Pescadores artesanales «hacen agua» por problemas económicos

0
47

La crisis económica provocada por la pandemia del Covid-19 ha llevado a que la Federación de Trabajadores el Mar Elqui, Fetramar, acuda al gobierno solicitando un bono que les reporte alivio.

Pascual Aguilera, vicepresidente regional, explica que son 4 mil afiliados en 15 caletas. «Los pescadores artesanales de nuestra región y del país estamos viviendo un pésimo momento económico, crítico de verdad, y eso ninguna autoridad lo puede desconocer. Es de público conocimiento la situación que vive el país por la enfermedad, y nosotros como pescadores y jibieros principalmente, un recurso que en los últimos meses prácticamente despareció».

Como buen dirigente sabe que la unión hace la fuerza. «Con los demás dirigentes nos hemos estado reuniendo constantemente vía computador, para empezar a coordinarnos y para el próximo miércoles tener un planteamiento más concreto de un bono.

Reconoce haber recibido algunas ayudas, pero las califica de «escasas». «Se agradece que el Estado haya entregado cajas de alimentos a las familias de sectores vulnerables. Eso se hizo pensando que el problema de la enfermedad iba a durar pocos meses, pero como esas cajas se entregaron hace como un mes y medio atrás, ya se terminaron, y ahora quedamos con la incertidumbre de los plazos en los que no podemos trabajar, ya nadie sabe qué va ocurrir de aquí a fin de año.

EL 10% DE LAS AFP

La gente que labora en la pesca artesanal no se caracteriza por cotizar. «Fueron muy pocos los que lograron obtener el 10 por ciento, que fueron los que trabajaron en algún momento de su vida en otros rubros, incluso así y todo, obtuvieron muy poco también. Haciendo un cálculo rápido, menos de un 5 por ciento de los viejos nuestros accedieron a las platas previsionales.

EL PRIMER BONO
MUY TRAMITADO

«Ese bono que nos ofrecieron al inicio de la enfermedad estaba bien, ya que como requisito había que hacer un curso de capacitación, y todos los dirigente hicimos participar a los viejos en las capacitaciones, que era virtuales, pero al final nos dijeron que el bono no corría y que había que postular al ingreso familiar de emergencia, cosa que nos desilusionó mucho. Nuestros pescadores no figuraban como jefes de hogar, ya que figuraba su esposa, y ahí muchos tuvieron que hacer una ficha social nueva, pero el pago les salió varios meses después.

Ahora sí, reitera, se hace imprescindible un bono para la pesca artesanal, porque cuando empezaron a dar el bono de emergencia nosotros todavía podíamos capturar algo en nuestra zona; ahora, como dije, la jibia ya se fue. Ya no nos queda ni el raspado de la olla, como dijo un político por ahí».

Claro, dice Aguilera, ya que le dieron bonos y cajas a los colectiveros y a los camioneros, ojalá se acuerden de este sector nuestro, que es un importante aporte a la economía del país.

No anticipa montos, pero a lo menos, señala Pascual Aguilera, debería ser similar a los otros que está entregando el gobierno ($ 350 mil y $ 500 mil) «porque hay que ser aterrizados en la pedida, pero si se necesita es porque nadie sabe cuándo se va terminar la cuarentena en nuestra región por el momento».

CÓMO SE LAS ARREGLAN

De los cerca de 4 mil socios del gremio, un 25 por ciento trabaja en otros rubros aparte de la jibia, -la merluza está en veda y el jurel está en pocas manos- y lo que queda es el rubro bentónico, como el huiro, y en las áreas de manejo de las machas, pero así y todo si a nuestros viejos les va bien en la mar al final no tienen a quien venderle, porque el público, como estamos en cuarentena, obligadamente tiene que sacar un permiso para comprarnos los productos».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre