un proyecto de esa magnitud, cuando uno ve que hay comunas que están mucho tiempo detrás del propio ministerio para que puedan revisarles los proyectos, e incluso otorgarles el RS, llama la atención. De hecho, algunos alcaldes están conscientes de que ha sido complicado sacar proyectos para sus comunas».

Qué pasa en Limarí y Chapa

Se ha dicho que los proyectos en el CORE son aprobados por unanimidad. Zapata dice lo contrario.

Aclara que no aprobó, junto con dos consejeros más, el Anteproyecto Regional de Inversiones «que significa la inversión de toda la región de los servicios públicos, y no lo aprobé porque dije en la comisión y en el consejo, que me parecía arbitraria la distribución de ese proyecto para el año 2021, porque la gran cantidad de recursos está concentrado en la provincia de Elqui, y qué pasa con Choapa y Limarí».

Y lo mismo ocurre con el terreno de San Ramón, «donde existe una gran cantidad de recursos concentrados en la capital o en la provincia de Elqui, pero dónde están los proyectos que estamos esperando, como los de electrificación, que son pequeñas iniciativas del mundo rural y que, incluso, no han sido asignados los recursos para que se les dé el vamos».

También ha escuchado decir que los proyectos no se pueden rechazar, sino que solamente los consejeros deben modificarlos, sustituirlos.

«Hemos rechazado iniciativas cuando creemos que no corresponden, como el relleno sanitario. Así que hay iniciativas que se han rechazado y no sé en qué momento dicen que eso no corresponde. Acá hay algo que se debe aclarar y es una de mis tareas que haré, de que efectivamente el CORE no está obligado a tener que aprobar si es que quiere rechazar un proyecto. Con los antecedentes que tengo haré todas las consultas respecto al tema, pero a mí no se me ha objetado algo cuando lo he rechazado, por tanto existe una contradicción que se debe aclarar y ese es mi compromiso en el corto plazo».

Apoyo a ciertos consejeros

Precisa que nadie pone en cuestión sacar proyectos, «pero no me cabe duda de que hay intereses y de todo índole, pues tenemos una Comisión de Salud y Deportes y resulta que esa comisión ha querido avanzar con todo, dejando lo demás de lado. Con eso queda claro que acá ha habido una especial preocupación de apoyar a ciertos consejeros y eso tampoco corresponde».

Respecto a la relación CORE ejecutivo fue tajante: «Durante este periodo no tuvo ninguna disposición de trabajar en el Consejo Regional y espero que esto cambie, porque en la región son muchas las necesidades inconclusas. No ha habido disposición de trabajar, de paso la exintendenta no ha ido más de cinco veces durante estos dos años y medio al Core, y dos fueron por obligación debido a la cuenta pública…».

Como el proyecto fue formulado por la Municipalidad de La Serena, Zapata pidió que el alcalde Roberto Jacob fuera al CORE a explicar.

«Se supone que fueron parte fundamental de la presentación pues hicieron la iniciativa para ingresarla a la tramitación, así que debe explicar, saber por qué se aumentó tanto la tasación y por último, ver al alcalde defendiendo este diseño. Esto, porque cuando tuvimos en la discusión especifica yo al que vi defendiendo el proyecto fue al administrador, quien lo presentó, lo defendió y urgió poco menos en su actitud a toda su gente para que lo aprobaran…».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre