Policías testimoniaron que temieron por su vida al intentar detener a imputados de homicidio de carabineros.

0
4

15Ante los magistrados Juan Carlos Espinosa, Nicanor Salas e Iván Corona, del Tribunal Oral de La Serena en el cuarto día de juicio por receptación robo y homicidio de dos carabineros que murieron el 11 de noviembre en la Ruta D-43 de Pan de Azúcar, declararon los efectivos policiales que participaron en el operativo para tratar de apresar a los seis imputados de los delitos.
Los testigos policiales señalaron que temieron por su vida ya que estuvieron a punto de ser arrollados por el auto Subaru de los fugitivos cuando trataron de hacerlos parar en cuatro oportunidades con atochamientos vehiculares y atravesado por dos camiones y un bus en distintos tramos de la Ruta D-43.
Es así que el Cabo Carlos Prat relató que junto al Cabo Carlos Muñoz participaron en el operativo a bordo del radiopatrullas prestando cobertura a los motoristas de la Tercera Comisaría que en la tarde del 1 de noviembre comenzaron a perseguir desde Ovalle al Subaru, de color gris en el que huían los acusados luego de cometer el robo frustrado de un auto en el área céntrica de la ciudad y abandonaron el auto que habían logrado robar en la capital del Limarí.
El Cabo Prat dijo que al recibir comunicación radial de la central de Comunicaciones, Cenco, y de los policías que iniciaron la persecución, montó con el Cabo Muñoz un control vehicular para cortar el tránsito para lograr que el Subaru que era guiado por el acusado adulto Bastián Díaz detuviera la marcha a la altura de Las Cardas.
Siguiendo con el relato, el funcionario indicó que procedió a hacer una señal de alto con la mano portando chaleco reflectante y guantes blancos, tal y como indica el procedimiento institucional para ese tipo de controles.
Tras ubicarse en la calzada oriente efectuando la señal, el chofer del Subaru hizo caso omiso su señal pasando a gran velocidad a escasa distancia de su cuerpo por lo que debió hacer a un lado con el brazo al Cabo Muñoz, que estaba junto a él para revertir que fuera atropellado.
Luego de abordar el radiopatrullas el Cabo Prat y su compañero comenzaron a perseguir al Subaru a alta velocidad y en varias instancias por el carril del sentido contrario de tránsito, escuchando por la radio que cerca de Las Barrancas en otro atochamiento dispuesto por sus compañeros, el móvil de los fugitivos tampoco paró.
Ya al llegar al sector Estrella Alpina, otros dos Cabos lograron ubicar un camión en ambas pistas, pero el auto también logró esquivarlo por un costado instante en el que el Cabo Prat escuchó por la radio que casi atropellan a los dos uniformados.
Al pasar por ese bloqueo Prat indicó que no pudo percatarse de la característica del camión que fue ubicado para cortar el tránsito pasando por su costado para seguir la persecución, hasta que al llegar al cruce Apatitas vio que el Subaru pasó por la berma de tierra para esquivar a un bus de recorrido interurbano, cuyo conductor recibió instrucciones de un Sargento motorista para que procediera a atravesarse en los carriles.
Continuando con la persecución del auto gris, el Cabo indicó que pasó con su radiopatrullas por el costado del bus pasando en parte sobre la tierra y sobre el asfalto, instante en el que decidió aminorar la marcha al perder la visual al atravesar una gruesa polvareda formada por el paso del vehículo de los fugitivos, al que más adelante vio volcado a un costado del camino.
En ese instante bajó del carro para prestar ayuda a las víctimas, sacando el cuerpo del Sargento Knopke de una acequia, encontrando su moto a unos 50 metros de distancia, para luego partir en el arresto de los acusados uno de los cuales golpeó en un brazo para que botara el arma de fuego que empuñaba, ignorando si fueron agredidos por otros policías.

 

Si bien los abogados defensores públicos Alejandro García, que defiende al imputado Bastián Díaz, José Luis Riquelme, que representa a los cuatro menores coimputados y el abogado particular Carlos Silva, que defiende al otro acusado adulto Dixon Saavedra, al realizar sus preguntas a los policiales que testimoniaron, pusieron énfasis en que al tratar de establecer que los procedimientos de crear atochamientos y cruzar vehículos en la vía, pusieron en riesgo a sus defendidos ya otros civiles, el fiscal Claudio Correa indicó que la prueba rendida del Ministerio Público desestima esa tesis.
“Ha quedado claro que en al menos cuatro ocasiones Carabineros intentaron que los acusados depusieran su acción. La finalidad de esta situación era que se detuvieran y no lo hicieron con las trágicas consecuencias que conocemos. En definitiva, a juicio nuestro, esto demuestra que ellos pudieron representarse esta situación e hicieron caso omiso de las alertas de Carabineros y las instrucciones precisas que se detuvieran”.
Correa agregó que fueron presentados los testimonios de acuerdo a la cronología de los hechos, “en definitiva lo que han declarado los policías es que les tiraron el auto encima tratando de justamente quitarles la vida y esa situación ha ido quedando clara, al menos dos de ellos”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre